Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Un Drama espeluznante en flores

Madre degolló a su hija en plena calle y buscó en un tacho un cartón para taparla

Según el padre de la víctima, de 9 años, la mujer “está enferma”, pero no imaginaba que ella podía matar. Quedó detenida

Madre degolló a su hija en plena calle y buscó en un tacho un cartón para taparla

Una cámara registró el paso de la mujer y de la nena antes de que la matara entre dos autos/captura de video

“Estaba tranquila. Como si no hubiera pasado nada. Iba y venía, estuvo un rato acá”, recordó un vecino del barrio porteño de Flores al describir la actitud de la mujer de 49 años que el miércoles a la noche degolló a su hija de 9 en plena calle. Su marido, y papá de la niña, dijo que la acusada “era muy buena madre, pero estaba enferma. No imaginaba esto. Yo venía avisando que tenía problemas psiquiátricos”.

El cuerpo de Sol Victoria Martínez Gómez (9) fue encontrado a las 20.30 del miércoles entre dos autos estacionados en la calle Terrada y Bacacay, a dos cuadras de la estación Flores del ferrocarril Sarmiento, por los vecinos que llamaron al 911.

“Ella se mete entre medio de dos autos. Cuando paso, se da vuelta y me mira. Seguí caminando y entré a mi casa. No la vi con un cuchillo ni nada, y a la nena tampoco la vi”, relató una mujer que vive justo enfrente de donde se desarrolló el drama. Fue su hijo quien se lo contó. “Le cortó el cuello y buscó en un tacho de basura un cartón para tapar el cuerpo de la nena”, aseguró.

La acusada fue oficialmente identificada como Angélica Soledad Gómez (49), quien quedó filmada en la escena del crimen después de caminar junto a la pequeña por la calle Bacacay y doblar en Terrada.

Una cámara de seguridad de una casa de la cuadra la registró buscando el lugar más oscuro, metiéndose entre los dos autos con la nena y, más tarde, saliendo y alejándose sola. Estaba “muy escondida” entre medio de los dos coches y se asomaba, apuntó una vecina, en tanto que “la nena se quiere salir de entre los autos y ella la vuelve a agarrar”.

Después de degollar a su hija, Angélica caminó hasta un contenedor donde tomó un cartón, volvió sobre sus pasos hasta donde estaba su hija agonizante y la tapó.

El video y el aporte de los vecinos fue clave para que, minutos después del hallazgo del cuerpo, efectivos de la Comisaría Comunal 7 identificaran a la mujer deambulando por la zona y la detuvieran en Yerbal y Condarco, sin que opusiera resistencia. En realidad, cuentan los testigos, actuaba “como si nada hubiera pasado”. Entre sus pertenencias encontraron el DNI de la víctima.

En tanto, un policía y el dueño de uno de los autos entre los que yacía Sol, la asistían del profundo corte que tenía en el cuello. Murió antes de que llegara una ambulancia.

Los voceros indicaron que en el jardín de una casa ubicada en Condarco y Yerbal, a la vuelta de la escena del crimen, la policía secuestró un cuchillo que fue descartado por la acusada y sería el arma homicida. El cadáver fue trasladado a la morgue judicial, para la autopsia. La causa por homicidio calificado quedó a cargo de la jueza Laura Bruniard, del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 20 de la Capital Federal.

“No hubo discusión de pareja”

Madre e hija tenían domicilio a ocho cuadras de donde ocurrió el asesinato, sobre la calle Granaderos, donde convivían con Alfredo Martínez, el marido de Angélica y padre de la niña, que es el encargado del edificio. Gómez estaba bajo tratamiento psiquiátrico con un cuadro de angustia, depresión y delirios, además de padecer una enfermedad que afectaba su visión.

La mujer, se informó oficialmente, “se encuentra como damnificada en dos sumarios por violencia de género y lesiones”, pero no se confirmó si esas denuncias eran contra el padre de la nena.

Los vecinos, en tanto, señalaron que “la relación entre el matrimonio no era buena” y que Martínez tuvo problemas con algunos de ellos, por lo que aseguraron que querían echarlo del edificio “por no cumplir con sus funciones”.

Otros aseguraron que Alfredo tuvo problemas por los dos perros rottweilers que tiene en el departamento. También trascendió que Martínez es delegado del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (SUTERH).

“Desde hace 5, 6 años la llevé a todos los nosocomios. Están las historias clínicas en todos los institutos (psiquiátricos). No sé por qué se ensañó con ella (por la nena). Yo quería que la dejen internada la última vez. Todas las veces que la llevé me decían: ‘no hay camas’. En el Alvear me dijeron eso”, dijo Martínez al diario Clarín, y aclaró que antes del crimen no hubo discusión de pareja, “ella tenía un vínculo cambiante. Por momentos podía estar bien y al rato podía estar muy mal. Por eso yo tenía que estar más en casa. No discutimos ni nada. Ellas fueron a la panadería. Angélica jamás amenazó con esto”, cerró el padre de Sol.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...