Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $99,64
Dólar Ahorro/Turista $164.41
Dólar Blue $156,00
Euro $117,47
Riesgo País 1521
Toda la semana |BAILE, TOROS Y BUENA SIDRA
Feria de abril: la fiesta donde se muestra y divierte la realeza

Al comienzo, en el siglo XIX, sólo se trataba de un evento comercial agropecuario que se organizaba en Sevilla. Sin embargo, los artistas supieron darle otro perfil y se consagró como uno de los espectáculos más convocantes para las coronas

Feria de abril: la fiesta donde se muestra y divierte la realeza

Jacqueline Kennedy y la duquesa de Alba en la Feria de Sevilla

Por: VIRGINIA BLONDEAU

2 de Mayo de 2021 | 10:02
Edición impresa

Llegaron ya los primeros días fríos, desapacibles y ocres de un otoño que, además, presagia un largo invierno. Por eso, para levantarnos el ánimo vamos a pedirle prestada por un rato la primavera a España y, en especial, a Sevilla que cada año en abril y mayo se convierte en la capital del sol.

Con la Semana Santa comienza, oficialmente, el buen tiempo. Aunque la solemnidad de sus procesiones y saetas viste a la ciudad de negro y púrpura, pocos días después los colores resurgen con el comienzo de la Feria de Abril (que a veces se hace en mayo), el acontecimiento que más y mejor representa a la ciudad. De quién estuvo en la Feria, de cuál fue el espectáculo más divertido y dónde se comió mejor estaríamos hoy hablando si no fuera porque, por segundo año consecutivo, la crisis sanitaria la redujo a su mínima expresión.

Grace y Rainiero de Mónaco en la feria de Sevilla

La Feria nació en 1847 como un espacio para la compra y venta de ganado. Pero, fiel al estilo andaluz, a poco de inaugurada, las calles que rodeaban el predio se llenaron de trovadores, bailaores y jóvenes mujeres que ofrecían entretenimiento a los vaqueros. Y en pocos años las casetas, esas carpas de lona que cobijaban a los visitantes mientras negociaban la mercancía, se hicieron más grandes para brindar espectáculos flamencos y buena sidra.

Reinaba por ese entonces en España Isabel II, que se había casado el año anterior con su primo Francisco de Asís Borbón en una ceremonia doble en la que también había contraído matrimonio su hermana menor, la infanta Luisa Fernanda, con Antonio, otro primo pero de la rama Orleans, cuyo padre era rey de Francia.

Luego de la boda, Isabel se quedó en Madrid reinando y la otra pareja se fue a París pero… por poco tiempo. Una revolución hizo abdicar al rey y la familia comenzó a girar por Europa hasta que el joven matrimonio Orleans recaló en España. La elección no era inocente: el príncipe Antonio se dio cuenta enseguida que Francisco, el rey consorte, no solo era un hombre de salud débil e hipocondríaco (una combinación fatal) sino que además se interesaba más en consumar el acto con mancebos del palacio que con la reina. Antonio de Orleans calculó que si ese matrimonio no tenía herederos, su esposa, la infanta Luisa Fernanda, algún día iba a estar en el trono y él iba a ser rey consorte. Pero calculó mal porque su cuñada, la reina Isabel, se arregló muy bien y, gracias al esfuerzo de su marido y a la proactividad de militares y ministros muy cercanos, dio a la corona 12 hijos.

En el Baile de Debutantes, se presentaba a las jóvenes de familias de alcurnia

 

¿Qué tiene que ver esto con la Feria de Sevilla?, se preguntarán los lectores. Resulta que Isabel no tenía ningún interés de tener tan cerca a su hermana y a su cuñado y los mandó a establecerse a aquella ciudad del sur. Allí, ni tontos ni perezosos, crearon una corte paralela que rivalizaba en esplendor con la verdadera corte madrileña y en la que estaban siempre al acecho por si se los necesitaba en el trono. Conocieron la Feria de Abril pero como no les gustó mucho eso de que “el noble y el villano, el prohombre y el gusano bailan y se dan la mano” al año siguiente instalaron una caseta “vip” a la que solo accedían ilustres invitados, una costumbre que aún hoy prevalece ya que de las 1.000 casetas solo 17 son de entrada libre.

Aunque la pareja Orleans tuvo una vida social muy activa y donaron a la ciudad los terrenos donde hoy se emplazan las grandes atracciones turísticas sevillanas, nos tenemos que adelantar en el tiempo para que comenzara una relación estrecha entre los reyes de España y la Feria.

El primer rey español que la visitó fue Alfonso XIII en 1916. Supo allí que se estaba gestando la idea de la construcción de un gran hotel de lujo y dio un gran impulso al proyecto. Sevilla estaba en su mejor momento y en 1929 se realizaría la Exposición Iberoamericana con ilustres participantes del mundo entero. El hotel se terminó en 1928, llevó el nombre de su benefactor y se inauguró con la boda de la infanta Isabel Alfonsa. El Alfonso XIII está íntimamente ligado a la Feria y a la realeza: allí se hospedaron el príncipe Carlos y lady Di en 1992 y los miembros de las casas reales que asistieron a la boda de la infanta Elena en 1995. Además fue escenario de películas memorables como Lawrence de Arabia y de series recientes como The Crown.

En las décadas del 50 y 60 Sevilla recuperó todo el esplendor que había perdido durante la guerra civil y comenzó a realizarse, dentro del marco de la Feria de Abril, el Baile de Debutantes en el que eran presentadas en sociedad y exhibidas en la vidriera del mercado matrimonial, las jóvenes de familias de alcurnia. Es aún recordado el de 1966 en el que estuvieron presentes dos de las damas de origen estadounidenses más rutilantes: la princesa Grace de Mónaco y la ex primera dama Jacqueline Kennedy.

En la sociedad sevillana “reinaban” dos aristócratas conocidas por los lectores: Cayetana, duquesa de Alba, y Victoria Eugenia, duquesa de Medinaceli. Parece ser que la primera había invitado a Jackie, recién viuda, a alojarse en su palacio de Dueñas y a asistir a la Feria y que, por otro lado, Mimí Medinaceli había invitado a los príncipes de Mónaco a asistir al baile de debutantes que se realizaría en su palacio de Pilatos. Como ambas duquesas eran grandes amigas decidieron que nada mejor que hacer un combo 2x1 y les organizaron una serie de actividades en conjunto como cenas, bailes, paseos y asistencia a la plaza de toros a ver una corrida. Verlas interactuar, compartir experiencias y admirarse mutuamente los atuendos parecía ser la frutilla del postre de la Feria de 1966.

Lo que no calcularon las anfitrionas es que Grace y Jackie apenas se saludaron, no compartieron ni risas ni confidencias y buscaron en todos los eventos que al menos una persona se sentara entre ellas. Ni en los atuendos coincidieron ya que Jackie solo se sacó sus típicos vestidos para un paseo a caballo en que vistió de amazona española. Grace no la acompañó sino que prefirió salir del ya nombrado hotel Alfonso XIII con vestido flamenco y en carruaje. En los toros tampoco estuvieron cerca y las duquesas tuvieron que repartirse entre una y otra. Jamás se supo a que se debía la rivalidad pero se supone que fue algo relacionado con el fallecimiento del presidente Kennedy ya que en 1961 la pareja principesca había sido invitada a la Casa Blanca y habían mostrado una gran complicidad.

En la Feria de Abril de 1999 se vieron por primera vez Máxima y el príncipe Alejandro

 

Mientras tanto en Madrid una princesa griega vivía con un príncipe español a la espera de que el dictador Francisco Franco lo nombrara a él sucesor a título de rey. A Sofía le preocupaba un poco que el pueblo español se refiriera a ella como “la extranjera” cuando no solo se había convertido al catolicismo, había renunciado a sus títulos griegos, hablaba (aunque con dificultad) el castellano y se había establecido en Madrid con su esposo Juan Carlos sino que, lo más importante, le había dado un hijo varón a la corona. Por eso pensó que si se vestía con el más deslumbrante traje de flamenca que existiera y recorría la Feria de Abril de 1968 en carruaje nadie podía dudar en que se había convertido en una española más. La casa de moda Lina Sevilla, la misma que había vestido a Grace, fue la encargada del traje con el que la futura reina de España deslumbró en su primera visita a la Feria y, también, en visitas posteriores.

La reina Sofía en la feria de Sevilla

Aunque no tengamos ningún registro fotográfico sabemos que en la Feria de Abril de 1999 se produjo un gran acontecimiento que tanta influencia tendría en nuestro interés por temas de la realeza: en una fiesta realizada en la caseta del Club Aero fueron presentados una turista argentina que trabajaba en Nueva York y un rubio muchacho holandés que era hijo mayor de la reina de su país. Ella se llamaba “solo” Máxima Zorreguieta y él, Guillermo Alejandro Nicolás Jorge Fernando de Orange-Nassau y Amsberg. La verdadera historia solo la conocen los protagonistas, pero sabemos que Sevilla fue testigo del flechazo, que tiempo después comenzó el noviazgo y que en febrero de 2002 se casaron en Ámsterdam. Decíamos que no hay registro de ese día pero sí del 10 de mayo de 2019 cuando los ya reyes de los Países Bajos decidieron ir a celebrar en la misma caseta del Club Aero de la Feria sus 20 años de felicidad compartida. Esta vez estuvieron con sus tres hijas, todas ellas y Máxima vestidas con trajes llenos de volados, lunares, moños, mantones de manila y flores en el pelo. Ni quisieron ni pudieron pasar desapercibidas y quedaron para siempre en el recuerdo, sobre todo porque fue la última Feria antes del huracán Covid.

Sevilla es el destino ideal para el viajero fan de las tradiciones, el sol y la realeza. Por su centro se respira historia; en su catedral se celebraron bodas solemnes y mediáticas; en el Alfonso XIII se alojaron huéspedes de alcurnia (y los lectores aún pueden hacerlo por 500 dólares la habitación por noche), y en los palacios de Dueñas y de Pilatos, de visita obligada, se llevaron a cabo las fiestas más fabulosas. Y aún pueden verse pasear por la Feria a los miembros de las casas reales de Austria, Grecia, Suecia, Bulgaria y España, por supuesto.

Ojalá dentro de un año estemos comentando en estas mismas páginas cada detalle de lo que fue la Feria, de lo que se puso tal o cual princesa y haciendo planes para visitarla sí o sí al año siguiente. Y que Sevilla nos albergue con su magia.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla