Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $104,88
Dólar Ahorro/Turista $173.05
Dólar Blue $188,00
Euro $120,94
Riesgo País 1639
Toda la semana |EN LA ESTACIÓN DEL AMOR
Sí, quiero: las últimas bodas reales

Herederos lejanos de reyes y reinas contrajeron matrimonio el mes pasado, y aunque no llevaron coronita, las fiestas se hicieron al mejor estilo real y con importantes invitados

Sí, quiero: las últimas bodas reales

India Hicks y David Flint Wood

Por: VIRGINIA BLONDEAU
vivirbien@eldia.com

3 de Octubre de 2021 | 09:12
Edición impresa

Cuando el otoño se convierte en primavera… Así podríamos describir este momento único que se está viviendo en Europa en donde la pandemia ha obligado a posponer para septiembre las bodas que, tradicionalmente, se realizan en la estación del año más florida. Aunque los protagonistas de estas bodas no son de primera línea en el entramado monárquico, sus celebraciones han brillado en todo su esplendor.

FLORA OGILVY, LA QUE SE CASÓ DOS VECES

Y siempre con el mismo marido. Flora y Timothy Vesterberg se casaron en septiembre de 2020 en el Palacio de Saint James y, por las restricciones del Covid-19, no pudieron hacer ni un brindis. Así que, un año después, exactamente el 10 de septiembre pasado, decidieron casarse de nuevo. Flora pertenece a la rama de los Kent, los primos más queridos de Isabel II de Inglaterra.

Jorge, el primer duque de Kent de esta saga, era hermano del rey Jorge VI, padre de la actual reina. Se casó en 1934 con la princesa Marina de Grecia, fueron el matrimonio con más glamour de la época y formaron una pareja bien avenida a pesar del excesivo narcisismo de ella y de la homosexualidad de él. Tuvieron tres hijos: Eduardo, Alejandra y Miguel. Flora, nuestra protagonista, es nieta de Alejandra de 84 años, quien heredó la elegancia de sus padres y fue, con su traje rosa alilado y su sombrero florido, una de las invitadas más elegantes de la boda. Como la genética a veces nos da sorpresas, en Flora, la novia, ha reaparecido el rasgo más característico de los Hannover y que más identificaba a la reina Victoria, su glorioso antepasado: los ojos grandes, claros y saltones.

Para este día la novia eligió un vestido de escote corazón, realizado en encaje blanco, diseñado por Phillipa Lepley. Su abuela le cedió una tiara que ella misma mandó a realizar a partir de cinco horquillas florales y que llevó en su boda con Agnus Ogilvy.

Al enlace acudieron, entre hermanos, primos, tíos y tíos abuelos, los Kent casi al completo y, también, algunos Windsor. Los de más relumbre fueron el príncipe Eduardo, hijo de la reina, y su esposa Sofía, y lord Frederick Windsor, hijo de la inolvidable princesa Margarita, con su esposa, la actriz de Dos hombre y medio, Sophie Winkleman. No es que se hayan puesto de acuerdo sino que evidentemente es moda: la mayoría de las invitadas vistieron en tonos rosados.

Flora Ogilvy y y Timoth y Vesterberg

INDIA, LA NIETA DEL ÚLTIMO VIRREY DE LA ÍDEM

A 90 kilómetros de Londres se realizaba el mismo día y a la misma hora, la boda de una prima lejana de Flora: la de India Hicks. India es ahijada del príncipe Carlos, fue una de las niñas del cortejo en su boda con Diana, su madre fue dama de compañía de la reina Isabel y su abuelo fue gobernador y último virrey de la India.

India Hicks es escritora, empresaria, decoradora de interiores, filántropa, maratonista, joyera, comentarista de eventos reales y, en su juventud, fue modelo de Pucci y de Ralph Laurent. En sus genes está el espíritu de los que hoy llamamos “influencer” ya que su abuelo, Dickie Mounbatten, fue el hombre más influyente en la corte durante décadas hasta su muerte, en 1979.

Dickie era bisnieto de la reina Victoria y, por lo tanto primo del rey Jorge VI quien le encomendó la misión de gobernar la India que aún era colonia británica. Aunque su desempeño no fue del todo satisfactorio y volvió un poco cabizbajo, Dickie era muy ambicioso y dedicó toda su energía en casar a su sobrino directo y más querido, Felipe de Grecia, con la heredera del trono de Inglaterra, la princesa Isabel. El buen resultado como celestino lo convirtió en consejero de la joven pareja y mentor y “abuelo honorario” del príncipe Carlos a quien hasta logró convencer de que se le declarara (sin éxito) a una de sus nietas.

María Astrid y Ralph Wothington

Dickie tuvo dos hijas, Patricia y Pamela, esta última madre de India. Los Mountbatten de esta rama son muy leales a la corona pero nada encorsetados. India no es la excepción. Supo andar de mochilera por Asia, fue expulsada de un colegio escocés por dejar entrar chicos a su dormitorio y, en enero de 2020, tuvo una “distracción”, la mente “se le puso en blanco” (según su abogado) y se llevó de Harrods, sin pagar, un tapado de Max Mara valuado en 930 dólares.

En 1996, a sus 29 años, se enamoró de David Flint Wood, de 36, a quien conocía desde la infancia. Después de 5 hijos, uno de ellos adoptado, y 25 años de vida en común, la pareja se casó el 10 de septiembre pasado. “Habiendo vivido juntos una vida poco convencional en una pequeña isla de las Bahamas durante más de dos décadas, decidimos que nuestra boda debería, por el contrario, ser muy convencional.” cuenta la propia India. Y también explica qué los llevó a tomar la decisión de formalizar: “Después de 18 meses tan desconcertantes, sentí el anhelo de algo tranquilizador, algo que me anclara. No solo para mí, sino también para mis hijos, quienes, como todos los demás, habían sido sacudidos por la pandemia. ¡Vamos a casarnos! le sugerí a David una noche después de la cena.”

María Astrid y María Anunciata fueron las solteras más codiciadas de la realeza

 

Buena decisión. India, de 54 años, estaba espectacular. Llevó un vestido de Emilia Wickstead inspirado en el de Grace Kelly, de cuello alto, cintura estrecha y falda voluminosa que le llegaba hasta los tobillos; blanco roto, íntegramente de encaje y con un gran velo. India compartió bellísimas fotos en su cuenta de Instagram @indiahicksstyle en las que pudimos ver a su madre, de 92 años y a sus hermosos hijos.

María Anunciata y Emanuele Musini

MARÍA ASTRID Y MARÍA ANUNCIATA DE LIECHTENSTEIN, HERMANAS DE RANCIA ESTIRPE

Fueron durante años las solteras más codiciadas de la realeza. Como en una pasarela las vimos desfilar en bodas, cumpleaños y funerales. Ya sea estrenando outfits o resignificando vestidos que alguna vez habían usado su tía, la gran duquesa María Teresa de Luxemburgo, o su abuela, la gran Josefina Carlota de Bélgica, siempre estaban impecables. Anunciata y Astrid tienen, además, un linaje del que pocos “royal” pueden presumir. Su padre es el príncipe Nicolás de Liechtenstein, hermano del Hans Adams II, gobernante emérito del pequeño principado a quien muchos consideran más un banco que un país. Su madre es la princesa Margarita de Luxemburgo de la casa Nassau-Weilburg y Borbón Parma.

María Anunciata de 36 años, se casó el 4 de septiembre en Viena con Emanuele Musini, un empresario italiano de 42. Lució un vestido blanco de Valentino con escote barco, ceñido al cuerpo, con mangas voluminosas y falda aglobada en el bajo. El velo era corto, bordado y estaba especialmente diseñado para que la novia luciera la impactante tiara fringe de los Habsburgo. Es una pieza del siglo XIX perteneciente a la casa de Liechtenstein con la que Anunciata quiso rendir homenaje a su tía María fallecida en agosto, quien también la llevó el día de su boda con Hans Adams.

Quince días después, el 25 de septiembre, la que dio el SÍ fue Astrid. Y lo hizo en la Toscana, Italia, junto a su novio Ralph Wothington. Llevó un vestido de manga francesa, escote en V en frente y espalda, con bordados y una cola tan larga que varias de las mujeres de su familia tuvieron que ayudar a acomodársela. La tiara elegida fue la Kinsky que también perteneció a su tía María. La tiara, de diamantes, oro y plata representa una hilera de madreselvas.

Tanto en una como en otra boda y luciendo sus mejores galas estuvieron presentes miembros de las más encumbradas casas reales de Europa: Liechtenstein y Luxemburgo, obviamente; pero también dijeron presente los Hannover, los Casiraghi de Mónaco, los Napoleón de Francia, algunos Habsburgo y varios herederos de los desaparecidos ducados alemanes.

Un dato para tener en cuenta: se vienen los estampados florales para los vestidos largos de las bodas de tarde. Las jóvenes princesas que marcan tendencia los han lucido en estas fiestas.

Los Romanov en su boda civil

JAIME DE BORBÓN-DOS SICILIAS, LA RAMA DE LOS BORBONES QUE SE CASA “BIEN”

También el 25 de septiembre en Italia ha contraído enlace el heredero de la casa de Borbón-Dos Sicilias con lady Charlotte Lindesay-Bethune, una joven que desciende por los cuatro costados de los más tradicionales ducados y condados escoceses.

Sabemos que los borbones reinan en España desde el 1700 pero también lo hicieron en el reino de las Dos Sicilias (Nápoles+Sicilia) hasta que Italia se convirtió en república. Aunque ya el reino no existía y lo único que había que repartir eran blasones, cuando en 1960 murió sin descendientes directos el pretendiente al trono Fernando III, sus primos y sobrinos comenzaron a disputarse… la nada misma. Uno de ellos era Carlos, un primo muy querido del rey Juan Carlos y a quien este nombró infante, reconoció como único con derechos sobre las Dos Sicilias y lo sumó a la lista de herederos al trono español. A su muerte en 2015 le ha sucedido su hijo Pedro, padre de Jaime quien, al igual que la mayoría de los miembros de su familia ha elegido para desposarse alguien con gran linaje.

Después de 5 hijos, uno de ellos adoptado, y 25 años de vida en común, la pareja se casó

 

Lady Charlotte confió en Phillipa Lepley la confección de su vestido. Al igual que el de Flora Ogilvy, tenía un escote corazón pero llevaba superpuesto un top de encaje con bordado de orquídeas y helechos entrelazados sobre el cuello y las mangas. El cabello recogido le hacía lucir perfectamente la tiara fringe rematada en perlas. Además de los Borbón Dos Sicilias a pleno también han asistido al enlace la futura duquesa de Alba y gran parte de la aristocracia española.

Lady Charlotte Lindesay- Bethune y Jaime Borbón-Dos Sicilias

EL GRAN DUQUE JORGE ¿RECUPERARÁ EL ESPLENDOR DE LOS ROMANOV?

Septiembre también nos dio la alegría de la esperada boda civil de Jorge Romanov con su novia de hace más de diez años, quien hasta hace poco respondía al nombre de Renata Beccarini y que ahora, al haberse convertido a la ortodoxia, pasó a llamarse Victoria Romanova. Por esos líos de sucesión en que se meten las casas reales no reinantes no está muy claro si Jorge tiene derechos sobre el improbable trono ruso pero lo cierto es que la imponente figura su madre, María Romanova, ha logrado a los codazos el reconocimiento de sus “pares”. Eso sí, que Jorge se apure porque a sus casi 40 años y a los 38 de su esposa tienen que concebir pronto un heredero, no sea cosa que les gane de mano su primo lejano, el príncipe Rostislav Romanov quien se casó en París el día 12 con una griega multimillonaria. Y, aunque jura no querer disputar un lugar por el trono, la boda la organizó con toda la pompa y a la usanza rusa.

Al cierre de esta edición aún Jorge y Victoria no había contraído matrimonio religioso pero ellos mismos prometieron que su boda nos remitiría a la de la época de los zares. Quedamos a la espera.

Completamos esta reseña de bodas con el deseo de felicidad a estos novios del otoño europeo y también a aquellos, reales o plebeyos, que se casen en nuestra primavera.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla