Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Cómo influyen la edad y los cambios de peso

Brazos firmes

Las famosas “alas de murciélago” son una de las partes del cuerpo más complejas de tonificar con el paso de los años. La prevención con actividad física es fundamental, pero también hay cirugías que mejoran el aspecto

Brazos firmes

1104953015- 730177156

Lograr un resultado visible en los brazos requiere un trabajo constante y hay ejercicios para ello

El paso de la edad y las fluctuaciones constantes de peso dejan huella en todo nuestro cuerpo, pero en ciertas partes como en los brazos, las colgaduras de piel y grasa son más visibles. Para combatir esta antiestética apariencia está la braquioplastia.

Los médicos especialistas explican que la braquiopolastia es la técnica quirúrgica para eliminar el exceso de piel y grasa descolgado en la cara interna de los brazos que aparece por el propio envejecimiento a partir de los 55 años o en grandes adelgazamientos de más de 15 kilos.

El perfil de la persona que se somete a este tratamiento, es una persona joven que se ha pasado por un proceso de adelgazamiento, bien sea mediante una dieta o una intervención gástrica, tanto hombres como mujeres.

Hay un grupo mas reducido de mujeres mayores de sesenta años que también acuden a esta operación en busca de un rejuvenecimiento de las extremidades superiores.

El procedimiento

La técnica se hace con anestesia local y sedación. Primero se infiltra suero fisiológico y anestesia local en la zona, para luego realizar una liposupción con objeto de adelgazar al máximo el colgajo cutáneo y a continuación se hace la extirpación de piel.

Aunque normalmente la extracción se hace únicamente en la cara interna, en aquellos casos con grandes perdidas de peso se puede extender a las axilas y a la región del tórax.

Cicatriz

El único efecto secundario de la braquioplastia es la cicatriz, una marca cuya longitud dependerá de la cantidad de tejido que se haya extraído. El precio de la cirugía es la cicatriz, pero el procedimiento quirúrgico se hace pensando en disminuir el número de centímetros y para que no haya tensión en la línea de la impresión.

Se pueden presentar casos de pérdida de sensibilidad o hipersensibilidad del área tratada, pero esto suele normalizarse con el paso del tiempo.

Las recomendaciones para después de la cirugía van encaminadas a evitar la inflamación, para lo que es necesario llevar una faja de comprensión para mejorar el drenaje linfático y que no se produzca una hinchazón.

Las dos semanas posteriores a la cirugía se necesita mantener reposo con los brazos en alto, el caminar mucho rato con las extremidades superiores colgando no le hará bien al paciente.

El paciente se puede incorporarse a su vida cotidiana totalmente, entre las dos o tres semanas posteriores a la operación llevando un manguito de presoterapia en los brazos. Además, no deberá realizar ejercicios físicos hasta un mes después del procedimiento.

prevención con ejercicios

Aunque lograr un resultado visible en los brazos requiere un trabajo constante y existen una serie de ejercicios que ayuda a mantener la zona tonificada.

Claro que estos movimientos conviene hacerlos siempre, como cualquier actividad física, para prevenir la caída del músculo.

Los especialistas proponen tres movimientos para incluir en la rutina del gym o practicar en casa con materiales de fitness básicos.

Tríceps: de pie frente a una silla, se apoya una rodilla en el asiento y la mano del mismo lado en el respaldo. Con la otra mano, se sostiene una mancuerna que se lleva hacia atrás extendiendo el codo (20 veces). Después se repite con el otro brazo, hasta completar tres series.

Bíceps: se toman los extremos de una goma elástica de fitness con cada cada mano y el centro se sujeta con los pies. Con los brazos estirados y pegados al cuerpo se hace fuerza para flexionar y acercar la mano al hombro. Tres series de 30 repeticiones.

Dorsales: los hombros y los músculos que los rodean se pueden moldear con este ejercicio. Con una mancuerna en cada mano, se levantan de forma alterna los brazos (sin doblar, hasta la altura del hombro). También se hacen tres series de 30 repeticiones.

 

Si llegaste hasta acá, es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad. Suscribite a uno de nuestros planes digitales y seguí leyendo más www.eldia.com

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...