Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
TENSIÓN EN EL OFICIALISMO

Un fallido de Marcos Peña alimentó los rumores sobre cortocircuitos con Vidal

Habló de aquellos que tienen “el dilema entre Macri” y la Gobernadora, pero enseguida se corrigió. Malestar en la Provincia

Marcos Peña encabezó ayer un encuentro con responsables de campaña de varios municipios. Hasta Vicente López fueron los jefes de comunicación de comunas del Conurbano para escuchar una bajada de línea del poderoso jefe de Gabinete nacional. Pero la actividad, que pretendía ser un norte sobre cómo encarar la actividad proselitista, terminó transformándose en un elemento discordante más en la ya tensa relación que existe entre el funcionario y el equipo de María Eugenia Vidal.

Peña venía haciendo una descripción sobre el escenario electoral hasta que incurrió en un fallido muy comentado en ámbitos políticos del oficialismo. “Hay tres tipos de votantes hoy en la Argentina y no mucho más que eso. Están los nuestros, están los que están con el kirchnerismo y los que están con el dilema entre Macri y Vidal...Eh ¡Macri y Cristina, perdón!”, señaló en medio de alguna sorpresa y varias risas cómplices.

El lapsus de Peña vino a meter más leña al fuego. Cerca de Vidal ya están sensibilizados con un trascendido que circuló esta semana y que habla de que el oficialismo estaría midiendo una fórmula Macri-Vidal para la elección presidencial.

En la Gobernación, enfurecieron. “Es un disparate, eso no va a pasar”, dijeron varios funcionarios, tal como lo reflejó este diario en su edición del jueves.

Cerca de Vidal existen sospechas de que la usina de esa versión reconoce orígenes en la Jefatura de Gabinete de Peña. Hay quienes van incluso más allá e interpretan que ese trascendido fue echado a rodar como forma de salir a cruce de la presión que diversos sectores de Cambiemos vienen ejerciendo para que el oficialismo pegue un golpe de timón luego del sorpresivo anuncio de Cristina Kirchner de bajarse de la pelea presidencial para ungir a Alberto Fernández.

Para no pocos sectores del oficialismo, ese viraje tiene forma de Plan V, es decir, que Macri desista de ser candidato y que su lugar sea ocupado por María Eugenia Vidal.

“Se necesita amplitud, salir a buscar a sectores del peronismo”, analizan. Incluso no se descarta eventuales acuerdos con dirigentes del PJ Federal que, si bien se han sacado fotos con Macri, rechazan cualquier entendimiento de tinte electoral con el Presidente.

Ese sector aperturista de Cambiemos apuntala la fórmula integrada por Vidal y Martín Lousteau.

Ese viraje es rechazado de plano por los sectores cercanos a Macri, en especial, el que lidera justamente Marcos Peña.

Ayer el jefe de Gabinete se mostró entusiasmado, pese a la crisis económica y la alta imagen negativa que ha venido cosechando el Presidente, con las chances electorales de Cambiemos. “El Mundial aún no empezó, aún no estamos en la cancha”, sostuvo durante la reunión en Vicente López.

La difusión de la posible fórmula Macri-Vidal apuntaría a sepultar la hipótesis del Plan V que, además de sectores de la política, es auspiciado en ámbitos empresarios. También, a blindar la candidatura de Macri que Peña sostiene a capa y espada.

Cerca de Vidal sospechan de que la alquimia de la fórmula conjunta fue urdida desde despachos pertenecientes a la Jefatura de Gabinete. “Están usando el nombre de María Eugenia”, se quejan cerca de la mandataria. Mientras, la tensión en el oficialismo sigue en aumento.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...