Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Violencia, racismo y ecología, las “denuncias” del Carnaval

Los festejos carnavalescos se enfocan este año, en gran parte del mundo, contra la intolerancia, la discriminación y las agresiones de género. Las excepciones

Violencia, racismo y ecología, las “denuncias” del Carnaval

Ruegos por un mundo mejor en los carnavales del mundo / AP

25 de Febrero de 2020 | 00:54
Edición impresa

Los festejos de los carnavales están marcados este año, en nuestro país y en otros lugares del mundo, por el llamado a la justicia social, la tolerancia, en contra de la violencia de género, a favor del cuidado del medio ambiente y el repudio a los ataques racistas o contra la inmigración.

En el carnaval de Corrientes, por caso, la comparsa Ará Berá presenta “Universo Ará Berá”, una historia de ficción del futuro, con una mirada sobre el cuidado del medio ambiente y la conservación, mientras que el tema de su eterna competidora, Sapucay, es “Sapucay del Iberá”, la historia de los yaguaretés y la fauna y flora de los esteros del Iberá.

“Los carnavales están contra la discriminación, el racismo y la intolerancia”

 

Arandú Beleza, por su parte, presenta este año la leyenda oriental “Nadie duerma”, ambientada en la China milenaria, abordando la temática de violencia de género con la historia de la princesa Turandot.

El colectivo Ni Una Menos lanzó en Jujuy la campaña “En carnaval no vale todo” con afiches y spots difundidos en medios de comunicación y redes sociales en los que se podía leer: “En carnaval nos cuidamos entre todas”, “tenemos derecho a divertirnos sin miedo, sin abusos, ni violencia”, con repercusión internacional.

En Brasil, las escuelas de samba del Grupo Especial -la principal atracción del Carnaval de Río de Janeiro- clamó por justicia social, equidad, tolerancia, respeto, pero sobre todo humanidad.

La historia de un Jesús bondadoso y solidario, como se le conoce, pero que nace negro, con sangre indígena y cuerpo de mujer en el Brasil actual, sintetizó la crítica contra la discriminación, el racismo y la intolerancia religiosa en el primer día de desfiles en el Sambódromo carioca.

La importancia de preservar el medio ambiente, cuidar la cultura y las tradiciones de los pueblos indígenas y enaltecer a las mujeres que, con su tesón, desde hace siglos ayudaron a forjar la historia de Brasil, completaron las historias narradas en la mayor fiesta al aire libre del planeta.

La depredación del medio ambiente que ha causado la extracción minera en Brasil también tiene su lugar en los desfiles, donde, además de la deforestación, fueron criticadas las condiciones de trabajo de millones de hombres, mujeres y niños que viven buscando piedras y metales preciosos.

San Pablo, por su parte, estuvo marcada por la solidaridad con los pueblos originarios a través de la comparsa Académicos de Baixo Augusta.

En tanto, las carrozas que recorrieron las calles de Colonia, Alemania, abordaron un presunto ataque terrorista de extrema derecha ocurrido en la ciudad de Hanau la semana pasada.

Los festejos en Colonia comenzaron ayer con el tradicional desfile de carrozas del “Lunes de las Rosas”, en el que participan 12.000 personas y 300 caballos, una celebración en la que se repartieron entre el público 300 toneladas de golosinas y 700.000 barras de chocolate.

Una de las carrozas muestra la famosa Catedral de la ciudad derramando lágrimas y con un gran corazón rojo entre las manos en el que se lee “Nuestro corazón late por Hanau”.

Como contrapartida a lo ocurrido en los carnavales de Brasil, Argentina y Alemania, el presidente croata, Zoran Milanovic, condenó ayer la quema pública de una figura que representaba a una pareja homosexual con un niño, durante los festejos de un carnaval tradicional.

Se trata de un acto “triste, inhumano y totalmente inadmisible”, escribió el mandatario en su cuenta de Facebook.

El carnaval de Alost (en el norte de Bélgica) conocido por sus provocaciones, en esta ocasión generó polémica por presentar elementos antisemitas en algunas de sus carrozas.

La primera ministra belga, Sophie Wilmes, dijo que la presencia de carrozas y de disfraces antisemitas en este festejo de carnaval daña “los valores y la reputación” del país, y agregó que “la utilización de estereotipos, de referentes que estigmatizan a las comunidades sobre la base de sus orígenes conduce a las divisiones y pone en peligro la convivencia”.

Ya la Unesco, a fines del año pasado, retiró al carnaval de Alost de su lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad tras denunciar expresiones antisemitas y racistas.

“El Comité basó su decisión en el hecho de que sus repeticiones recurrentes de racismo y representaciones antisemitas son incompatibles con los principios fundamentales de la Convención para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial”, argumentó la Unesco, que por primera vez aplicó esta drástica medida.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla