Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Otra estación de servicio que va camino a un récord: lleva casi un centenar de asaltos

Está situada en 32 y 143. La mayoría de los atracos los produjeron motochorros, en la última década, denuncian en el comercio

Otra estación de servicio que va camino a un récord: lleva casi un centenar de asaltos

El encargado de la estación dio detalles del robo del lunes / d. Ripoll

20 de Noviembre de 2019 | 01:53
Edición impresa

Una década atrás, desde la firma propietaria de dos estaciones de servicio de Tolosa sorprendían con un recuento de 160 asaltos entre ambos comercios. A unos 4 kilómetros de allí, en san Carlos, ahora ponen en jaque ese triste récord: un centenar de atracos registrados, en su mayoría, en un lapso de diez años.

El repaso por la historia negra de la estación situada en 143 y 32, se dio ayer, cuando todavía duraba la bronca por el último episodio de inseguridad, un asalto de motochorros a un playero en la noche del lunes

Oriel Meriles (51), encargado del negocio dedicado a combustibles líquidos y GNC le contó a este diario que eso “fue a las 22.30, cuando llegaron dos jóvenes en moto y le pidieron al playero que les llenara el tanque con nafta”. Según el encargado era el único empleado que cubría la demanda de los clientes a esa hora, en el feriado.

Luego citó que “una vez que consiguieron ese propósito, uno de los delincuentes extrajo una arma de fuego y obligó al playero a entregarle su billetera, con los 1.000 pesos que había de la recaudación”.

El empleado, intimidado por el arma de fuego, respondió rápido y los ladrones huyeron en menos de un minuto desde que revelaron su verdadera condición, tras camuflarse como clientes.

Desde entonces, los autores del atraco permanecen prófugos. Igual que otras veces.

Meriles detalló que al empleado “no lo golpearon ni le dispararon”, dijo y recordó que “hace 3 meses, a un playero, en otro asalto, le tiraron un cuchillazo, que le cortó un poco la oreja”, indicó.

Mirando la actualidad y el pasado en el comercio, el encargado reflexionó que “lamentablemente es la historia de siempre: por lo general vienen de noche, en moto, para encontrar a un playero solo y tras sacar un arma le quitan la recaudación”, consignó.

También reveló que, por eso, “lo charlamos siempre entre nosotros de no resistirnos, para no poder la vida en riesgo. Tampoco decirles algo que los enfurezca ni tener mucha plata encima de la recaudación”.

En tren de análisis sobre este flagelo, calculó que “debemos llevar fácil cien robos, desde que comenzó a funcionar la estación de servicio, en 2002”. Aunque aclaró que “la mayoría de los asaltos se registraron en los últimos 10 años”.

Tres robos por semana

En esa línea, en el comercio recuerdan seguidillas de hasta tres robos por semana, en distintos momentos de los años 2008 y 2009”.

En este momento, el cuadro es distinto, analizó Meriles: “ahora por lo general se da un robo por mes. Hay meses que no hay ninguno o, como en el último mes, también suele darse que haya dos seguidos”, completó.

El cuadro está en carrera con otros comercios del rubro asediados por los ladrones. En 2009, los dueños de la estación de servicio de 13 y 520, que también manejaban la que funcionaba en 118 y 520, estaban hartos de los asaltos. Tenían datos que lo explicaban: sumaban 160 robos entre las dos expendedoras.

Hace dos años, la firma, presentaba una fisonomía distinta, con estaciones en 13 y 520, 120 y 526 y 19 y 520. También subió la cuenta del delito: unos 380 en diez años.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla