Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ENFOQUE

Una pelea que tiene una larga historia

Una pelea que tiene una larga historia

Por EDUARDO TUCCI

deportes@eldia.com

Está claro que el detonante para que la Conmebol le diera de baja a Claudio Tapia fueron los duros pronunciamientos que tuvieron lugar tras la derrota de la Selección argentina ante Brasil en las semifinales de la Copa América más la expulsión de Lionel Messi en el partido frente a Chile. Pero los puentes entre la AFA y la máxima entidad del fútbol de Sudamérica ya mostraban gruesas fisuras desde bastante tiempo antes.

Si bien el capítulo más duro acaba de escribirse hace pocas horas cuando desde Paraguay anunciaron el retiro “con efecto inmediato” de la representación de “Chiqui” ante el Conejo de la FIFA, para ponerle un punto inicial al quiebre entre ambas entidades hay que remontarse a ocho meses atrás. Concretamente a partir de la traumática final de la Copa Libertadores entre Boca y River que terminó disputándose en Madrid en lugar del Monumental.

Ya en ese momento la “mala onda” quedó instalada. Aunque queda claro que todo estalló por los aires a partir de las quejas y acusaciones del máximo dirigente afista y el capitán del seleccionado que incluyeron acusaciones de “corrupción” por los hechos registrados en Brasil elevando el conflicto a la máxima expresión.

A la Conmebol, ya durante aquellos días de furia y confusión por lo que estaba ocurriendo con la definición de la Libertadores, no le gustó nada que los presidentes Angelici y D’Onofrio dijeran todo lo que dijeron e insistieran para que el partido se jugara sí o sí en la Argentina. En la AFA, mientras tanto, cayó mal que la entidad presidida por Alejandro Domínguez ni siquiera le diera tratamiento al pedido argentino para designar a las provincias de Mendoza o Córdoba como potenciales organizadoras del partido.

Pero hubo más chisporroteos: a Tapia tampoco le gustó que para asistir a la reunión decisiva en torno al histórico River-Boca le llegara una invitación como integrante del comité ejecutivo de la Conmebol y no como titular de la Asociación del Fútbol Argentino. El estado de tensión siguió aumentando con el correr de los meses y por ejemplo en la AFA tomó mal que la Conmebol haya elegido a Colombia como la sede para disputarse la final de la Copa América 2020.

Todo lo demás es historia reciente: los dos penales no cobrados contra Brasil y la tarjeta roja a Messi en el partido por el tercer puesto derivaron en recordados pronunciamientos desde la Casa de la calle Viamonte más algún tuit irónico que en Paraguay no cayeron nada bien.

Hasta en pequeños detalles se advirtió el enfriamiento de las relaciones entre ambas entidades: sobre el cierre del torneo disputado en Brasil Tapia decidió aislarse de la Conmebol. Tanto que eligió ver los dos últimos partidos lejos del palco de autoridades y prefirió asistir a los encuentros decisivos de la Copa América con allegados y conocidos como compañía.

Resta por saber cómo seguirán las cosas luego de esta decisión. Nadie se atreve a vaticinar que camino tomará esta crisis, que estalló ahora pero es de vieja data.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla