Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $130,69
Dólar Ahorro/Turista $215.64
Dólar Blue $239,00
Euro $135,85
Riesgo País 2374
Deportes |GIMNASIA DERROTÓ 3-1 A NEWELL’S PERO NO LE ALCANZÓ
Con la frente en alto

El Lobo dio vuelta el partido y cumplió con su parte. Pero los triunfos de Defensa y Argentinos lo marginaron de los cuartos de final. Aplausos al equipo de Gorosito: ganó 6 de los últimos 7 partidos jugados

Nicolás Lamberti

Por: Nicolás Lamberti
nlamberti@eldia.com

9 de Mayo de 2022 | 05:05
Edición impresa

Gimnasia hizo lo suyo en el Bosque. El equipo de Néstor Gorosito, como en todo el sprint final del torneo, estuvo a la altura de las circunstancias, cumplió las expectativas y mantuvo intacta la ilusión de sus hinchas amparándose en su actitud, agresividad en ataque y momentos de buen fútbol.

La victoria por 3-1 ante Newell’s con goles de Eric Ramírez y Ramón Sosa x 2 fue un fiel reflejo de lo que fue su Copa de la Liga. Porque en el Bosque, el Lobo se impuso con personalidad a un mal arranque y terminó construyendo un final que fue reconocido por su público mediante una ovación. Esta vez, los resultados del resto no lo acompañron pero la frente terminó bien alta y la campaña que redondeó difícilmente pueda ser reprochada.

Con algunos ajustes que hizo el técnico a mitad de torneo, sumado a un fixture que en los papeles se fue haciendo más accesible pero sobre todo a una mejora sustancial desde lo individual que condujo a una reacción colectiva ganando seis de los últimos siete partidos, el equipo sumó 24 puntos, se olvidó de los promedios y ya se pone a pensar en meterse en alguna copa internacional. Como expresó su entrenador en el certamen pasado, Gimnasia debía cambiar su mentalidad, pensar en grande y no mirar más para abajo. Y fue por eso, que cuando el árbitro Andrés Merlos pitó el final, aparecieron los aplausos desde los cuatros costados. El equipo tuvo el reconocimiento que merecía y los hinchas, que durante toda la tarde tuvieron los ojos en el Bosque pero los oídos en La Paternal y Florencio Varela, se fueron con un sabor agridulce pero satisfechos e identificados. El Lobo ya no piensa sólo en sumar, piensa en ganar y para lo que viene será fundamental.

Gimnasia se regaló un sólido triunfo que no le permitió clasificar pero lo deja bien perfilado / D. Ripoll

ARRANCÓ TORCIDO PERO LO REMONTÓ RÁPIDO

En 60 y 118 nunca hubo clima de tensión. Tanto los hinchas como el equipo estaban confiados en que se le podía ganar a Newell’s y eso no cambió más allá de que las cosas no comenzaron bien. A los 2 minutos, el cachetazo de Pablo Pérez no lo tumbó.

El equipo rosarino arrancó como soñaba, imponiéndose en el marcador y generando algunas situaciones claras de gol. El zurdazo que se clavó contra la base del palo derecho de Rodrigo Rey fue un chispazo pero no le quemó los papeles al Lobo. Aunque mucho tuvo que ver con eso, la actuación de su arquero.

Porque con el partido en desventaja, Gimnasia se volcó de lleno contra el arco de Arboleda y la Lepra, con el dominio del propio Pérez y el manejo de Castro, lo siguió incomodando. Pero chocó contra Rey. El arquero Mens Sana le tapó un mano a mano claro a Juan Manuel García y otro a Juan Garro y dejó a Gimnasia con vida a su equipo. A partir de allí, el Tripero pudo capitalizarlo.

Mejoró Agustín Cardozo en mitad de cancha y junto con Brahian Alemán comenzaron a neutralizar a los volantes internos del conjunto rosarino. El local fue construyendo desde allí, lo que terminó siendo una victoria inapelable.

Iban 17 minutos cuando Ramón Sosa, figura excluyente de la tarde, llegó al fondo por la banda izquierda y tiró un centro pasado para que Eric Ramírez, con un cabezazo de pique el suelo, marque el empate. Y a partir de entonces, todo fue del Lobo.

Empujado por la efervescencia de sus hinchas y el ímpetu de sus propios protagonistas, el albiazul se llevó por delante al rival. Como había aparecido Rey en los minutos iniciales, el arquero de la visita se fue convirtiendo en figura con reiteradas intervenciones que ahogaron varios gritos de gol. Uno de ellos fue ante un lindo zurdazo de Cristian Tarragona, que sacó contra su poste derecho.

El primer tiempo tuvo su desenlace con Gimnasia siendo punzante y con el Leproso, ya sin el acto reflejo de replegarse, intentando repetir la performance de los primeros minutos. Los equipos se fueron al descanso habiendo entregado un primer acto intenso y entretenido, jugado como la situación ameritaba. Ninguno regaló nada, y ambos arqueros fueron protagonistas cada cual en su área.

El equipo hizo lo que tenía que hacer y el público se lo reconoció con una ovación en el final

 

GOLPEÓ DE ENTRADA Y LO ATROPELLÓ

El complemento fue pura y exclusivamente azul y blanco. Desde los 2 minutos y por una gran jugada individual de Sosa después de una buena asistencia de Brahian Alemán, el Lobo comenzó a borrar a su adversario del campo de juego. El 10 se volvió amo y señor del círculo central, comenzó a manejar los tiempos y a darle precisión y buen destino a cada balón. En contrapartida, Newell’s se desesperó, quedó preso de la impotencia y lo pagó muy caro desde muy temprano.

Porque pasaron apenas 6 minutos para que Gimnasia le pusiera al partido, el sello de liquidación. Otra vez Alemán desde la pegada y nuevamente Sosa desde la definición decretaron el 3 a 1 mediante una pelota quieta. El córner cerrado que ejecutó el charrúa desde la derecha, encontró un desvío en la trayectoria y el paraguayo, con el muslo derecho, empujó la pelota contra las Piolas. Siendo todo del dueño de casa y con un Juan Carmelo Zerillo en ebullición pura, Pablo Pérez le entró fuerte al propio capitán del Lobo y se fue expulsado. El nerviosismo del visitante fue bien aprovechado por los de Pipo, que bien podrían haber marcado el cuarto pero el palo le dijo que no a Tarragona y Arboleda se lo negó a Johan Carbonero en un mano a mano.

Con el resultado puesto y prácticamente sin riesgo de volverse en contra, Pipo movió el banco y el que no lo aprovechó fue Francisco Gerometta, quien vio la roja en la primera intervención que tuvo. Sin embargo, en el 10 contra 10 tampoco sufrió Gimnasia y el interés estaba más en las otras canchas que en la propia. No pudo ser pero hizo lo que tenía que hacer y tanto la vara como la frente quedaron muy altas.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla