Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Los diseñadores italianos dejaron todo en Milán

Se presentaron las colecciones otoño-invierno 20/21 de las principales firmas. Novedades, tendencias y temor al coronavirus

Los diseñadores italianos dejaron todo en Milán

Max Mara se distinguió por sus abrigos

27 de Febrero de 2020 | 03:27
Edición impresa

Después de los desfiles de Nueva York y Londres, las semanas de la moda continuaron en otra de las grandes capitales fashionistas de Europa: Milán.

Con un contexto algo particular por la amenaza del coronavirus, Gucci, Armani, Max Mara, Dolce & Gabbana y muchas otras casas de lujo presentaron lo último en tendencias para este otoño-invierno 2020-2021.

Les contamos qué fue lo que presentaron los principales diseñadores, en una semana marcada por el miedo al coronavirus de tal forma que Armani presentó su colección a puertas cerradas por temor a esta enfermedad.

Gucci recuperó su puesto como maestro de ceremonias en Milán y dejó como propuesta modelos mirando al pasado que parecían sacadas de “La casa de la pradera”, delantal incluido, algunos con toques grunge y también hippies. Quizás un coletazo más que la película “Mujercitas” ha dejado este año en la moda. Y como confirmación, la profunda voz de Fellini que abría y cerraba el show proclamando lo sagrado del cine.

Armani generó algo de polémica horas antes del desfile, cuando su diseñador hizo una controvertida afirmación: “el marketing y los diseñadores violan a las modelos”. Pero la colección llamada “Be a Poem” no fue para nada agresiva ni contestataria, mas bien todo lo contrario: un remanso de paz y buena sastrería, que usaba bonitos fajines para marcar la cintura, también terciopelos, encajes y el verde botella y el azul como ejes centrales de color.

Ian Griffiths concibe a la mujer de Max Mara para esta última colección como una mujer trabajadora, que piensa en el mar y en los viajes mientras se encuentra en la oficina. En concreto, que piensa en un viaje romántico a través del paisaje marino que comienza en Marruecos y se dirige al norte hacia Rusia. De lo primero sacó Griffiths los ponchos y los cinturones de soga, del mar las rayas y algún que otro impermeable, y de Rusia los terciopelos, detalles de pedrería y quizás los volados, el punto más romántico de todo el conjunto. Los abrigos son uno de los puntos fuertes de la casa y en esta ocasión también hubo para todos los gustos.

El dúo italiano Dolce & Gabbana fue el encargado de cerrar Milán un año más. Pero esta vez, y lejos de optar por sus estampados coloridos y la mezcla de tonos vibrantes, los diseñadores parecieron quedarse en el negro para rendir un bonito homenaje a la tradición. El desfile empezó con vídeos en blanco y negro de zapateros, tejedores, costureras, para terminar sobre la pista con una oda al punto, a la tradicional bata de estar por casa o incluso a las zapatillas. Esta firma es famosa por honrar siempre y en cada una de sus propuestas la tradición italiana, pero quizás nunca de una manera tan nostálgica como esta.

Por su parte, Prada, quiso dejar algo muy claro en su desfile: la feminidad y la frivolidad no es opuesta al poder ni al feminismo. La firma ha sabido mostrar mejor que nadie el momento actual de la mujer a través de su propia visión particular, que esta vez se tradujo en la combinación magistral de prendas típicamente masculinas, como los sacos cuadrados o los abrigos sastre rematados por flecos de seda y cuentas de azabache. O añadir debajo de un abrigo oversize un vestido de tul. Y frente a la ropa más gris, el momento colorido se dio en forma de prendas de aire deportivo, como camperas de plumas o anchas camisetas con cinturones y faldas de malla.

Fendi decidió introducir por primera vez en un desfile de la casa a dos modelos “curvy” y a otras tantas de una edad por encima de los 30. Y aunque a día de hoy esto no debería ser una novedad, si se piensa en la más bien anquilosada pasarela milanesa, hay que entenderlo como todo un avance, por pequeño que sea. La diseñadora quiso también jugar con la combinación entre las prendas masculinas y femeninas, pero jugando sobre todo con la deconstrucción, como en las mangas de algunos vestidos y abrigos.

Milán fue sede de la tercera semana de la moda otoño-invierno en lo que va de 2020

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Fendi se caracterizó por diseños en color negro

Un diseño de Armani en el desfile a puertas cerradas

Gucci presentó una colección aniñada

Max Mara se distinguió por sus abrigos

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla