Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Uno de los cinco robos registrados en 36 horas

Montados en un caballo blanco, dos menores asaltaron a una joven en Tolosa

La sorprendieron en la zona de 115 bis y 529. Le sustrajeron pertenencias y escaparon “hacia El Mercadito”, según testigos

La panadería asaltada por un menor en 25 y 68. El hecho fue abortado por un cabo de la policía federal que además es custodio de Fariña / el DIA

La zona del atraco en 115 bis y 529 / Gonzalo calvelo

Cinco robos , todos en distintos sectores de la Ciudad, se registraron en las últimas 36 horas, con algunos hechos llamativos como el ocurrido en Tolosa la noche del martes, con un caballo y dos jinetes adolescentes como protagonistas.

Las modalidades fueron casi todas las posibles: hubo desde asaltos callejeros hasta una entradera que involucró a cuatro delincuentes. Tampoco faltó el escruche y, por si fuera poco, se mencionó “un episodio confuso” en un negocio de sanitarios donde habrían “desaparecido” mercadería.

LOS JINETES DE TOLOSA

Una pareja de amigos caminaba el martes, cerca de las 20, por la zona de 115 bis y 529. Una chica que lloraba en la calle llamó la atención de ambos y se acercaron a ella a ver qué pasaba. La joven, en medio de la congoja relató que dos chicos, presuntamente menores, montados en un caballo blanco -y uno de los dos con un palo en la mano- la habían atacado minutos antes para robarle sus pertenencias.

Según pudo saber este medio, le sustrajeron una raqueta, llaves y un celular, aunque fuentes oficiales aclararon que nadie radicó denuncia. Hubo varios testigos que observaron a los presuntos asaltantes antes y después del hecho. Con antelación, un frentista aseveró haber visto a los menores rondar el sector de 532 y 116. “Iban a pelo y uno portaba un rebenque”, sostuvo.

En tanto, tras llevar a cabo el ilícito, se fugaron al galope hacia El Mercadito, refirió la víctima a quienes la asistieron, que rápidamente dieron aviso a la autoridades. “Yo me crié acá, tengo 52 años y hace 40 era el paraíso Tolosa, ahora no se puede vivir más, la zona está que arde”, comentó con enojo Flavio, un morador de 115 bis entre 529 y 530. Conforme a lo manifestado por el hombre, los motochorros “son una constante” y detalló que “a mi mujer le robaron en la puerta de mi casa hace un año y medio, dos pibes armados. La sorprendieron cuando entraba el auto, ella salió corriendo y le sacaron todo lo que pudieron de la gaveta y la cartera que había dejado en el asiento”.

En pleno Centro y a punta de pistola, un hombre “de unos 40 años” atracó una casa de ropa

 

Lo peor “vino después”, añadió. En plena huida, uno de los sujetos efectuó un disparo “no sabemos si al aire o a mi esposa porque se había escapado”, indicó Flavio. En tanto, aseguró que “hace unos 10 días al vecino de enfrente le robaron el auto de la cochera. Treparon la pared, abrieron el portón y se fueron” en el vehículo, un Audi”, según resaltó. Y puso el origen de gran parte de la inseguridad que se padece en la dependencia policial: “El problema lo tenemos con la Comisaría. A la Policía no la ves por el barrio”.

Asimismo, reveló que entre los vecinos “tenemos dos versiones” sobre quiénes suelen cometer los robos. Una apunta a que “son los pibes de El Mercadito”, la otra a que “vienen del Conurbano, bajan del tren a robar y se vuelven a subir para regresar” a cada localidad, expresó.

Horas más tarde, según trascendidos, una familia fue víctima de una entradera en las cercanías de 33 y 10. Habrían actuado cuatro malvivientes que tras saquear algunas habitaciones del inmueble, se fugaron sin dejar rastros.

UN CUSTODIO EVITÓ UN ATRACO

Por otro lado, en 25 y 68, un joven entró en una panadería y encaró hacia el mostrador. Sin perder tiempo, sacó un arma de entre sus ropas y apuntó a una empleada, como para despejar dudas de que no había ido allí a comprar. “Dame la plata de la caja”, le exigió el desconocido. En el comercio se encontraba sólo la mujer, de 23 años, que se quedó paralizada ante la amenaza y entregó lo que tenía recaudado en la registradora hasta ese momento. Sin embargo, desde la calle un cabo de la Policía Federal y custodio del padre de Leonardo Fariña, había seguido toda la secuencia desde el comienzo. “Vio cómo apuntaban a la joven -él estaba en la vereda de enfrente- y tomó la decisión de intervenir”, reflejó un portavoz oficial. Sin que el ladrón lo advirtiese, ingresó en el local, se acercó hasta él y lo redujo “con pericia para no provocar accidentes”, señalaron. Luego pidió apoyo a personal de la Comisaría Quinta y un móvil arribó para detener al sujeto y trasladarlo a la dependencia bajo el cargo de “robo a mano armada”.

“Se le incautó dinero en efectivo (la suma de 1525 pesos) y un revólver calibre 22 sin numeración ni marca visible”, informaron voceros de policiales, al tiempo que señalaron que “tiene 17 años y vive por el área del Cementerio platense”.

“Un hombre bien vestido”

Para los comerciantes del Centro, el asalto ocurrido en “Awada”, de 50 entre 4 y 5, no fue uno más. La razón es que, a diferencia de lo que suele suceder con este tipo de hechos en ese sector de la Ciudad, quien perpetró el ilícito era “un hombre de unos 40 años, bien vestido” y no “la bandita de menores” de plaza San Martín, explicaron. De acuerdo a lo referido por la vendedora del negocio, el incidente tuvo lugar el lunes a las 19.30 y duró apenas unos segundos. Según pudo saber este diario, el individuo entró blandiendo un arma de fuego y pidió el dinero disponible, para luego huir a pie con rumbo desconocido.

Por último, en una casa de sanitarios de 137 y 38 se produjo un episodio que fue confirmado y negado por diversos empleados de la empresa. En principio, se apuntó a un supuesto escruche en el que autores ignorados sustrajeron grifería y otros materiales de un depósito. Mas, en otra sucursal de la misma firma, declararon que en realidad se trató de un “malentendido” con un utilitario y mercadería exhibida. En ninguno de los dos últimos casos mencionados hay denuncias policiales.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla