Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Toda la semana |COMPAÑÍA Y CONVENIENCIA
Sugar daddy, sugar baby: dulzura polémica

Hombres de muy buen pasar económico y bellas jovencitas se contactan a través de Apps y sitios web especializados en generar vínculos donde ambas partes buscan cumplir sus caprichos. Un fenómeno mundial que ya llegó a la Ciudad

Sugar daddy, sugar baby: dulzura polémica
María Laura López Silva

Por: María Laura López Silva
llopezsilva@eldia.com

5 de Julio de 2020 | 08:33
Edición impresa

La primera vez que escuché del tema recién comenzaba la pandemia. Estaba haciendo zapping en casa y dejé de presionar el botón del control remoto cuando llegué a un canal donde el videograph decía “Sugar baby, el nuevo negocio de las universitarias”. Una periodista norteamericana entrevistaba a dos jóvenes emprendedoras que contaban cómo funcionaba su negocio: acompañaban a hombres con un buen pasar económico a cambio de beneficios costosos, y convocaban a otras chicas a sumarse a su sitio web donde podían encontrar a este tipo de señores. Además, daban consejos sobre cómo ser una buena baby y evitar ser engañadas.

Un par de semanas después, un amigo me comentó que estaba sorprendido porque en las aplicaciones de citas –Tinder, Happn-, aparecían cada vez más chicas que se presentaban como sugar baby. El fenómeno que se daba en los países donde la universidad es paga llegó a la tierra de la educación pública.

“Este tipo de vínculos existieron siempre, no son nuevos. Hombres mayores y con poder socioeconómico que están en una relación con mujeres jóvenes y bonitas. Siempre hubo algo de esto en una sociedad que está atravesada por una trama machista. No se trata solo del dinero, sino también del poder”, dice la psicóloga Agustina Fernández, especialista en adolecencia y niñez, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina.

“Puede que tenga que ver con el dinero, pero acá entra en juego la cuestión de los roles que se ocupan. Porque también existe la alumna que se siente atraída por un profesor. Obvio que cada caso es muy particular. Lo que sí sabemos es que hay algo que las dos personas buscan en este tipo de vínculo donde no se descarta que el amor pueda surgir también. El cine hollywoodense está lleno de historias de este estilo: Mujer bonita o The Wedding Date, por citar dos casos. El dinero seduce en tanto objeto de poder, esto es lo que entra en juego. Es algo cultural. El hombre que se pasea con el auto, muestra su objeto de seducción, su objeto de poder”, agrega la especialista.

En la búsqueda de Google lo primero que aparece en el listado son las páginas web de las agencias donde se dan los encuentros entre las partes: Seeking, Mysugardaddy, Justdate, Sugardaddy, Hepays, entre otras. Luego están las noticias que en la mayoría de sus títulos tienen la palabra “polémica”.

Y es que estas páginas propician acuerdos de beneficios mutuos entre hombres maduros de buena posición económica y jóvenes que anhelan una vida de lujo o, simplemente, obtener algún rédito económico a cambio de ofrecer su compañía.

“Es una comunidad espléndida donde se reúnen hombres de la vieja escuela y mujeres bellas. Si estás buscando un estilo de vida sensacional con alguien especial, debes formar parte”, invita la página My Sugar Daddy que también tiene textos donde da recomendaciones para seducir y esboza teorías sobre los beneficios de ser sugar: “según estadísticas, al menos en la cultura occidental se celebran menos casamientos que antes. Lo que da paso a nuevos tipos de relaciones como es por ejemplo, el sugar dating. Las personas solteras tienen redes sociales más amplias que las casadas. Según investigadores, tener redes sociales débiles es un factor de riesgo mayor para morir antes que ser obeso o sedentario”.

En otros de los sitios dicen: “En Seeking llamamos sugar daddy a un miembro exitoso, que es un caballero moderno con un gusto refinado, experiencias excepcionales y abundantes recursos que busca a alguien para compartir su extraordinaria vida y estilo de vida y crear una relación y experiencias significativas”.

Para esta misma página, una sugar baby es una chica atractiva que “aprecia los viajes exóticos y los regalos. Llega a experimentar un estilo de vida lujoso, y satisface a gente rica sobre una base regular”.

“Siempre hubo algo de esto porque la sociedad que está atravesada por una trama machista”

 

“Un sugar daddy es generalmente un hombre ocupado que tiene muy poco tiempo libre. Para aprovechar al máximo su limitado tiempo libre, es agradable conocer a una dulce sugar baby. Para ella es importante tener un cuerpo sensual. Esto asegura que el tiempo juntos será un completo éxito para ambos con inolvidables aventuras eróticas”, aconsejan desde My Sugar Daddy. En ninguna de las páginas se habla de acuerdos económicos, sino de compartir experiencias lujosas y tener las cosas claras en cuanto al vínculo.

Si bien se trata, en su gran mayoría, de mujeres jóvenes, también hay hombres que buscan una sugar mommy para ser sus babys.

Como en el documental y en las notas publicadas en distintos medios, los sugar juran que este tipo de vínculos no se basan sólo en lo sexual, aunque es una posibilidad si ambas partes lo desean. Desde las páginas aclaran que no están permitidos o promocionados los arreglos sexuales. “Si la relación entre dos adultos se convierte en sexual, depende de ellos, pero no se permite que las negociaciones sexuales tengan lugar. Los miembros que sean sorprendidos al hacerlo serán eliminados del sitio”, remarcan desde Seeking.

Ser parte de la comunidad es fácil. De hecho me hice un perfil: hay que poner un nombre de usuario, alguna foto -si se quiere- y un mensaje de presentación para contar gustos y preferencias. La edad, claro, es clave. Como no tengo el promedio de sugar baby, mentí. En realidad no tuve la necesidad de hacerlo. Sin darme cuenta puse cualquier fecha de nacimiento para el día y el mes e hice clic antes de verificar el año. Automáticamente la página ya había “entendido” que como mínimo mi usuaria era mayor de edad: 2002 estaba preestablecido como año de nacimiento.

El hombre que quiere ser sugar daddy tiene que decir la cantidad de dinero que estaría dispuesto a ofrecerle a una joven y además, debe pagar un costo mensual al sitio para que certifique sus ingresos.

La mayoría de los perfiles masculinos se ubican a más de 50 kilómetros de la Ciudad y había pocos con foto. En sus descripciones los daddys cuentan a qué se dedicaban, aseguran diversión y varios están deseosos “de cumplir caprichos de las babys”.

“Al principio, ser sugar baby me daba intriga y miedo al mismo tiempo”

 

Las chicas que aparecen en la página no tienen fotos cargadas y se presentan con pocas palabras: “Holaaa”, “Soy nueva en esto”, “Dame y te doy” o “Busco un suggar daddy que me ayude a cumplir mis metas y mis sueños”.

“En cuanto a lo legal, en muchas Apps y redes sociales hay que ser mayor de edad para crearse una cuenta, pero lo es cierto que los sitios no chequean esos datos con demasiada rigurosidad. Ahora, en páginas donde está involucrado el dinero y una relación de alguna manera erótica, me parece que es todo una complejidad esta situación. Son relaciones que no se instalan desde una igualdad, sino vínculos donde existe una diferencia de edad que hace a un juego de poder. Ya la sola experiencia de vida de una persona de más de 40 años que se relaciona con otra de apenas 20 años es poderosa. Mientras ese poder no sea usado la relación puede funcionar, pero también puede haber abusos del poder y ahí ya la situación se torna perversa. Es para tener un cierto cuidado”, subraya Fernández.

FINAL FELIZ

“Nunca lo tomé cómo un trabajo y se fue dando de casualidad”, cuanta Mary (23), una venezolana que vive y trabaja en La Plata hace dos años. “Al principio me daba intriga y miedo al mismo tiempo”, relata la única baby que cedió a dar su testimonio. Comenzó a ser sugar cuando vivía en Colombia, antes de venir al país. Trabajaba de moza en una zona turística y empezó a escuchar del tema por medio de una compañera del restaurante.

“Hablaba con los clientes, la mayoría turistas, que me dejaban el número de teléfono y no me animaba a salir con ellos. Pero una amiga me contó que salía a comer, a pasear y los hombres le daban dinero. Ella siempre estaba buscando que le pagaran sus cosas y andaba arreglada, era muy coqueta y femenina. Esta chica me dio los tips para que me animara”, recuerda Mary y dice que en Colombia es común que las jóvenes sean sugar baby: “hablé con un chico que fue al restaurante que estaba estudiando español y yo le dije que quería practicar inglés. Intercambiamos números y cuando salí de trabajar fuimos a tomar una cerveza. Al principio no fue mi sugar daddy. Salíamos y nos divertíamos. Pero a los meses me robaron el teléfono y sin que yo se lo pidiera me dio dinero para que me comprara uno nuevo. Me regaló lo que para mí era el sueldo de un mes. A él eso no le parecía nada. Cuanto menos le pedía, más cosas me daba”.

Una vez que se instaló en La Plata, Mary se anotó en una página de sugar para “conocer gente”. “Comencé a charlar y empecé a salir con un hombre como 20 años más grande. Al principio como yo trabajaba no pedía nada. Salíamos a cenar, paseábamos y disfrutaba de lo que me daba. Por ahí pasábamos por una tienda, me decía si quería ver algo y me terminaba comprando ropa. Pero no me daba dinero por salir con él. Estuvimos así como cinco meses y no tuvimos sexo. Luego comenzó a gustarme y ahora llevamos un año y tres meses de novios”.

Cuando empezó a ver a quien ahora es su pareja, Mary conversaba con dos hombres más, pero con ninguno se terminó encontrando. “Me ponían excusas o decían de vernos en lugares muy lejos que yo no conocía y eso me daba desconfianza”.

El mundo sugar aún no es muy popular en La Plata, pero de a poco se “escucha cada vez más del tema y las chicas cuentan. Tengo un amigo que trabaja en Puerto Madero y me dice que allá sí se ven más casos de sugar daddys”, señala la venezolana y pasa sus tips para conseguir un buen partido: “Si te pones más dura o distante, ellos se esfuerzan más en estar contigo. Igual depende del arreglo que se haga desde un principio y cómo se dé la relación. Hay de todo, pero con las mujeres muy lanzadas ellos pierden el interés enseguida”.

En YouTube sobran los tutoriales de las sugar sisters, jóvenes que disfrutaron de la experiencia de “un arreglo de beneficios mutuos” y que dan consejos al respecto. “El otro día de casualidad estaba viendo un video donde una chica contaba que también se puede tener un daddy sin verlo. Son páginas donde entrás en contacto con personas de otros países y para ver tus fotos tiene que pagarte en dólares”, explica Mary.

POLÉMICA INEVITABLE

Algunas de estas páginas sugar han enfrentado situaciones polémicas en Europa sobre todo, donde muchos creen que esta forma de vincularse roza con la prostitución.

Hace tres años, una web de sugar dating de origen noruego, RichMeetBeutiful, puso anuncios en camiones que circulaban por las proximidades de los campus universitarios de Bruselas con el siguiente mensaje: “Mejora tu estilo de vida. Sal con un ‘sugar daddy”.

Isabelle Simonis, ministra de Educación y principal defensora de los derechos de la mujer del actual Gobierno socialista belga amenazó con demandar a la aplicación por animar a las estudiantes a vender sus cuerpos.

En un contexto donde la libertad sexual y la decisión sobre el propio cuerpo, es difícil poner en debate sobre si existe prostitución en las webs y Apps de sugar dating.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

En Mujer Bonita, Julia Roberts era prostituta. Los sugar dicen que no pasa esto en sus vínculos

La compañía se recompensa con regalos, salidas y experiencias lujosas

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $223.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla