Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $80,15
Dólar Ahorro/Turista $132.25
Dólar Blue $145,00
Euro $92,57
Merval 0,00%
Riesgo País 1325
Información General |Se prohíbe la reproducción de música y se promueve el cuidado del medio ambiente y la limpieza del lugar
Libertad, libertad, libertad: un día en una playa nudista

A 25 km de Mar del Plata, oculta entre acantilados, se encuentra Playa Escondida, un balneario donde se practica el naturismo. En qué consiste esta forma de vida

Libertad, libertad, libertad: un día en una playa nudista

Una vista panorámica de playa Escondida, un lugar elegido por los amantes del naturismo / Roberto Acosta

Pedro Garay

Por: Pedro Garay
pgaray@eldia.com

21 de Enero de 2020 | 03:05
Edición impresa

Adiós el pantalón. Chau a la camisa. La ropa interior, con sus elásticos tiranos, cae sobre la arena. Y el cuerpo al sol, la brisa sobre el torso, los muslos y más allá sobre la arena cálida, se siente muy bien.

Como explica el administrador de Playa Escondida, en el balneario nudista ubicado a 25 kilómetros de Mar del Plata “no podemos obligar a todos a estar desnudos. Si querés practicar el nudismo o estar con ropa, podés”.

Imagino que ningún nudista querrá contarme sus razones para andar sintiendo los rayos del sol allí donde habitualmente no llega, si me acerco, grabador en mano y totalmente vestido. Lo cierto es que lo que empieza casi como una travesura tendrá, gracias a los guías espirituales que se encuentran desprovistos de ropas y otros tapujos, algunos visos de epifanía.

Playa Escondida, un pequeño y precioso balneario silvestre oculto entre acantilados al que se accede de forma gratuita, aunque se puede acceder a carpas, sombrillas, una pileta y otros servicios que ofrece el parador por un costo, celebra esta temporada sus 20 años: la playa elegida por Rolando Hanglin, que cada temporada durante sus vacaciones visita sin falta, todos los días, como un Sarmiento nudista, el recóndito balneario, nació en 2000, por impulso de la comunidad nudista y en sociedad con Turismo de General Pueyrredón.

UN ESPACIO PARA EXPLORAR

El nudismo ya estaba permitido, pero no había un espacio para practicarlo: así es que se decidió buscar un espacio para explotar ese nicho turístico, durante años visitado por extranjeros, una de las pocas playas naturistas del país (hay otra en Villa Gesell) y que cada día, de 8 a 20 horas, recibe entre 200 y 300 visitantes.

La mayoría pasan los 25 años, y el promedio de edad es alto. “Son gente que ya perdió los prejuicios”, se ríen en el balneario. Pero hay jóvenes: algunos son simplemente los curiosos, fácilmente distinguibles por algunas actitudes excitadas; otros son filósofos del nudismo, como Ignacio, un treintañero de Buenos Aires que hace cinco años visita Playa Escondida y que lanza con docente sencillez sus razones para estar allí: libertad y naturaleza, dos caras de la misma, despojada moneda.

“ATMÓSFERA BASTANTE LIBRE”

Ignacio cuenta que frecuenta la playa porque se respira allí “una atmósfera bastante libre” y para “poder estar en contacto directo con la naturaleza, con el mar”. El balneario prohíbe en este sentido la reproducción de música (“recuerde que el sonido del mar y del viento es parte del paisaje”, dice su reglamento) y promueve cuidado del medio ambiente y la limpieza de la playa. Escondida, además, está ubicada en una playa donde, por su lejanía con la ciudad, el agua cumple con criterios microbiológicos de la Unión Europea respecto a su calidad como aguas de baño.

La convivencia al natural es parte fundamental de un estilo de vida que trasciende la desnudez. “El Naturismo es una forma de vivir en armonía con la naturaleza, caracterizada por la práctica del desnudo en común, con la finalidad de favorecer el respeto a uno mismo, a los demás y al medio ambiente”, define la Federación Naturista Internacional.

Parece una definición ambigua, pero cuando se explora revela raíces profundas: el naturismo es también una corriente médica que receta este regreso a una vida en armonía con la naturaleza como una forma de curarse y conservar la salud. La ropa puede servir de abrigo en invierno, pero en verano sobreprotege, no tiene demasiada razón de ser. Y es restrictiva.

“El nudismo”, sigue Ignacio, “desmitifica un poco el tema de la vestimenta: un día de 35 grados que todo el mundo esté vestido… me parece que hay un rasgo cultural muy marcado en ese sentido, y desde acá quizás se puede empezar a deconstruir eso, esa necesidad de consumo de ropa que existe como una obligación”.

La vestimenta, además, genera barreras artificiales, marca diferencias sociales y genera discriminación. Y, claro, es fabricada bajo cánones estéticos tóxicos que, según los nudistas, todo cuerpo es bello. Lo que es evidente para el nudista, no lo es para muchos que sufren su cuerpo, y que viven “el cuerpo como una cosa a tapar”.

Ahora, no tapar no significa exhibir. Lo explica Gabriela, que hace tres años visita la Escondida con su pareja. Cuando me acerco a hablarle, me dice que no tiene problema en charlar, pero sin mirar. “Nos miramos a los ojos”, explica. La playa naturista no es un espacio para observar y ser observado: por eso, no se permiten fotografías. No se trata de mirar, sino de estar; no se trata de ser observado, sino, al contrario, de estar en un lugar donde uno no se siente juzgado.

“HAY DE TODO”

De todos modos, Gabriela reconoce que “hay de todo”, y que ciertamente en el balneario aparecen los voyeurs, y también los que buscan algo más que estar.

“Nosotros no somos swingers, somos una pareja común que disfruta de venir acá”, se apura en avisar, pero en voz baja cuentan varios visitantes que, más allá de los límites del balneario, pasando los acantilados, ocurren cosas.

En todo caso, los veraneantes tienen que dejar la zona delimitada porque el reglamento es claro: “Toda conducta de índole sexual será motivo de advertencia y/o expulsión”.

De todos modos, Gabriela dice que los argentinos nos creemos los más abiertos y aventureros, pero que en la Escondida no pasa gran cosa, en comparación con otros balnearios que ha visitado alrededor del mundo. Ella conoce del tema, se nota, e introdujo a su pareja al mundo de la libertad de prendas y prejuicios cuando comenzaron a salir.

Al principio él no se animaba demasiado; pero poco a poco se fue animando. Hoy, no concibe algo más liberador que meterse al agua y sentir la fría, estremecedora naturaleza sobre el cuerpo.

Algo que, en la Escondida, no es sencillo: el camino hacia el agua es complicado, porque la orilla está cubierta de piedras. Los veteranos saben que hay algún caminito de arena, y que ciertas condiciones de la marea permiten un baño más sencillo. Pruebo, con toda mi inexperiencia a cuestas. Es gratificante, el congelado mar revitaliza, despierta, y una sensación de ingravidez se expande por todo el cuerpo. Casi vale la pena que, al resbalarme en la pedregosa orilla, se moje mi celular: algunos testimonios de aquella tarde se perdieron para siempre, pasados por agua...

Tras secarme del frío al sol, al borde de la siesta provocada por la placidez, ha llegado la hora de partir. Vuelve la camisa, el pantalón. Y saliendo de la playa, subiendo por el acantilado, veo que me apresuro en abotonarme las prendas, en cubrirme. Siento, en un atronador momento de lucidez, como regresa a mi cuerpo la vergüenza.

 

El precio de andar sin ropa por la arena

❑.- Ingreso a la playa
Gratis

❑.- Sombrilla
$900

❑.- Gazebo
$1.800

❑.- Estacionamiento
Al sol
$400
Con media sombra
$550

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla