Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
En el centro

Un chico entró en una panadería, pidió algo para comer y sacó un arma

Un chico entró en una panadería, pidió algo para comer y sacó un arma

Empleado de la panadería

Si los dueños de la panadería que abrió hace dos meses en 8 entre 54 y 55 suponían que la cercanía de los juzgados penales reducía las chances de un asalto, lo que pasó ayer echó por tierra esa esperanza.

Un adolescente vació la caja registradora en unos pocos segundos, después de amenazar a la empleada con un arma.

Según contó un compañero de la víctima, esto sucedió en horas de la mañana, cuando la chica estaba sola detrás del mostrador. Un menor que “aparentaba tener entre 16 y 17 años” - y probablemente aprovechó las circunstancias- entró en el local.

Primero pidió “algo de comer”, algo que “es frecuente”, según el empleado, pero no tardó en revelar sus intenciones. Lo hizo con un solo movimiento: sacando el arma que hasta entonces tenía escondida.

“Estaba solo, pero capaz que alguno lo ayudaba como campana”, especuló el compañero de la víctima.

Lo cierto es que amenazó a la joven para forzarla a entregar todo el efectivo que había en la caja y se fue inmediatamente después de que ella se lo dio.

No trascendió el monto.

Minutos después fue al negocio un policía que “suele estar en la 54 y se enteró de lo que había pasado a través de WhatsApp”, contó el empleado.

Al lugar fueron también otros efectivos, pero el menor no fue localizado.

Según dijeron otros comerciantes de la cuadra, en la zona merodea una bandita de chicos que “tienen entre 12 y 13 años” y actúan bajo la modalidad piraña.

“Entran todos juntos y en pocos segundos se llevan todo lo que pueden”, explicaron.

Una tienda y una veterinaria que funcionan a pocos metros de la panadería ya han sufrido varios ataques similares y respuestas similares de parte de los policías que acuden a cubrir las denuncias: “Son muy chicos, los tenemos que soltar enseguida”.

Los comerciantes revelaron que el grupo suele actuar cuando las que están detrás del mostrador son mujeres. “Se imponen por el grupo, arrebatan todo lo que pueden y se escapan corriendo”, explicaron.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...