Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
CRECE LA POLÉMICA ENTRE CAMBIEMOS Y LOS K

En Berisso irían a buscar con la policía a los concejales que no dan quórum

Otra vez fracasó la sesión por el Presupuesto y Cambiemos dice que el kirchnerismo “impulsa un golpe de Estado”

En Berisso irían a buscar con la policía a los concejales que no dan quórum

El Concejo de Berisso no logra reunir quórum para aprobar el presupuesto/EL DÍA

El oficialismo de Cambiemos en Berisso denunció ayer que la oposición kirchnerista “intenta dar un golpe de Estado” al negarse por tercera vez en dos días a dar quórum para aprobar el Presupuesto 2019 y un ajuste en las tasas municipales. En tanto, se aseguró que podrían pedir que esos concejales opositores sean conducidos al recinto mediante el uso de la fuerza pública.

La de ayer fue otra jornada caliente en el Concejo Deliberante de Berisso aunque sin los rasgos violentos de las fallidas sesiones del miércoles por la mañana y la tarde en que hubo incidentes que terminaron con una concejala de Cambiemos agredida.

Esta vez hubo más presencia policial, incluso con personal de civil, que evitó que militantes, ex funcionarios y ex concejales se acercaran a las bancas del oficialismo.

Hubo sin embargo presencia de público mayoritariamente compuesto por comerciantes que se niegan a aceptar un aumento de tasas del 35% y que no responden a la Cámara de Comercio, con la que el municipio acordó ese ajuste de manera escalonada.

En ese contexto el arco kirchnerista, sus aliados del massismo y el espacio de Felipe Solá junto al unibloque “peronista anti kirchnerista” como se define el concejal Jorge Pagano, se alinearon para no dar quórum y hacer caer la sesión por tercera vez en pocas horas.

Como este diario informó, con la intención de poder aprobar el Presupuesto 2019 el intendente radical Jorge Nedela había hecho una serie de concesiones a comerciantes nucleados en la Cámara que conduce Roberto Batelli y con taxistas que se oponen a la creación de una tasa que grava en 0,6% la carga de combustible en el distrito. Con los primeros acordó un aumento de la tasa municipal del orden del 35% escalonado y con los segundos que no se les cobrarán la tasa. También había concedido planchar hasta mayo el tema del Estacionamiento Medido y eximir del pago de tasa municipal a los comerciantes afectados por la obra de pavimento y desagües en un sector del centro berissense.

Con todo para sesionar, el kirchnerismo se negó a dar quórum por considerar que el intendente “solamente” se había reunido con socios de la Cámara de Comercio, una entidad conducida por un hombre de Cambiemos y reclamó que se le diera legitimidad al pedido de un grupo de comerciantes que avanzan en la creación de una suerte de Cámara disidente.

“GOLPE DE ESTADO”

En ese contexto, desde el bloque Cambiemos, el edil Alberto Amiel volvió a cargar contra el empresario y concejal kirchnerista Fabián Cagliardi acusándolo directamente de impulsar “un golpe de Estado”. Amiel, dobló la apuesta en su crítica y metió el dedo en la llaga de la complicada interna peronista de Berisso al afirmar que Cagliardi, que es uno de los precandidatos a intendente en esa interna, “conduce a toda la oposición, tiene alineados a Mincarelli y a Garaza”, los otros dos referentes del mosaico interno del PJ local.

Cagliardi negó las acusaciones y sostuvo su rechazo a la aprobación de un Presupuesto con aumentos de tasas.

Con la sesión caída, el oficialismo buscaba en estas horas argumentos reglamentarios para pedir el auxilio de la fuerza pública para hacer que los ediles opositores se sienten a sus bancas.

Una fuente legislativa señaló que eso podría ocurrir en el inicio de la próxima semana.

 

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...