Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buena imagen

Manicura masculina

A la prolijidad del cabello y la barba, el entrenamiento físico y la depilación, se suma la belleza de manos para ellos

Limar las uñas es clave para la belleza de las manos / shutterstock

Que la estética masculina está viviendo años dorados, ya no lo niega nadie. Desde el boom de la moda hípster, que tanto bien ha hecho por el cuidado del cabello y de la barba, como se puede apreciar en el renacimiento del negocio de las barberías, el rubro de belleza en hombres ha avanzado mucho.

Tras esta tendencia, otros salones especializados han surgido en busca de una oportunidad de negocio que cada vez es mayor: depilación, cuidado de la piel, masajes o la pedicura entre otros, son ya servicios que un gran número de hombres conocen y contratan asiduamente.

Sin embargo, hay un tratamiento que en general sigue asociando casi en forma exclusiva al género femenino: la manicura, la gran desconocida del mundo de la belleza masculina.

La manicura para hombres existe y hay que empezar a desterrar la idea de que es algo únicamente femenino.

Las manos ásperas, las uñas desfiguradas y los padrastros mordidos ya no tienen cabida en la vida del hombre actual. Aquel que incluye una rutina de belleza y mima su cuerpo también incluye el cuidado de sus manos.

El aumento de hombres que la reclaman es un hecho. No hay un patrón definido sobre por qué se animan a contratar este servicio por primera vez, pero el perfil de usuarios habituales sí que está bastante marcado.

Suelen ser hombres de mediana edad que tienen generalmente trabajos de cara al público. La demanda va en aumento y las expectativas de crecimiento son muy optimistas, al igual que con el resto de disciplinas de la estética masculina. De hecho, no solo existen centros de belleza que ahora añaden a su oferta tratamientos para hombres, sino que están proliferando los salones exclusivamente masculinos.

Aunque ambas son similares, la manicura masculina sí se diferencia de la femenina, sobre todo en detalles como el acabado y en los productos utilizados.

La manicura femenina suele terminar con el esmaltado mientras que la masculina acaba con una capa de tratamiento como el aceite de queratina o parafinas. Además, los productos suelen ser diferentes, no se utilizan cremas hidratante de manos con olores llamativos.

Una manicura masculina clásica tiene habitualmente tres fases diferenciadas: en primer lugar, se cortan y liman las uñas, para después retirar o cortar las cutículas y acabar con un masaje de manos. Cada centro de estética tiene una oferta concreta, pero normalmente se ofrecen diferentes tratamientos ajustados en tiempo, profundidad del mismo y precio para cada tipo de cliente: la que consiste en sólo cortar y limar; la que también incluye en retirar o cortar las cutículas y se finaliza con un masaje de manos; y la que, además de todo eso, exfolia las manos para dejar libre de durezas y células muertas, aplica un tratamiento de hidratación tanto para las manos como para las uñas para dejarlas suaves y tersas.

Esto último, la hidratación, es un factor fundamental en la manicura masculina, ya que requiere por norma general mayor hidratación que la femenina.

Si el tiempo del que se dispone para dedicárselo a la belleza no es mucho, no será un problema para la manicura ya que como máximo son tratamientos que suelen durar 45 minutos.

Sobre la periodicidad, todos los expertos coinciden en que es conveniente hacerse el tratamiento cada 15 días.

La manicura es importante tanto por motivos de salud como estéticos. Las manos son en el caso de los hombres su carta de presentación, ya que siempre están a la vista y suelen llamar mucho la atención. Las manos revelan nuestra personalidad y nuestra salud, por lo que tener unas manos saludables son sinónimo de una persona que cuida tanto su imagen como su salud, y no hay mejor forma de hacerlo que con la manicura.

De nada sirve llevar una barba al detalle, un corte de pelo con navaja recién hecho, la piel perfectamente hidratada y un look en el que se mime hasta el último complemento, si lo primero que mostramos en público, las manos, están descuidadas.

Las manos y uñas desprolijas ya no se aceptan en la vida del hombre actual

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla