Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La apuesta comunal para aliviar la venta callejera, por ahora sin impacto en la venta ilegal

A una semana de la apertura del predio de 80 y 134, los manteros aún copan el Centro

Abre los fines de semana y cada puesto en el complejo privado cuesta entre $400 y $500 por día, lo que incluye expensas y servicios

una de las naves principales del paseo de compras de 80 y 134, con 80 locales techados / gonzalo mainoldi

en el centro la venta callejera no da el brazo a torcer / el dia

Presentado por la Comuna como una potencial válvula de escape para descomprimir la presión acumulada por la escalada de la venta callejera ilegal, el paseo de compras de 80 y 134 ya lleva una semana con las puertas abiertas pero en el microcentro no se advierten cambios sustanciales: por ahora las veredas céntricas siguen copadas de manteros ofreciendo mercaderías de lo más variadas.

El “shopping barrial” es un emprendimiento privado que se levantó en un predio que hace menos de dos años estaba ganado por pastizales y todo tipo de trastos viejos. Hoy cuenta con 80 locales, un patio de comidas y 400 puestos externos. Se creó a partir de un convenio entre el Municipio y una asociación de vendedores. Y allí el Municipio pretende “mudar” a los puesteros callejeros, quienes deberán “blanquear” sus prácticas y operaciones, demostrar el origen de su mercadería y pagar los tributos fiscales mínimos para poder funcionar.

Según se asegura, la Comuna “no invirtió capital” en el proyecto, sino que colaboró con la logística y otorgó la habilitación comercial con la premisa de ofrecerle a los feriantes un espacio para desarrollar su actividad.

Y, si bien es cierto que el paseo aún no fue oficialmente inaugurado y hay sectores que todavía están tomando forma, donde todavía no se notó su impacto es en el Centro platense, cuyas veredas se presentan tan recargadas del comercio informal como antes de la apertura.

Y eso que esta semana la Municipalidad lanzó una fuerte embestida para erradicar la venta ambulante, con una “valla policial” en torno a la plaza San Martín, impidiendo la instalación de la feria que suelen montar, y esporádicos controles en las calles.

En la Comuna se insiste en que alrededor del 40% de los certificados para instalarse en el nuevo predio de Los Hornos será para los manteros y ambulantes que acepten dejar la venta callejera y se inscriban en el “Registro de puesteros” oficial. Y que si bien en el paseo ferial se paga un canon por los puestos, durante los primeros seis meses les facilitarán -a aquellos que estuvieran trabajando en la calle y quisieran sumarse-, un costo libre “como un incentivo para que se puedan integrar al mismo sin tener que afrontar un costo de entrada”. Pero no todos los vendedores están de acuerdo con mudarse a esa zona y ya plantearon su rechazo a la propuesta.

EL paseo de compras, POR DENTRO

“Esta es una inversión privada de bajo costo, con socios emprendedores y nuestro objetivo es llegar a comprar el predio para que se sigan desarrollando puestos de trabajo”, aseguró Pedro “Pelusa” Molina, titular del complejo.

En líneas generales el lugar se asemeja a los paseos de compras que se encuentran en ciudades balnearias. Está abierto de viernes a domingos (y feriados), entre las 9 y las 24.

El espacio dispone de dos naves separadas por una especie de calle: una cuenta con un patio de comidas en el que hay 19 puestos y en la otra hay 80 locales; la mayoría ya ocupados. Este sector se recorre a través de anchos pasillos; los puestos, por lo general, se encuentran en boxes que cuentan con paredes de madera y disponen de vidrieras con persianas metálicas.

En el interior de cada uno la mercadería está ordenada en muebles y estantes, aunque aún se observan algunos puestos con caballetes.

Hacia el fondo, en la parte externa, una inmensa fuente hace las veces de separador del segmento donde se están armando los puestos al aire libre -donde podrían desembarcar los vendedores callejeros que quieran sumarse-. Esos son mas del estilo de los que se pueden encontrar en las ferias de las plazas, como por ejemplo los que están en Plaza Italia.

Si bien prevalecen los puestos de ropa, también hay zapatillerías, marroquinería, juguetería, electrónica, artículos de blanco, bazar y quiosco.

En relación a cuánto le cuesta a cada comerciante montar su local en ese lugar, “Pelusa” Molina indicó que los que están en el interior de las naves salen unos 500 pesos por día y los del exterior, entre 300 y 400 pesos. Esa suma incluye el pago de las expensas, de la luz, seguridad - se ve una gran presencia de custodios -, un sistema de emergencias, limpieza y mantenimiento y hasta el asesoramiento contable.

No obstante se aclaró que el titular de cada uno de esos locales pagó un pozo por la construcción de su puesto y son considerados como “socios emprendedores”. La idea -explican- es que los 400 inversores que actualmente alquilan las instalaciones, en algún tiempo mas lleguen a comprar la propiedad.

Si bien el centro comercial está en actividad desde hace unos días, se prevé que la inauguración formal se produzca el próximo 1° de septiembre. Otro de los objetivos es techar el área donde están los puestos externos.

el titular del predio, un ex vendedor ambulante

“Este es un proyecto que hace 8 años vengo pensando y que nos demandó un año y ocho meses de obras; al principio tuvimos que contratar 20 camiones para que limpiaran todo y hubo que desratizar”, resumió Molina, quien como ex vendedor ambulante, dijo que persigue el proyecto de que mas gente tenga un lugar digno para trabajar.

Según se indicó, fundamentalmente se priorizó a la gente de Altos de San Lorenzo para ofrecerle un espacio de trabajo, además se levantó en el predio una escuela de secundaria para adultos que tiene 90 alumnos a los que se capacita para que adquieran algún oficio.

“Yo fui vendedor ambulante, en 1977 vendía vasos de plástico en la puerta de Rogelio González y vi el mundial de fútbol en un televisor en colores a través de las vidrieras de ese comercio; sé cómo cuesta salir adelante y espero que este proyecto siga creciendo para que sea una fuente de oportunidades para la gente que necesita trabajar”, sostuvo.

Como ya se dijo, el paseo ferial “es de carácter privado”, y se habilitó por ordenanza como lo requiere la ley orgánica de Municipalidades.

23%
aumentó a nivel nacional la venta ambulante en todo el país en el primer trimestre de 2019 en comparación con igual período del año pasado, según el último reporte de la Cámara Argentina de Comercio (CAC).
123
puestos de venta callejera, en promedio, se contabilizan en las calles céntricas platenses, según la Cámara Argentina de Comercio (CAC). El relevamiento no contabiliza aquellos puestos que se instalan en las denominadas “saladitas”.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla