Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 25 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 51 %
25.2.2018

La colectividad italiana en La Plata

Roberto G. Abrodos

La colectividad italiana en La Plata

La colectividad italiana, ha sido siempre, desde la organización institucional, un factor  eficaz en la población y desenvolvimiento del país, fenómenos unidos, desde que “poblar es enriquecer cuando se puebla con gente inteligente en la industria y habituada al trabajo que produce y enriquece”. La corriente demográfica más numerosa, en todas las épocas, ha reconocido ese origen. Raza agricultora por naturaleza, con un admirable poder de adaptación al medio, encontró en nuestro país las condiciones adecuadas para ejercer sus aptitudes creadoras, labrándose el porvenir que quizás le negó el terruño, al mismo tiempo que contribuía a edificar la economía nacional.

Es admirable el espíritu de empresa de estos europeos que, apenas llegados desafiaron todos los peligros, en un país casi desierto, para ejercer el comercio, que lleva implícito el germen creador de los centros de población, atraídos al campo de la circulación de la riqueza, en la soledad de las pampas. En esas incursiones al desierto, de las que, desde luego, participaron también inmigrantes de otras nacionalidades y nativos animosos, se roturó por primera vez el campo virgen, colmado de pajonales y malezas y se lotearon las tierras donde iban a surgir las poblaciones en la vasta llanura.

Y es que como primer morador de las localidades nacientes o de sus tierras de labrantío, siempre el colono italiano ha estado a la cabeza de esta columna anónima, actora de la epopeya fecunda del trabajo.

En La Plata, la colonia de esa nacionalidad se evidencia en toda su magnitud cuantitativa desde el primer ladrillo del sitio fundacional, el 19 de noviembre de 1882. De ahí en adelante es suficiente apreciar a todos los residentes en un aspecto genérico y el papel que la colectividad italiana ha jugado en el desenvolvimiento de esta capital.

 

El gobernador de la Provincia, Dr. Dardo Rocha, nombró el 3 de junio de 1881 tres comisiones de técnicos, una para el norte, otra para  el oeste y otra para el sur, con el objeto de que después de un minucioso estudio de los parajes, le asesoraran acerca de la localidad que ofreciera mejores condiciones para situar a la nueva Capital de la provincia. La comisión del Sur fue constituida por don Juan Cagnoni y por el Dr. Carlos Spegazzini, este último incorporado a ella como higienista.  Carlos Luis Spegazzini había nacido un 20 de abril de 1858 en Bairo, Italia, fue un botánico y micólogo ítalo-argentino. En su dilatada carrera, describió más de 2.900 nuevas especies para la ciencia pertenecientes a diversas familias de plantas y hongos, participando de la fundación de la Universidad Provincial de La Plata (desde 1905 Universidad Nacional de La Plata). Allí se desempeña como docente en Ciencias Naturales, Agronomía, Química y Farmacia y crea el Jardín Botánico y Arboretum de la Facultad de Agronomía. También organiza y supervisa la plantación de árboles en el Paseo del Bosque de la naciente ciudad.

Puede decirse, que la colectividad italiana ha crecido paralelamente con la ciudad y puede afirmarse sin caer en la exageración que los primeros moradores, en su gran mayoría fueron italianos. Y vaya si se necesitaban brazos para levantar la nueva capital, fue necesario desde el primer momento contemplar en el orden a la estética e higiene de una moderna capital, hubo que proveer a la instalación de aguas corrientes y alumbrado eléctrico, a la vez que de construir edificios amplios para dar cabida a las diversas dependencias de la administración pública y vivienda para los pobladores. 

Estas obras naturalmente demandaron el aporte de una vasta e intensa mano de obra, a la que el elemento obrero italiano contribuyó de modo principalísimo; pero la colectividad se ha distinguido siempre por su tendencia a fundar instituciones de providencia, lo cual demuestra la idea de solidaridad que existió siempre en su seno.

Es así que fueron varias las fundadas en los primeros momentos, y, sólidamente arraigadas han progresado al calor de las sanas administraciones y hoy responde eficazmente a la misión impuesta por su naturaleza y a las necesidades de cada uno de sus asociados. Así surgieron la Unione e Fratellanza, la más antigua, la Unione Operai Italiani, el Nuevo Círcolo Napolitano, la Italia Unita entre otras.

 

El mutualismo fue preponderante y todUnione e Fratellanzaas ellas, en la medida de sus alcances, realizaron el propósito que determinó su creación: aliviar la situación de los connacionales destituidos de recursos, mancomunados con fines de bienestar general y mantener vivo el sentimiento a la tierra natal.

Estas asociaciones fueron sólo el comienzo de la historia de la colectividad en la región, que se continuó con un gran número de entidades con el fin de agrupar a los italianos para preservar su cultura, rememorar fiestas tradicionales y fechas más importantes de su tierra de origen. Fue así que surgió también la necesidad de crear una entidad capaz de unir a todas las instituciones para tomar decisiones en asuntos de interés común.

En este sentido, el 6 de abril de 1926 se fundó la “Fundación de Sociedades Italianas de La Plata, Berisso y Ensenada”. El crecimiento incesante de la colectividad italiana llevó con el tiempo a ampliar su estructura hasta que el 25 de septiembre de 1975 se transformó en lo que es hoy la “Federación de Asociaciones Italianas de la Circunscripción del Consulado General de Italia en La Plata”, más conocida como FAILAP, cuyo principal objetivo sigue siendo: “mantener el espíritu de identidad, porque la unión hace la fuerza”.

Nuestra ciudad cuenta con una plaza cada seis cuadras, una de ellas la más antigua originalmente se le llamó «Plaza del Ministerio de Hacienda» que se encuentra en la calle 7 y 44, hasta que por ordenanza del 26 de agosto de 1895 se le impuso su nombre actual, plaza Italia, lo que la convirtió en la plaza con denominación más antigua de la ciudad. Entre los años 1888 y 1890 el Departamento de Ingenieros proyectó y ejecutó un arreglo comprendiendo un cerco de mampostería, pared con balaustrada, de escasa altura interrumpida en las diagonales y avenidas que la atravesaban, con entradas, en alguna de las cuales, se hicieron escaleras de mármol cuando el desnivel entre la vereda y el suelo interior de la plaza lo exigía realizadas por los contratistas Esteban Blanco y Atilio Raffaetti.

Así la comunidad italiana reinauguró la plaza el 20 de septiembre de 1895 día de la conmemoración de la unificación italiana con el nombre que se la conoce actualmente.

La revista «Caras y Caretas» decía en una nota «Hace años que la población de La Plata tributó un homenaje de honor a Italia, cuyos hijos trabajan tanto por el engrandecimiento y progreso de nuestra patria, dedicándole una de sus plazas objeto de que en ella alzaran un monumento conmemorativo los residentes italianos. La obra estuvo paralizada algún tiempo pero hoy se han reanudado los trabajos con nuevos bríos y dentro de poco el monumento se erigirá tal como fue proyectado. Las bases, así como el pedestal, son de granito de Tandil y ya los primeros blocks han sido colocados, mereciendo el honor de ser visitados hace pocos días por todo lo más distinguido de la colonia italiana.

Las obras recibirán un gran impulso y se trata de que los trabajos de ornato estén concluidos antes del 20 de septiembre, a fin de celebrar en ella la fiesta del estatuto y dejarla completamente habilitada, la plaza está situada en la parte más pintoresca de La Plata en el bulevar 74 entre las calles 7, 6 y 44, y la comisión italiana encargada de su embellecimiento ha cumplido debidamente su cometido, dotándola de hermosos y amplios jardines, cómodos asientos y pequeños parques para juegos de niños. Las arboledas que darán sombra a las calles que la cruzan, han comenzado a plantarse y aquello que antes era desolada encrucijada de cuatro grandes bulevares, es hoy un ameno sitio de recreo».

Las distintas asociaciones italianas encabezadas por su presidente a cargo de las obras don Manuel Rocha, quien junto al cónsul Caballero Nagar, el comandante del buque italiano Etruria que estaba anclado en nuestro puerto, Caballero Gagliardi, el intendente Monteverde y los señores Niño, Natta y Gibelli y las distinguidas señoras de Nagar y de Benedetti extrajeron las primeras paladas de tierra y las bandas ejecutaron la marcha real italiana y el himno argentino. Esto fue el 20 septiembre de 1899.

El monumento que representa la confraternidad argentino-italiana surgió como idea a fines del siglo XIX. La columna fue proyectada por el arquitecto A Vecellio y se realizó en 1900, está compuesta por varios tramos de granito y es una réplica de la columna de Trafalgar Square de Londres, al respecto se leía en el diario: »El estampido de 100 bombas anunció ayer por la tarde el feliz coronamiento de la columna de granito levantada de estilo corintio en la plaza Italia, símbolo de unión sólida e imperecedera, como la materia de que ha sido fabricada, entre el pueblo argentino y el italiano.

Numeroso público presenció la ascensión del capitel, última piedra del monumento, que al ser asentado sobre la columna provocó la ovación de todos los concurrentes. Falta ahora el águila de bronce, que será hecha en el arsenal de guerra una vez que el modelo esté concluido». El diario «El Día» en su edición del 30 de septiembre de 1908 decía: «Se ha mandado confeccionar las verjas que deben rodear el monumento levantado en el centro de esta plaza. Tan pronto como esté lista será colocada dándose con ello por terminados los trabajos a cargo de la municipalidad. Sólo resta que la Comisión Pro-monumento a Italia gestione de los poderes públicos de la Nación la terminación del monumento encargado al arsenal de guerra donde se hallan los modelos listos para la fundición.

En el verano próximo se inaugurarán las reuniones semanales en dicha plaza con el concurso de la banda de la policía, para lo cual se ha logrado del ministerio de Obras Públicas la colocación de 16 focos de luz eléctrica dentro del perímetro de la plaza con estos focos se colocarán de aquí a breves días y en postes de madera hasta tanto el material de adornos igual al de las demás plazas y que se espera dentro de poco de Europa». En 1917 se colocó el águila de bronce que sostienen las banderas de Argentina e Italia realizada por el escultor Abraham Giovanola  que también fue el autor, entre otras obras, del monumento a Garibaldi, y de la Virgen del Asilo Marín.

La ciudad de La Plata le debe mucho a los italianos, con su impulso en julio de 1886, en las instalaciones del hoy desaparecido Hotel La Plata, un grupo de aquellos pioneros italianos decidió crear la "Societá Ospedale Italiano La Plata", el primer centro asistencial comunitario sin fines de lucro y con carácter mutualista de la ciudad.

El 11 de enero de 1889 fue un gran día para la comunidad italiana de La Plata, es que la “Societá Ospedale” Italiano entra en posesión del predio cedido, al recibir la escritura de dominio y en febrero en el Hotel del Comercio, calle 51 esquina 9, se realiza la asamblea anual de la Sociedad para renovar autoridades y resultan electos, para el Consejo Directivo: José Bianchi (que después será elegido presidente) Matías Calandrelli (vice), Esteban Bianchi (tesorero), Juan M. Barbieri (secretario) y A. Oberti, T. Faghini, A. D’Atri, Schiffino, Palomva, Ristori, Paternostro, Deluchi, Verderosa, Votaro, Boggiano y Caselli, como vocales titulares y suplentes. Se acepta el ofrecimiento del ingeniero Pedro Giarloti para dirigir gratuitamente los trabajos de construcción del Hospital.

 

El domingo 8 de diciembre de 1889 se coloca la piedra fundamental del nuevo edificio en el nuevo predio en una ceremonia sobria casi privada, y la comisión se aboca a una serie de eventos organizados, como son bailes, juegos y teatro a beneficio del futuro hospital.

Finalmente el 1° de febrero de 1903, cuando se inauguró el Hospital y su primer director médico fue el Dr. Esteban Cavazzutti en el sitio que será para siempre su domicilio, en 51 entre 29 y 30, un edificio que crecerá y se transformará según pasen los años y devengan las constantes exigencias que los nuevos tiempos vayan imponiendo.

El blasón más importante y con mucha justicia logrado recientemente, es  que nuestra ciudad ha sido declarada “Capital del Inmigrante Italiano”, corolario de años de unidad y lucha.

La Plata mágica  >>www.laplatamagica.com.ar 

 

 

 

 

 

Mi nombre es Roberto G. Abrodos soy un apasionado investigador de la ciudad de La Plata, un divulgador de cosas del pasado, es la nuestra una ciudad muy bonita con un nacimiento inusual para la época en que fue fundada. La “nueva capital” tiene excelentes lugares para visitar y muchas historias. Evocar el pasado es la premisa de este blog, La Plata con más de 130 años de fundada acumula gran cantidad de testimonio de distinto tenor pero siempre interesantes. La capital de la provincia no escapa a la generalidad de lo que esencialmente somos, un país formado por inmigrantes, nosotros no pertenecemos a un origen milenario, como los aztecas o los mayas. Creo firmemente que mirar hacia atrás suele ser un medio de encaminarse hacia adelante y no caer en antiguos errores.

Contacto:
laplatamagica@gmail.com
http://www.laplatamagica.com.ar
https://www.facebook.com/laplatamagica

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...