Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Espectáculos |Un cierre de año de Diez
“Maradona” llega al Select: el esplendor y la caída de un Dios, según Asif Kapadia

“Todo lo que viene después es diferente, por lo que pasó en Nápoles”, dice en diálogo con EL DIA el director inglés del documental que recrea los días de Diego en Italia en un emotivo retrato de los dos costados del astro. Desde mañana, en el Pasaje Dardo Rocha

“Maradona” llega al Select: el esplendor y la caída de un Dios, según Asif Kapadia

Maradona en Nápoles, una ciudad que lo elevó y lo convirtió en deidad. Pero la fama tiene su precio

Pedro Garay

Por: Pedro Garay
pgaray@eldia.com

12 de Diciembre de 2019 | 04:26
Edición impresa

Nunca hubo un jugador de fútbol como el Diego Maradona de los 80. Felino retacón, imposible de tumbar incluso en aquellos días de arbitrajes permisivos. Envuelto en presiones y polémicas a las que, de alguna forma, se sobreponía, pero que dejaron en él una marca indeleble. Sobre todo, hacedor de milagros. “Ver a Diego debería ser una experiencia colectiva”, dice Asif Kapadia, el director de “Diego Maradona”, documental sobre el astro, y la mitad de La Plata, al menos, concuerda en estos días con él. Ver a “ese” Diego, resalta Kapadia: a ese barrilete cósmico capaz de cualquier cosa, que encerraba la magia y el peso del mundo en su zurda, y que probablemente ofrezca la clave para comprender el misterio de Maradona.

Con el plan de llevar a aquel Diego, el de Napoli y el Mundial de México, hacia la experiencia colectiva, el realizador inglés, responsable de los documentales de Ayrton Senna y Amy Winehouse (este último, ganador del Oscar) sigue intentando mostrar su documental en cines, a pesar de que se estrenó en octubre en la pantalla chica (en Argentina, por DirecTV): y desde mañana, “Diego Maradona” llegará al Cine Select (se verá hasta el jueves 19, a las 20), broche de oro para el cine municipal y “un sueño” para Kapadia, que sabe que la película se presentará en la ciudad donde Maradona trabaja.

Y que, sin haber descolgado aún el póster, sigue la campaña del DT de Gimnasia: “Están teniendo momentos difíciles, tomó un trabajo casi imposible”, lanza el realizador en diálogo con EL DIA, aunque opina que “es muy bueno que esté de vuelta en Argentina: no estuvo allí durante mucho tiempo. Tiene que mantenerse ocupado, trabajando, y a la distancia me parece genial que esté de vuelta en casa, que la gente lo pueda ver, le demuestren su afecto”.

Kapadia llevaba años pensando en una película de Maradona. Desde sus épocas de estudiante, cuando leyó una biografía y pensó que aquella vida era de película, de mil películas. “El interés es muy sencillo: soy un amante del fútbol. En mi vida, era mi familia y el fútbol: el trabajo, las mujeres, todo lo demás venía después. Y Maradona fue el mejor del mundo para mi generación”, explica.

Pero aquella idea “no era un sueño realista”. Tras el éxito de Senna, sin embargo, se volvió posible: golpearon a su puerta, pero Kapadia pensó que “acababa de hacer una película sobre un héroe deportivo brasileño, ¡no podía hacer ahora un documental sobre un héroe argentino!”.

Un chico en Napoli

Tras “Amy”, sin embargo, la oportunidad volvió a golpear a su puerta, “y ahora sí me interesaba hacerlo porque soy más grande, tengo hijos, y veo diferente a la historia de Maradona: él también es grande, a diferencia de Amy y Senna, que murieron jóvenes, y comencé a pensar cómo sería mirar hacia atrás en su vida para él”.

“Ahora soy más grande que él cuando jugó la Copa del Mundo. Y siento gran empatía por él: tengo mi experiencia en la vida, sé lo dura que puede ser la vida, y veo a este joven, y me doy cuenta que era apenas un chico cuando fue a Nápoles”, sigue Kapadia. “En aquel momento, lo veía como un adulto que sabía exactamente lo que hacía, quizás porque en la cancha tenía tanta confianza. Pero cuando lo ves fuera de la cancha, notás lo vulnerable que está, parece que no tiene apoyo, que extraña a su mamá, a su familia. Es bastante emotivo volver a ese momento y verlo a Diego entonces”.

Pero la realización del documental presentaba una serie de desafíos para el realizador, también director de varios episodios de “Mindhunter”, la serie de Netflix. “No iba a ser fácil acercarse, no sabía si iba a querer hablar conmigo, no sabía cuánto recordaba, ni cuánto iba a decir la verdad. Pero me gustaba el desafío: el hecho de que iba a ser casi imposible para un inglés hacer la película, fue lo que me llevó a filmarla”, cuenta.

Su nacionalidad podría haber sido obstáculo para Diego, pero no para que él lo idolatrara. “No le tengo ningún rencor, fue demasiado bueno. Sé que hizo trampa contra nosotros, pero también he visto y jugado suficiente fútbol como para saber que cuando lo hace el tuyo, lo aplaudís, y cuando lo hacen en contra tuyo decís que el árbitro, la UEFA y la FIFA son corruptas”, se ríe Kapadia, nacido en Londres hace 47 años, y además explica que “en realidad yo soy hincha de mi equipo, Liverpool: para mí, Liverpool viene mucho antes que Inglaterra. Así que nunca fui ese hincha inglés que odiaba a Maradona”.

Y además, “Diego era demasiado bueno, era brillante”, repite. “Y mientras más aprendía haciendo la película, más entendía lo brillante que fue. Ganó la Copa del Mundo, pero fueron 7 partidos nada más. Pero ves lo que hizo en Napoli, y es increíble. Hice el documental para mostrarle a la gente que no tienen idea lo genial que fue este tipo”.

“Pero la razón para hacer la película no es solo porque haya sido un futbolista sensacional. Hay muchos grandes jugadores. Es por lo que era como hombre, lo que representaba, su carisma, la complejidad de su vida fuera de la cancha: es uno de esos personajes de los que la gente siempre querrá saber más. Hay muchos grandes deportistas, pero que no son interesantes para hacer una película”, agrega Kapadia.

Años que fueron clave

El documentalista cierra así una trilogía involuntaria de figuras emblemáticas, que comenzó con “Senna” y siguió con “Amy”: “Personas muy apasionadas, y que representaban algo”, explica el realizador su interés por estas celebridades torturadas, aquejadas por la fama. “Los tres eran niños genios, y quise contar lo que les ocurría a estos chicos inocentes y brillantes con el éxito, la fama, las presiones que soportan”.

“Los personajes que me interesan son marginales, que no son parte del sistema, que pelean contra un sistema que intenta atacarlos, vencerlos, un sistema que puede ser corrupto”, analiza el ganador de un Oscar, varios BAFTA y hasta un Grammy. Senna luchaba contra el establishment europeo y las autoridades de la Fórmula 1; Amy solo quería cantar y terminó siendo una estrella pop, presa de la fama y la presión de los medios, que terminaron modificando su relación con su familia, con su entorno. “Esa forma de lidiar con las presiones a través de las adicciones es también parte de Diego”, analiza Kapadia.

Pero al enfrentarse a Maradona como sujeto para su documental, el realizador enfrentó un nuevo desafío: ¿qué contar? Diego ha vivido una vida para diez temporadas de televisión, antes que para una sola película de dos horas diez.

Entonces, “en lugar de intentar de contar todo en su vida, que es demasiado, el modo de contar su historia era enfocarnos en una sección de su vida que permitiera explicar todo lo que vino después”: eso es Napoli.

“La vida de Diego es muy interesante. Va a algún lugar, genera mucha esperanza, hace algo maravilloso, todos lo aman, y después algo pasa: se pelea con el entrenador, con los dueños… y se va. Y no termina particularmente bien. Y llega a un nuevo lugar: y genera mucha esperanza, y hace algo maravilloso… ese es básicamente el ciclo de su vida: donde llega, genera esperanza, pero no se queda allí mucho tiempo”, opina Kapadia. “Pero el ciclo más grande, el más importante, es Napoli: llegó siendo el jugador más caro del mundo, pero sin haber ganado nada realmente; sin un paso exitoso por Barcelona, donde se rompió el tobillo. Y va a Nápoles, que no tienen un buen equipo, que nunca ganó el torneo. Y se queda siete años, el tiempo más largo que pasó en un equipo, gana dos torneos, una Copa UEFA y el Mundial. Es su período más exitoso, en el que se convirtió sin discusiones en el mejor del mundo. Pero también es donde, creo, sus problemas personales comienzan, su adicción, sus relaciones, sus hijos, todo empieza ahí. Todo lo que viene después es diferente, por lo que pasó en Nápoles”.

La reconstrucción

Aquellos años son narrados gracias a un sensacional trabajo de archivo, encabezado por las productoras de archivo Rita Caicedo, Laura Tusi y Rita Falcón, que recuperaron imágenes íntimas y desconocidas de los días en Italia: Diego feliz, en familia, de caravana, cámaras ocultas, de todo.

Eso le permitió al realizador reconstruir un período poco reportado, en una era donde no había internet, que mucha gente no vio o no recuerda: “La gente se acuerda, incluso en Argentina, solo del Maradona de los últimos 20 años”, afirma Kapadia. La reconstrucción se completa con entrevistas a los protagonistas, incluido Diego, aunque sus voces suenan en off, como en los anteriores trabajos del director, porque “no me importa cómo lucen las personas hoy, sino en cómo eran entonces”.

“Quería mostrarlo a él, en esa época. Iba a llevar una cámara a las entrevistas con Maradona, pero me di cuenta de que no quería hacer una película del tipo que es hoy, sino del que era entonces: cómo luce hoy para mi es mucho menos interesante que mostrar ese hombre joven y hermoso, con ese pelo y esa sonrisa, ¡y la forma de ese cuerpo! Ningún jugador de fútbol se pareció nunca a Maradona”, explica su método el director.

Y el archivo hace su trabajo: en esos siete años, ese joven hermoso, ese cuerpo divino, esa sonrisa, esos ojos, mutan.

“Ves su rostro, sus ojos: sus ojos siempre dicen la verdad. Hay un momento donde sus ojos son claros y brillantes, y luego, algo que es habitual en personas con problemas de drogas, se puede ver cómo cambia su rostro, su cuerpo. Se le va la luz de sus ojos”, cierra Kapadia. “De repente, es infeliz, cuando al principio es una persona tan feliz”.

“En Napoli se convirtió en el mejor del mundo. Pero también es donde sus problemas personales comienzan”

“Diego va a algún lugar, genera esperanza, hace algo maravilloso, todos lo aman, y después algo pasa, y se va. Y llega a un nuevo lugar…”

“Sé que hizo trampa contra nosotros, pero como inglés, no le tengo ningún rencor a Diego: fue demasiado bueno. Era brillante”

“Hice la película no sólo porque haya sido un futbolista sensacional, sino por lo que era como hombre, su carisma, su complejidad”

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Maradona en Nápoles, una ciudad que lo elevó y lo convirtió en deidad. Pero la fama tiene su precio

Asif Kapadia

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla