Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ESTILOS

Entre el escandinavo y el inglés

Sencillos elementos potencian la luz natural de este departamento con toques art déco

El blanco es el color que unifica los espacios

El espíritu art dèco se mezcla con el diseño escandinavo e inglés

El art déco es un estilo que siempre ha permanecido en la memoria de todos los que tienen gusto por el interiorismo, y ahora vuelve con fuerza a la decoración del hogar, limando la opulencia, pero sin renunciar a la sofisticación, con un aire minimalista donde priman los colores y formas sutiles.

MATERIALES NOBLES

Materiales nobles como el latón, el terciopelo, las lámparas, con mucho estilo y diseño, crean una atmósfera acogedora, limpia, pero reluciente, con piezas únicas, que parecen obras de arte, pero que no tienen por qué pertenecer a otro siglo.

Tamara de Lempicka es una de las abanderadas de este tipo de decoración. Su diseño de muebles, biombos, lámparas, jarrones o vidrieras dicen mucho de la dimensión artística de este mobiliario, marcado por una estética de motivos geométricos, colores brillantes y formas contundentes.

Un estilo simétrico y rectilíneo que ahora vuelve a gozar de apogeo en el hogar, como lo demuestra la diseñadora de interiores Samantha Knight.

La interiorista inglesa ha reformado un departamento en la costa mediterránea donde la luz natural es un componente más de la decoración, en la que mezcla el diseño escandinavo y el inglés para reformar un apartamento que tiene en la decoración “art déco” su esencia sin abrumar, teniendo como resultado un espacio elegante, para un estilo de vida práctico.

HILO CONDUCTOR

“Se empezó por reorganizar el apartamento, eliminado paredes originales para que la luz se colara por todos los rincones”, explica Paul Robinson, el arquitecto.

A esta nueva concepción del espacio se incorporaron molduras clásicas, cornisas y zócalos y un papel decorativo que va, desde la entrada, hasta el salpicadero de la cocina, abierta al salón, lo que permite ofrecer una imagen de continuidad entre espacios.

El blanco es el color que unifica los espacios, las puertas, incluso el pie de la lámpara de la entrada, el mueble del recibidor o la pequeña alacena del comedor

 

Precisamente, es en la cocina donde se atisba sin contemplaciones el diseño “art dèco” en los taburetes, instalados sobre la barra que lidera un lado de la cocina, tapizados en un intenso color amarillo, que ofrece un toque atrevido y divertido, perfectamente combinado con el papel pintado de la pared en verde.

El blanco es el color que unifica los espacios, las puertas, incluso el pie de la lámpara de la entrada, el mueble del recibidos o la pequeña alacena del comedor, decapada en blanco son, junto a los muebles de la cocina, con tiradores redondos y con cierto aire “vintage” en el dorado y las sillas del comedor, también tapizadas en amarillo con respaldo blanco, un sutil hilo conductor de todo el espacio.

“Se empezó por reorganizar el apartamento, eliminado paredes originales para que la luz se colara por todos los rincones”

 

Una lámpara de araña con lágrimas de cristal corona la mesa del comedor y rompe con un ambiente en blanco, moderno, para imponerse en el espacio. En su momento, el apartamento tuvo tres dormitorios que han quedado reducidos a uno grande, espacioso, que incluye un vestidor con armarios abiertos y otros cerrados, especialmente diseñados para acoger prendas deportivas y bolsos de mano.

Es en la cocina donde se hace presente el art dèco en los taburetes, tapizados en un intenso color amarillo, que ofrece un toque atrevido, combinado con el papel pintado

 

La ropa de cama y los textiles que la visten combinan el blanco, de nuevo, con tapicerías de color vibrante en tonos rojos y fucsias, que consiguen un espacio vivo a la vez que relajado.

Las luces de pared en baños y paredes contribuyen a extender ese espíritu decadente que se instala a través de los muebles de latón, las placas eléctricas o los tiradores de armarios. Un brillo cálido que crea espacios compactos y una atmósfera contemporánea, sin renunciar a reminiscencias de otras épocas.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla