Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Azulejos con relieve

Crear efectos visuales en el cuarto de baño es una opción a la hora de ambientarlo. Cómo lograrlo sin arruinar las paredes

Azulejos con relieve

Los azulejos con relieve generan volúmenes irregulares y están de moda para el baño / Shutterstock

11 de Noviembre de 2019 | 02:17
Edición impresa

Si hay algo que está de moda es la no linealidad. Cada cual puede optar, desde la indumentaria hasta la decoración, por el estilo que más le guste sin tener que siquiera con las reglas de esa tendencia que se siguió.

Y esto también se aplica a los azulejos del baño. Más allá del revestimiento común, de las imitaciones del mármol y la madera de los porcelanatos otra tendencia para los cuartos de baño es la de los azulejos con texturas e incluso relieves, que generan interesantes juegos ópticos en este ambiente.

La idea de esta moda parece querer llevar al plano real los juegos visuales del diseño y las líneas de algunos azulejos, que conseguían llenar las paredes y suelos de baños y cocinas de volumen y movimiento. Se trataba de pasar de las dos dimensiones a una tercera, pero virtualmente.

Ahora en cambio, los relieves en los azulejos se hacen reales y llevan a las paredes líneas y volúmenes irregulares que generan sombras y distintas formas.

Las líneas sobresalen de los azulejos para generar suaves ondas o para marcar las líneas regulares de los diseños geométricos.

Si no se quiere apostar por el relieve, la versión más sutil de esta tendencia es usar los azulejos o porcelanatos de gran formato pero con texturas rugosas. Como si el azulejo tuviera un acabado arenoso, de arcilla, o de pizarra que cuentan con los inevitables relieves de las terminaciones naturales o artesanales.

Otra opción es usar un porcelanato que imite a ladrillo blanco. Una textura que se reconoce y acepta en las paredes de manera natural, pero ahora pasa al cuarto de baño.

CONSEJOS

Si se apuesta por un relieve geométrico o muy marcado lo mejor es incorporar esta tendencia solo en una zona concreta, como la ducha o la pared del lavatorio.

Lo ideal es apostar sí o sí a la retroiluminación. El efecto de las sombras con los relieves hará del baño algo muy especial.

Las texturas rugosas tienen un efecto natural que irá muy bien con muebles de línea sencilla y de aires vintage y otras texturas cálidas como la madera.

Cómo elegirlos

Cuando se piensa en hacer el baño de la casa o en una reforma en este ambiente, la imaginación da rienda suelta y se pueden ocurrir las más alocadas ideas.

Pero hay cuestiones básicas que se deben tener en cuenta a la hora de pensar qué azulejos se van a colocar en el baño.

No es lo mismo si se tiene luz natural en abundancia que si sólo le llega luz artificial a este ambiente.
Si se dispones de alguna ventana, se podrán elegir con total libertad los azulejos. Pero si el baño es muy oscuro, será mejor plantearse reforzar su luminosidad con azulejos con brillo y colores claros.

Otra cuestión importante es el tamaño del baño. Según eso, quedarán mejor unos azulejos u otros. Para baños pequeños van colores claros, como el blanco, el beige o el gris suave, que dan sensación de amplitud.

Si el baño tiene techos bajos, hay que poner los azulejos en disposición vertical para que parezcan más altos.

Por el contrario, si los techos son altos, hay que colocarlos en forma horizontal para que el ambiente se muestre más ancho.

Además del material, hay que tener en cuenta que existen muchísimos acabados en cada categoría con imitaciones muy logradas a otros materiales, como los de imitación a la madera, al mármol, al barro, y muchas otras texturas como ya hemos dicho.

La opción básica y más tradicional es colocar los mismos azulejos en todo el baño. Esto le da uniformidad y no complica la vida con las combinaciones.

Pero también se puede jugar un poco. Y para ello, nada mejor que combinar colores y texturas contrastadas.

Por ejemplo, la de unas paredes claras y un techo oscuro. Genial para techos altos, y muy elegante si además se decora también el suelo en un tono oscuro.

Otra idea muy habitual es la de dotar a la ducha o bañera de un estilo propio, decorando su entorno de forma diferente al resto del baño.

Así se conseguirá subdividir ambas áreas y, por un lado, ampliar visualmente el aseo, creando zonas bien diferenciadas.

Otra opción es pintar la pared hasta media altura con pintura impermeable y completar el resto con azulejos.

Resulta muy elegante y permite lograr combinaciones muy originales.

La misma sensación se puede conseguir colocando azulejos grandes en una parte y más pequeños en otra.
Si el baño es estrecho, siempre se pueden situar azulejos oscuros en la pared estrecha y contrastarlos con azulejos claros en las paredes alargadas laterales. El resultado visual es espectacular y parece ampliar el grosor del ambiente.

También se puede elegir una pared protagonista del baño para colocarle azulejos vibrantes o hacer un diseño especial allí.

El resto de paredes deben ser cubiertas con otros modelos de azulejo más sencillos, que generen un contraste interesante pero le cedan el estrellato a la otra pared.

Las texturas rugosas tienen un efecto natural que va bien con muebles de línea sencilla

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

Los azulejos con relieve generan volúmenes irregulares y están de moda para el baño / Shutterstock

Entre la profundidad y las líneas. Opciones que brindan los azulejos con relieve / Shutterstock

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla