Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

La paradójica historia de los caminos paralelos de Cambiemos

La paradójica historia de los caminos paralelos de Cambiemos

Por LUIS MOREIRO

lmoreiro@eldia.com

Si el impacto de la derrota electoral que el domingo le propinaron a Cambiemos en el país y en la Provincia de Buenos Aires en particular, se debe medir por la reacción de los principales actores, bien vale la pena detenerse unos minutos para analizar las conferencias de prensa que ofrecieron ayer María Eugenia Vidal y Daniel Salvador, por un lado, y Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto por el otro.

Tal vez, como nunca antes, en esos dos contactos con la prensa quedaron a la vista las diferencias que, se sabe, conviven en Cambiemos y que al menos en los dos años últimos quedaron disimuladas por los pasados éxitos electorales y por la necesidad de mostrar como un bloque monolítico las gestiones de María Eugenia Vidal en la Provincia y Mauricio Macri en la Nación.

Ayer, no tan veladamente, las palabras de uno y otro dejaron traslucir caminos paralelos pero que, en contra de todas las leyes de la física, parecen comenzar a mostrar ángulos de separación.

“Escuchar” fue la palabra más utilizada ayer por la gobernadora. que ensayó una tal vez tardía autocrítica.

“Miedo, pasado, herencia y kirchnerismo”, fueron las que eligió el presidente Mauricio Macri. Lejos estuvieron, por cierto, de sonar como autocrítica. Insistió en su reiterada estrategia de machacar sobre la grieta.

Vidal, en cambio, habló de no buscar culpables afuera. “Lo hecho hasta ahora no fue suficiente, pero vamos a seguir escuchando en el camino que sigue hasta las elecciones de octubre”, sostuvo. Habló de mejorar y corregir y de propuestas que serán presentadas en los próximos días para llegar hasta aquellos que el domingo les dieron la espalda.

Macri reconoció que el brutal traspié fue el resultado de la “bronca” acumulada por tres años y medio de un “duro proceso”, consecuencia de la “herencia recibida”.

'Escuchar', fue la palabra más usada por la Gobernadora. 'Miedo' y 'pasado' las elegidas por el Presidente

 

Vidal habló de un “tiempo de reflexión”. Macri de lo mucho que tiene para mostrar que, espera, le permita tener una mejor performance en octubre para llegar a una segunda vuelta.

Vidal, se sabe, no tiene esa prerrogativa. El 27 de octubre se quedará con la gobernación a que que tenga un voto más que su oponente.

En el país, Alberto F. y Cristina obtuvieron más de 11 millones y medio de votos. Macri - Pichetto, quedaron casi cuatro millones de votos atrás.

“‘Escuchar’, fue la palabra más usada por la Gobernadora. ‘Miedo’ y ‘pasado’ las elegidas por el Presidente

En la Provincia, en tanto, casi no hubo diferencias entre los votos recogidos por la fórmula presidencial con la de los aspirantes a la gobernación del Frente de Todos. Alberto F. y Axel Kicillof sumaron 4 millones 600 mil votos.

Macri, en cambio, quedó 300 votos por debajo de los tres millones cosechados por Vidal.

La gobernadora quedó un millón 600 mil votos por detrás de Kicillof. Que son los que debe intentar recuperar para aspirar a cuatro años más en el sillón de Dardo Rocha.

Compleja alquimia es la que deberán manejar -y mejorar- para mantener sus chances. Ya se sabe que la suerte de uno está atada a la del otro desde el mismo momento en que desde la Rosada abortaron todo intento de separar las elecciones bonaerenses.

Ayer Vidal habló de anunciar durante los próximos días una serie de medidas para llegar a esos sectores a los que quiere volver a escuchar. Dijo que la Provincia utilizará todas las herramientas de su gobierno para tal fin.

Lo paradójico del caso es que los principales resortes económicos que servirían para mover ese amperímetro están en manos del gobierno nacional. Y desde ahí, al menos ayer, no llegaron buenas noticias.

La suba del dólar y la consecuente devaluación se harán sentir en los precios y por lógica consecuencia en la inflación. “Esperábamos ver un índice apenas superior al 1 % (de inflación) en agosto, pero eso ya es imposible”, reconoció Macri en su conferencia.

Y la definición no parece destinada a hacer brillar el sol en los caminos de Cambiemos, vayan estos en paralelo, o separados.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla