Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
MOVIDA SOLIDARIA EN BARRIO SAVOIA

Otro día en el que los chicos pudieron jugarse con todo

Superhéroes y princesas en el festejo para los chicos del Barrio Savoia

los chicos tuvieron su tarde a pura sonrisa

Más de 400 niños se encontraron en el “Campito de María”, junto a la Capilla de San Cayetano del barrio Savoia, con el objetivo de ser agasajados por la comunidad, en ocasión del “Día del Niño”, en el marco de la movida solidaria “Un día para jugarse”.

Este evento que, desde hace muchos años viene realizando la comunidad eclesial de la capilla, con el barrio y desde el año pasado el apoyo del Instituto Superior Fray Mamerto Esquiú, resultó ser una experiencia de encuentro familiar y social, con el objetivo simple y profundo de motivar la alegría de los niños.

Al mediodía comenzaron a congregarse los niños en el campo de juegos. Allí los alumnos de las carreras de formación docente comenzaron a organizar los distintos circuitos de juegos y los más pequeños comenzaron a circular, entre metegoles, tejos, zapos, juegos de puntería con aros, pelotas y otros objetos. También había globos para obsequiar, estaciones donde pintarse la cara, manos y uñas, o peinarse según el gusto o modelo que se presentaba. Se notaba a los chicos felices, sobre todo en compañía de algunos futuros docentes, que se prestaron para disfrazarse de súper héroes como la Mujer Maravilla o el Capitán América, otras optaron por el disfraz de Princesas de Cuentos, y hasta en un momento se incorporó al evento una bruja, que al único que asustó fue al payaso.

Luego de un par de horas recorriendo los distintos juegos, los niños fueron convocados a reunirse para disfrutar del espectáculo del Payaso, equilibrista y malabarista que atrapo el interés y asombro de grandes y chicos. Terminada la parte recreativa con bailes y canciones infantiles, animadas también por alumnas de la carrera de formación docente, se brindó una merienda.

Luego se comenzó con la ayuda de todos, del Padre Guillermo Khidir, cura Párroco, a agrupar por edades a los pequeños para que recibieran sus regalos. Los obsequios fueron reunidos por donaciones del barrio y de la Capilla, de la Parroquia y del Centro Educativo del Inmaculado Corazón de María, en donde todos los niveles aportaron donación y trabajo para preparar los regalos. Ningún niño se quedó sin su obsequio, explicaron los organizadores.

Mientras los miembros de la comunidad de la capilla distribuían los juguetes, se fueron desarmando los circuitos de Juego y fueron recopilando las experiencias de los alumnos de 1er año del Instituto Esquiú.

“Sentí mucho afecto de los niños hacia nosotros, fuimos jugando y aprendimos con ellos y de ellos. Fue un momento muy gratificante, ya que la sonrisa en la cara de cada nene me mostró que todo el esfuerzo realizado valió la pena. Me pareció un buen primer contacto con nenes y nos ayudó a desarrollar nuestra originalidad imaginación, paciencia y formas de tratarlos”, dijeron algunos de los jóvenes que colaboraron.” Fue un lindo momento para compartir también entre los compañeros del Instituto para unirnos un poco más y trabajar todos para un buen objetivo en común. También fue excelente colaborar para un evento tan valorado por todo el barrio. Mi experiencia personal fue muy buena, logre tener contacto con los chicos. Fui seño por un día”, agregaron.

Por último, desde las autoridades del nombrado Instituto comentaron que “la experiencia de este tipo de eventos es muy productiva para nuestras futuras maestras, para incorporar habilidades para actuar en ámbitos no formales de educación, realizando planificaciones lúdicas y llevándolas adelante ante la gran diversidad de niños. Ideal para aquellos que dan sus primeros pasos hacia un posicionamiento docente”

Desde la organizaNos vamos del “Campito de María” compartiendo las palabras de una joven colaboradora, que representa el sentimiento de todos los presentes “Me dio ganas de volver a repetirlo y saber que de una u otra forma, se puede ayudar mucho, con muy poco”.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla