Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Guillermo Francella: “Pepe no puede cambiar, sería absurdo”

El reconocido actor, que vuelve a La Plata en su rol de director de “Perfectos desconocidos”, dice que su mítica criatura de “Casados con hijos”, que regresará en versión teatral el próximo año, seguirá siendo la misma

Guillermo Francella: “Pepe no puede cambiar, sería absurdo”
María Virginia Bruno

Por: María Virginia Bruno
vbruno@eldia.com

19 de Octubre de 2019 | 02:46
Edición impresa

En esta época de revisionismo, donde el pasado se disecciona con ojos del presente, genera expectativas saber cómo será el Pepe Argento de Guillermo Francella que, desde “Casados con hijos”, ya ha hecho reír a dos generaciones, y que el año que viene regresará, junto al resto del particular clan, en formato teatral. ¿Cederá Pepe a las presiones feministas que lo han catalogado como machista? ¿Debería?

“Pepe no puede cambiar”, asegura el reconocido actor, en diálogo con EL DIA, sobre el perfil de una de sus criaturas más exitosas, uno de esos fenómenos difíciles de explicar, que trasciende años y franjas de emisión.

“Sería absurdo que, porque hayan cambiado algunas cosas para visualizar otras, tenga que cambiar. Pepe no podría ser otro porque a la gente no le gustaría”, explica Francella y, desde el otro lado de la línea, juega a imaginar cómo sería su personaje adaptado a lo que debería ser.

“¿Vos te imaginás un Pepe lavado, una ameba, que acepte todo? ¡No va a serlo nunca! El va a luchar como siempre con esa familia tan particular que tiene, tan políticamente incorrecto como es, seguirá siendo el mismo”, admite, sin concesiones.

¿Quizás sea Moni, entonces, la que presente un cambio de perfil? La palabra “empoderada” resuena por los pasillos sobre lo que traería esta remozada versión pero Moni es Moni, dice Francella, una especie de feminista de la primera guardia, que nunca cocinó, planchó ni lavó los platos, entonces, bromea el actor, “¡si ya no me lo hacía antes, ahora menos me lo va a hacer!”.

El regreso de la sitcom, cuenta, lo tiene entusiasmado. Los Argento tomarán, durante apenas tres meses (por ahora) el Gran Rex a partir del invierno próximo (coincidiendo con el receso escolar de Canadá, lo que le permitirá a Luisana Lopilato instalarse con su familia en Buenos Aires). En la calle, en las redes, en todos lados, el público lo pedía a gritos. Pero Francella se resistía aún a pesar de la insistencia de sus propios compañeros.

-¿Por qué?

-Siempre me ha gustado que los éxitos queden allí, en el recuerdo, y no repetirlos con fórceps, buscando continuar algo que por ahí no se vuelve a dar. Pero en este caso, se da justo que Telefé cumple 30 años, y se planteó este marco para darle un lindo corolario, una despedida triunfal para el público. Y como todos siempre querían, porque realmente fue una experiencia tan hermosa de hacer, dije ‘vamos, hagámoslo’.

SEÑOR DIRECTOR

Con algunas cosas por cerrar, pero encaminado, Francella todavía no pone la cabeza en su cabronazo Pepe, con quien comparte la pasión por Racing. De momento, y hasta fines de noviembre, cuando baje definitivamente de cartel, estará concentrado en “Perfectos desconocidos”, la obra teatral basada en la película italiana de Paolo Genovese que dirige y que el jueves tendrá en el Coliseo Podestá una nueva función en La Plata, tras el sold out de agosto pasado.

Fue, para el intérprete de “El secreto de tus ojos”, una fascinación inmediata la que tuvo con el filme, una historia que le impactó por el texto, por cómo estaba narrada y que rápido se imaginó trasladada a las tablas.

“Buscamos los derechos, los obtuvimos y empezamos a trabajar”, cuenta sobre el proceso que supuso para él el debut pleno en la dirección, algo en lo que había incursionado con “La cena de los tontos” pero en la que, además, actuaba, y por lo que no pudo tener esa visión integral que sí tuvo en esta oportunidad.

Sin planos cortos o exteriores con los que poder desviar o acentuar la acción y la atención del público, Francella se abrazó a recursos como la iluminación y la escenografía para resolver, en los pocos metrajes de la embocadura del teatro, la historia que Genovese -que presenció el debut teatral y lo celebró- había contado en 2016 en la pantalla grande.

Cuatro amigos de toda la vida y sus respectivas parejas organizan una cena. La dueña de casa propone un juego: que cada uno deje su celular sobre la mesa y todo mensaje o llamada que llegue, sea leído o escuchado por todos, para probar que nadie tiene nada que ocultar. Desde ese momento, sorpresas y giros se suceden de manera sostenida y, al final de la velada, descubrirán que en realidad eran “Perfectos desconocidos”.

Para el actor, se trata de “un juego perverso” que sirve para pensar sobre lo atados que estamos a la tecnología, en este caso, al teléfono celular.

“Yo siento que la tecnología sumó y restó en muchas ocasiones. Mucho tiene que ver esta cosa de la exposición, de desnudarse. En determinados momentos, el teléfono se convierte en nuestra caja negra, ahí están nuestros secretos. Yo te puedo localizar, sé cuando leés mis mensajes, sé cuando los recibís... hay un momento en que te ahoga todo esto. Y de esto se trata la obra”, admite Francella quien, por este motivo, no usa redes sociales, aunque reconoce perderse más de una vez en el adictivo celular.

Responde que nunca ha revisado un teléfono y que no cree que a él se lo hayan revisado pero aclara que, en el caso de la obra, no es la confianza lo que está en cuestión. “Va más allá de la clandestinidad o el engaño de uno al otro, pasa por la privacidad, el derecho que uno tiene de resguardar aspectos íntimos de su vida privada, de esta intimidad que estamos perdiendo, que está desapareciendo”, dice el actor sobre el drama que se esconde en el texto que exuda comedia.

Tras dos años de funciones, convertida en una de las obras más exitosas de las últimas temporadas, “Perfectos desconocidos” ha ido cambiando su elenco por diferentes circunstancias. El que llegará a La Plata está integrado por Peto Menahem, Carlos Portaluppi, Tomás Fonzi, Raúl Taibo, Magela Zanotta, Manuela Pal y Carla Pandolfi.

Conforme con los resultados de este proyecto, dice Francella que no tiene presiones para volver a dirigir, que sólo asumirá el desafío si encuentra, como en este caso, un material que valga la pena dejar colgada la pilcha del actor que es lo que, siempre, le tira.

De hecho, para enero espera el estreno de “El robo del siglo”, film de Ariel Winograd, basado en el inolvidable atraco a la sede del banco Río en Acassuso en 2006.

“Estoy muy expectante con eso. Va a ser una película que va a dar de qué hablar”, anticipa sobre la cinta con la que volverá a prestarle el cuerpo a un personaje real tras haber interpretado a Arquímedes Puccio en “El Clan” de Pablo Trapero.

En la historia más apasionante del policial argentino, en la que una banda de seis ladrones perpetró el hecho con pistolas de juguete y escapó con 15 millones de dólares en un gomón por un desagüe pluvial, Francella será Mario Vitette Sellanes, el uruguayo que entró a robar con pasamontañas y traje gris al banco, con el que tuvo una larga charla telefónica y al que definió como “un hombre muy histriónico, simpático, particular”.

“¿Te imaginás un Pepe lavado, una ameba, que acepte todo? ¡No va a serlo nunca! El seguirá siendo el mismo, tan políticamente incorrecto”

 

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla