Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
TURISMO

Vacaciones en un iglú

El corazón del complejo hotelero ártico de Kakslauttanen, en la Laponia finlandesa, lo conforman sus espectaculares iglúes acristalados desde donde se observa el cielo, en plena naturaleza

Imagen de los iglúes del complejo hotelero ártico de Kakslauttanen, en la Laponia finlandesa - Foto: Kakslauttanen Arctic Resort

Una pareja observa una aurora boreal desde uno de los iglúes del complejo hotelero ártico de Kakslauttanen, en la Laponia finlandesa - Foto: Kakslauttanen Arctic Resort

Uno de los iglúes para seis personas del complejo hotelero ártico de Kakslauttanen, en la Laponia finlandesa - Foto: Kakslauttanen Arctic Resort

Vista de la red de iglúes del complejo hotelero en la Laponia finlandesa - Foto: Kakslauttanen Arctic Resort

Una pareja durmiendo en sacaos de dormir al estilo esquimal en una de las cabañas tipo iglú auténtico esquimal con las paredes de hielo - Foto: Kakslauttanen Arctic Resort

Otra de las modalidades del complejo es un auténtico iglú, al estilo esquimal, pero con puerta y ventanas de obra - Foto: Kakslauttanen Arctic Resort

Una de las cabañas anexadas al iglú de cristal en una de las construcciones del complejo hotelero de la Laponia finlandesa - Foto: Kakslauttanen Arctic Resort

Cuando uno escucha la palabra iglú le viene a la mente las viviendas con forma semiesférica construidas con bloque de hielo donde habitan los esquimales en invierno, que parecen estar en las antípodas de la comodidad, la calidez y el bienestar.

Pero hay otros iglúes mucho más acogedores, cálidos y confortables, como los del complejo turístico Kakslauttanen, en Finlandia, que permiten pasar la noche sobre una suave cama reclinable observando el brillante cielo estrellado y las mágicas auroras boreales a través de un cristal aislante.

De hecho han sido estos iglúes, situados en medio de los bosques de las salvajes e inhóspitas tierras del Ártico los que han puesto a este ‘resort’ en el mapa del turismo internacional y consiguen que muchos de sus visitantes describan su estancia y experiencias en este remoto rincón del planeta como una de las más inolvidables que han vivido.

“Pernoctar en estos iglús de cristal en la naturaleza ártica, es algo muy íntimo y digno de figurar en la lista de cosas que hay que hacer y experimentar en la vida”, declara Anna Hakkarainen, responsable de marketing, desde la montañosa región de Saariselkä, en Finlandia

 

Aunque los iglúes, distribuidos en las aldeas este y oeste y próximos a cursos de agua, se hallan en un entorno natural tranquilo, están a pocos pasos de distancia de restaurantes, cabañas, una capilla de hielo y otros servicios, como saunas y duchas, señalan desde Kakslauttanen.

“Este ‘resort’ situado a 250 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, en la Laponia finlandesa, está ubicado junto al Parque Nacional de Urho Kekkonen, en un región habitada por los indígenas samis desde hace más de cien años”, añaden desde el hotel.

También destacan que están situados “al lado de las tierras vírgenes de Laponia, en uno de los entornos más limpios del mundo, donde se puede beber agua de los arroyos de las montañas y los lagos, sentir la pureza del aire en los pulmones y el armonioso sonido del silencio tranquiliza el alma”.

MIRANDO EL CIELO ESTRELLADO

Los iglúes de cristal, que pueden reservarse durante toda la temporada de auroras boreales, desde finales de agosto hasta finales de abril, se convierten en uno de los mejores lugares para observar este mágico brillo atmosférico en un cielo nocturno especialmente limpio y oscuro.

Estos iglúes para dos (con aseo y cama suplementaria opcional) y cuatro personas (con baño y ducha), se originaron a partir de la idea del dueño de la empresa, Jussi Eiramo, allá por 1999.

Pero desde finales de 2015 este complejo vacacional también cuenta con 16 iglúes de madera y cristal, para seis personas

Kakslauttanen anunció que en este año también inaugurará una torre-iglú de cristal de 30 metros de altura

 

Estas edificaciones semiesféricas están construidas con un cristal térmico especial, que permite que aunque en el exterior haga un frío “bajo cero”, su interior permanece siempre cálido. El material que utilizan es el ‘kelo’, el pino autóctono de Laponia.

“Sin luces que contaminen la vista, el huésped puede acostarse y disfrutar de las autoras boreales o pasar la noche bajo el cielo estrellado en una experiencia inolvidable”, aseguran desde Kakslauttanen.

UN IGLÚ DE 30 METROS DE ALTURA

Fuentes de la empresa anuncian que este año inaugurarán una torre-iglú de cristal de 30 metros de altura, que será la única en su tipo en el mundo.

Este complejo cuenta, además, con una serie de iglúes de nieve que ofrece una experiencia similar a la de los esquimales: pernoctar en un saco de dormir, aislado del ruido más insignificante y con una temperatura interior de entre 3 y 6 grados centígrados bajo cero, aunque fuera haga 40 grados negativos.

Consultada sobre los puntos más elogiados por los ocupantes en cada tipo de iglú, Anna Hakkarainen, responsable de marketing global y ventas, de Kakslauttanen para Norteamérica destaca que “pernoctar en los primeros iglúes de cristal del mundo permite disfrutar de una experiencia de inmersión completa en la naturaleza ártica”.

Situado a 250 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, desde sus iglúes se pueden observar las auroras boreales y el cielo estrellado cómodamente

 

“¡Permanecer en una cama cálida mirando el cielo ártico y, si se tiene suerte, también la aurora boreal, es algo muy íntimo y digno de figurar en la lista de cosas que hay que hacer y experimentar en la vida!”, enfatiza Hakkarainen, desde la montañosa región de Saariselkä, en Laponia (Finlandia).

“En los iglúes de ‘kelo’ y cristal se suma a lo anterior la posibilidad de disfrutar de una sauna, el fuego de la chimenea y otras bonitas comodidades de una cabaña de troncos de estilo rústico, mientras que los iglúes de nieve ofrecen una experiencia extrema, viviendo la aventura de pasar una noche a temperaturas bajo cero, dentro de una cálido bolsa de dormir”, señala Hakkarainen.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...