Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Glamping: campamento de lujo

Si hasta hace unos años ir de camping era sólo para los aventureros, hoy existen varias propuestas para dormir casi al aire libre con servicio de mucama y desayuno

Glamping: campamento de lujo

Los alojamientos de techos curbos son los formatos más elegidos para hacer glamping

1 de Diciembre de 2019 | 05:31
Edición impresa

Glamping es el término que nació de la mezcla de “glamour” y “camping” el cual se ha convertido en tendencia de viaje joven y familiar en los últimos años.

En este tipo de hospedaje se reemplazan los colchones duros y fríos por camas cómodas dentro de tiendas con mucho estilo y que no se inundarán en una noche de frío. Se trata de una clase de hotel ideal para los que quieren algo diferente sin pasar ninguna de las incomodidades que normalmente significa ir de camping.

Quienes se acerquen a estos alojamientos no tendrán que llevar carpa, ni bolsa de dormir y tampoco tendrán que compartir baños, barrer la carpa, ni acercarse a la despensa para comprar víveres.

La iniciativa tiene como base el hospedaje en espacios rústicos de bajo impacto ambiental; una manera diferente de conjugar lo silvestre y natural de un camping, con los servicios y prestaciones de primera categoría que ofrecen habitualmente los hoteles cinco estrellas.

Este tipo de prestaciones de alta gama en las actividades ecoturísticas marca una tendencia mundial en los últimos años, que crece de la mano de la conciencia por el cuidado del medioambiente.

El glamping, como práctica turística tiene sus orígenes en el continente africano, donde numerosos viajeros que realizaban largos y extenuantes safaris decidieron llevar consigo todos los lujos y comodidades posibles para disfrutarlos dentro de una simple tienda de campaña pero equipada.

La tendencia fue un éxito total y hoy recorre el mundo entero en versiones muy diversas adaptadas a las características de cada lugar.

En España, por ejemplo, aparecieron las casas-árbol; en Estados Unidos, los tipis (una especie de tienda cónica cubierta con piel de bisonte) y trailers de lujo; en América Latina, los domos geodésicos y containers.

En la Argentina también se pueden pasar unos días de vacaciones en un camping sin necesidad de resignar lujo, confort e instalaciones impecables y muy cómodas. La modalidad glamping alcanza ese equilibrio entre camping, glamour y contacto directo con la naturaleza.

Los complejos ofrecen desayunos y paquetes de pensión completa, en los que se incluyen platos a base de productos orgánicos. Además, cuentan con servicios de mucama, ropa blanca, jacuzzis, piscinas y baños con agua caliente. El itinerario incluye también actividades de trekking, escalada, kayak, rafting, pesca o cabalgatas en sitios de gran belleza natural.

La gran ventaja para el viajero es que al llegar al destino elegido, encuentra su gran carpa preparada y lista para disfrutar. Incluso, algunas de las propuestas de glamping poseen hogares a leña en su interior como calefacción natural, con el fuego recién encendido.

En el país hay varios destinos que ya cuentan con esta propuesta turística. Algunos de ellos están situados en plena Costa Atlántica; otros en la provincia de Mendoza, a los pies de la Cordillera de los Andes; también existen propuestas en diversos lugares de la región patagónica.

Uno de los glampings del Sur está en el lujoso camping Río Arrayanes, en el Parque Nacional Los Alerces, cerca de Esquel, Chubut. También en la Patagonia está el campamento Adventure Domes Ecocamp, diseñado entre los lagos Roca y Rico, a 50 kilómetros de Calafate, en el sudoeste de Santa Cruz.

Cerca de allí, 12 km al norte de El Chaltén, los tres domos de Eco Camping Bonanza son una confortable alternativa de descanso junto al río Las Vueltas.

En Mendoza, el paraje Las Loicas cobija unidades con piso de madera a 2.400 m de altura y a 100 km de Malargüe.

Por su parte, en Córdoba, Geo Glamping Dos Aguas se levanta al pie del cerro Uritorco, en Capilla del Monte, al norte del Valle de Punilla. Más al sur, en San Huberto -a 4 km de Nono y cerca del dique La Viña, Valle de Traslasierra, El Refugio sorprende con tres domos construidos en las copas de los árboles.

En la provincia de Buenos Aires se sumó a la moda del glamping con el complejo Alterra que utiliza contenedores adaptados para brindar un alojamiento de categoría en medio del bosque de Pinamar.

Más sencillo y familiar se muestra el ecocamping Sierra La Vigilancia en Laguna Brava, cerca de Balcarce, con domos que funcionan como dormys.

Más cerca de la ciudad de Buenos Aires, las comodidades del glamping también se pueden experimentar en el recreo con spa Refugio 31, extendido junto al canal del Este, en el Delta de Tigre.

 

Estilos infinitos
Los formatos de alojamiento del glamping varían entre muchas opciones, dependiendo funcionalidades: eco lodge, tiendas de lona, yurtas, una casa en el árbol, tiendas de safari, pabellones cónicos, autocaravanas o casas rodantes, iglú, tiendas tipi y containers adaptados.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

Los alojamientos de techos curbos son los formatos más elegidos para hacer glamping

El glamping es una tendencia que cobra fuerza en el país

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla