Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
DESTACADO DE LA CARTELERA

Heavysaurios: metal jurásico para enseñarle a los más chicos cómo ser buenos rockeros

El combo de dinosaurios metaleros vuelve a la Ciudad y no faltarán los clásicos como “Mi mamut” y “Quiero leche”

Heavysaurios: metal jurásico para enseñarle a los más chicos cómo ser buenos rockeros

Los heavysaurios llegan el sábado a La Plata con una propuesta muy particular

Tienen 65 millones de años de trayectoria, hacen metal jurásico y tocan para los más chicos: los Heavysaurios, el combo de dinos rockeros que ya no precisa introducción, se salvó de la extinción cuando el famoso meteorito asoló a su especie y ahora se dedican a predicar rock, una misión que los traerá a la Ciudad, el sábado a las 16, para presentarse en la sala de 58 entre 10 y 11.

Y llegarán con seis temas nuevos bajo el brazo, que los chicos pueden escuchar en las redes, aunque en el show, desde ya, no faltarán clásicos como “La goma de mascar de Sofi”, “Mi mamut”, “Niños del metal” y, lógico, “Quiero leche”.

El recital tendrá sorpresas y algunos cambios respecto a su habitual show, pero, avisa Mr. Heavysaurio, el T-Rex líder de la banda, la misión permanece: “Tratamos de enseñarles a los chicos cómo ser buenos rockeros”, dice este adalid jurásico del pogo. Y esta propuesta musical que para muchos chicos es su primer recital completa su parte educativa con videos y canciones de otras bandas, para comunicar el espíritu del rock.

Los Heavysaurios también promueven el cuidado del planeta (su último disco, “La revolución verde”, fue grabado con energía solar) y “siempre les decimos a los chicos que estudiar también es rockero, que ser educado es rockero. Tratamos de dar un lindo mensaje”, dice Mr. Heavysaurio, frontman de este formato que nació en Finlandia y que solo tiene otra versión, la argentina, en todo el mundo.

Aunque Mr. Heavysaurio difiere sobre esta biografía: “Tenemos nuestros primos allá en Finlandia”, admite, pero, dice, la historia comienza hace 65 millones de años, cuando tras la caída del meteorito fatal cinco huevos púrpura gigantes, fueron escondidos en el corazón de la Montaña de los Hechiceros para ser protegidos.

nacidos de una tormenta

Cierta noche tormentosa de 2012, un grupo de brujas se volvió a encontrar en la misma Montaña, para realizar sus conjuros. Las nubes se volvieron más negras, comenzó a tronar, y a diluviar intensamente. El cielo se abrió en dos y un furioso rayo cayó sobre una piedra, convirtiéndola en cenizas y dejando al descubierto un misterioso resplandor. Las brujas, al remover la tierra, liberaron los cinco huevos metálicos púrpura y comenzaron una loca sesión de espiritismo, durante la cual, los huevos comenzaron a resquebrajarse, hasta que se abrieron explosivamente.

Emergieron de los cascarones Mr. Heavysaurio (voz, descendiente de un tiranosaurio rex), Riffi Raffi (guitarra, dragón), Milli Pilli (teclados y samplers, triceratops), Komppi Momppi (batería, diplodocus) y Muffi Puffi (bajo, stegosaurio), para editar el primero de sus tres discos con la idea de “hacer algo distinto para chicos, algo que no existiera”.

Así nació esta premisa increíble: “’¿Metal para chicos? Es para grandes’, nos decían. Pero esa era la idea: acercar ese género a los más chiquititos, que por ahí no pueden ir con los papás a un concierto”, dice Mr. Heavysaurio. Papás que, ahora, usan a los chicos de excusa para ir a pasar una tarde metalera en lugar de ir a alguna obra infantil clásica. Y a veces, ni siquiera ponen excusas: “En los primeros shows más grandes empezamos a ver que había gente que entraba sin ningún nene de la mano. A algunos grandes le gustamos, se empezaron a copar, y algunos con un poquito de vergüenza piden prestado algún sobrino para llevarlo. Es que el show está pensado para todos, hablo mucho con los papás en el show, hacemos chistes”, se ríe el líder de los Heavysaurios, que, lanza, planean no extinguirse nunca.

Pero, ¿no hay riesgo de separación, en caso, por ejemplo, de que uno de los integrantes carnívoros se coma a uno de los integrantes herbívoros del combo? “No”, dice Mr. Heavysaurio, “la convivencia es muy buena. Cada uno tiene también sus gustos de comida, a Muffi Puffi le encanta la pizza, yo soy un poco más carnívoro, me gusta más el asado, Milli Pilli come más ensaladas... pero supimos adaptarnos: cada uno tiene su personalidad y nos complementamos”. Así que, además, los Heavysaurios también enseñan a convivir entre la diferencia. Y eso también es rockero.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla