Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Schumacher se recupera lentamente

Schumacher se recupera lentamente

La salud de Michael Schumacher sigue siendo un misterio para todos los fans del multiple campeón.

Las múltiples lesiones cerebrales detectadas provocadas por un fuerte golpe contra una roca derivaban en un muy mal pronóstico. Su nombre, Michael Schumacher, coincidía con el del icono mundial del automovilismo moderno, el piloto más influyente en la historia de la Fórmula 1, siete títulos, cinco de ellos consecutivos (2000-2004) con Ferrari. La posibilidad más que real de perder repentinamente a un mito equiparable a Michael Jordan o Muhammad Ali, recién retirado la temporada anterior (2012) y que en aquel momento ni siquiera tenía 45 años, petrificó aquellas navidades a todo el espectro del deporte. En junio de 2014 y tras salir del coma, Schumacher fue trasladado a su casa, en Gland (Suiza), una localidad a la orilla del lago Lemán, entre Lausana y Ginebra, donde un equipo de especialistas le proporciona todos los cuidados que necesita, y que según algunas estimaciones supone un desembolso superior a los 200.000 euros mensuales. A mediados del mes pasado, el Daily Mail concluyó que el de Kerpen no permanecía postrado permanentemente en la cama ni requería respiración asistida, un extremo que no fue desmentido por la familia, en contraste con otras informaciones aparecidas anteriormente.

 

Cinco años después de aquella cascada de comunicados médicos —el último es de septiembre de 2014— que mantuvo al borde del ataque de nervios a buena parte del mundo, la salud del Kaiser, que el 3 de enero cumplió 50 años, sigue siendo un misterio del que apenas ha trascendido nada, solo conjeturas a partir de un par de testimonios que, de cualquier forma, tampoco permiten hacerse una idea certera de las condiciones en las que se encuentra el expiloto. Esa estanqueidad estuvo a punto de colapsar cuando un ladrón —trabajador de una empresa de transportes aéreos medicalizados— se hizo con uno de los archivos médicos y lo comenzó a ofrecer a algunos medios de comunicación por unos 50.000 euros. Poco después de detenerle, al caco se lo encontraron ahorcado en su celda antes de poder prestar declaración acerca de lo sucedido.

 

De la infinidad de lazos trenzados con la F1, solo dos personas han reconocido públicamente haber sido invitados a Gland. Se trata de Ross Brawn, quien fuera director técnico de Ferrari (1997-2006) y quien convenció al alemán para que volviera a competir en 2010 con Mercedes, y de Jean Todt, actual presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y máximo responsable deportivo de la Scuderia desde 1994 y hasta 2007. De hecho, el francés vio junto a su expupilo el último Gran Premio de Brasil de F1, en noviembre. “Es cierto que vi junto a Michael aquella carrera, pero siempre he sido muy cuidadoso con lo que comento con la prensa”, dijo en unas declaraciones que recogió Auto Bild. Fue precisamente Todt quien involuntariamente propició una de las mayores revelaciones relacionadas con el estado de Schumacher, al solicitar al arzobispo Georg Gänswein, confidente del papa emérito Benedicto XVI que fuera a visitarle, algo que ocurrió en 2016 aunque no trascendió hasta el mes pasado. “Me senté frente a él, lo toqué con ambas manos y lo miré. Su cara, como todos sabemos, es la típica cara de Michael Schumacher; solo se ha vuelto un poco más rellena”, declaró Gänswein a la revista Bunte. “Siente que a su alrededor hay gente que lo ama, que se preocupa por él y, gracias a Dios, mantiene alejado al público demasiado curioso. Una persona enferma necesita discreción y comprensión”, añadía el arzobispo, que medió para que Corinna, Mick y Gina Maria recibieran audiencia por el papa Francisco, en el Vaticano, hace dos veranos

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...