Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Mientras se esperan más pruebas, el crimen del repartidor se quedó sin detenidos

Se dispuso la liberación de los sospechosos que tienen 16 y 17 años. Habían sido arrestados hace una semana en El Carmen

Mientras se esperan más pruebas, el crimen del repartidor se quedó sin detenidos

Esta tarde, familiares y amigos volverán a reclamar en la calle / EL DIA

18 de Octubre de 2019 | 02:29
Edición impresa

La demanda de rápido esclarecimiento del crimen del repartidor de pizzas Nicolás Pérez Gatti, en Villa Ponsati, encontró un escollo en las últimas horas, con la liberación de los dos menores de 16 y 17 años.

Según información obtenida ayer en Tribunales, la jueza del fuero de Menores, a cargo de la causa desde la detención de los dos adolescentes, los envió a su casa por considerar insuficiente las pruebas con las que se acompañó la detención, hace una semana.

Si bien la medida aleja a los adolescente del compromiso penal, una fuente vinculada con la causa aclaró que seguirán bajo la lupa: “los elementos que se recabaron no son suficientes para pensar que pueden ser los autores, pero hay que profundizar en un montón de cuestiones porque para la jueza, si se prueban determinadas circunstancias, imposibles de resolver en una semana, como la procedencia de manchas de sangre, la situación puede cambiar”.

Rechazo entre familiares

En la familia de Pérez Gatti, la medida incrementó la angustia. “Es todo confuso. No se entiende porque hay pruebas”, refutó Alejandro Cheli, tío de Nicolás y se dirigió directamente a la magistrada: “le preguntaría a la jueza que haría en caso de tener un hijo y que se lo maten. Si los largaría”, indicó.

El reclamo de familiares y allegados del joven repartidor se expresará en la calle esta tarde. Tal como ocurrió en los días posteriores al asesinato, anunciaron que realizarán una manifestación, a las 15, en la intersección de 121 y 77, a pocos metros de la casa donde se crió y vivía el joven de 19 años.

Será clave un peritaje sobre una campera, que podría tener sangre de la víctima

 

Puntualmente, se espera por el resultado de peritajes a una campera hallada en la casa donde arrestaron a los sospechosos. La prenda, según se maneja en la causa, presenta manchas similares a las de la sangre.

La sospecha es que pudiera tratarse de sangre de la víctima. Esos resultados podrían demorar varias semanas, según se calcula en Tribunales.

Por el momento, para la jueza no habría más elementos de peso que incriminen a los dos menores con el hecho ocurrido el sábado 5 de octubre, a las 22.30 en 81 entre 116 y 117.

Nicolás Pérez Gatti, quien trabajaba para la pizzería “La Italiana”, llegó al frente de la casa y le entregó el pedido a una mujer, quien tuvo que entrar a buscar más plata para completar el pago. Según la investigación, mientras esperaba que volviera la clienta, Pérez Gatti fue abordado con fines de robo y en ese contexto recibió un disparo en la cabeza. Malherido, lo despojaron de un billete de 500 pesos.

La bala que lo mató salió de una pistola calibre 9 milímetros, como las que usa la Policía Bonaerense. En la escena quedó tirado el seguro del arma. Se calcula que la pieza se desprendió al disparar el arma.

En las primeras horas, un vecino declaró haber visto a dos hombres en moto, merodeando en el barrio.

A los dos días, un testigo de identidad reservada apuntó contra dos menores y las pistas de la investigación condujeron hacia El Carmen. Cerca de la casa donde fueron arrestados los adolescentes, se halló una motocicleta que se asocia con la empleada la noche del crimen.

Así y todo, desde Tribunales se apuntó ayer que “para la jueza no hay testigos que los hayan visto disparar, cámaras que los hayan tomado y no se halló el arma”.

De todos modos, se aseguró que la investigación sigue en marcha y mantiene el foco tanto en la zona del crimen como en El Carmen. Allí, los pesquisas encontraron pistas entre vecinos que plantearon haber escuchado sobre un crimen cometido por alguien de la zona.

Se busca a la vez testigos que pudieran haber visto a la moto secuestrada en el lugar del asesinato.

Los menores arrestados el jueves pasado tienen varias entradas a comisarías como sospechosos por delitos de hurto, encubrimiento, daño, amenazas, robo y violación de domicilio.

Varias de esas actuaciones no prosperaron porque los involucraban cuando todavía eran inimputables de delitos, antes de los 16 años.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla