Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Espectáculos |EN LA PANTALLA CHICA
“A league of their own”: en busca del equipo propio

En la serie de Amazon Prime Video que se estrena el viernes, Abbi Jacobson se propuso recuperar la historia de “Un equipo muy especial”, clásico del cine deportivo de Penny Marshall de 1992, pero ir “hacia donde la película no podía”: personajes queer, brecha racial y otras problemáticas atraviesan ahora a las primeras beisbolistas profesionales de Estados Unidos

“A league of their own”: en busca del equipo propio

Las protagonistas de “A league of their own”, nueva versión del clásico que se estrena el viernes

Pedro Garay

Pedro Garay
pgaray@eldia.com

8 de Agosto de 2022 | 03:09
Edición impresa

En Estados Unidos el béisbol es una institución. Una religión. Con sus héroes y sus mitos, plasmados en su Biblia, Hollywood: el cine de béisbol es todo un subgénero en la meca del cine, con relatos, desde “Campo de sueños” a “Moneyball”, que son parte de la cultura popular. En Argentina, la mayoría han pasado desapercibidos: no nos importa mucho el béisbol. Pero una película, sin embargo, contagió los corazones de la teleaudiencia noventosa: lo inesperado fue mérito de “Un equipo muy especial”, comedia de Penny Marshall con Madonna, Geena Davis y Tom Hanks sobre la primera liga profesional femenina del deporte estadounidense, que pasaban a menudo en el cable. No importaba demasiado que nadie por estos lares entendiera el juego: detrás de la comedia feliz y ramplona, de alguna nota melodramática y de las frases memorables, era simplemente una película sobre personas que encontraban su equipo, su lugar en el mundo.

Treinta años después de su estreno en 1992, “Un equipo muy especial” tendrá su serie: “A league of their own”, según su título en inglés, debuta el viernes en Amazon Prime Video, basada en la misma historia real que inspiró la película: durante la Segunda Guerra Mundial, los varones, protagonistas exclusivos de las ligas deportivas profesionales, fueron al campo de batalla; el dueño de una marca de chicles decidió entonces crear una alternativa a la Major League Baseball, las ligas mayores del deporte, compuesta por mujeres. Así nació primero una liga femenina profesional de softbol, en 1943, y mutó en 1944 a un torneo de béisbol, con lanzamientos por encima del hombro.

Kelly Candaele, hija y sobrina de jugadoras de aquella liga, escuchó las historias de ese momento olvidado de la historia del deporte de mujeres, y filmó un documental: la cineasta Penny Marshall lo vio, y supo de inmediato que quería filmar una película protagonizada por un grupo de mujeres que lo desafió todo: ser mujer deportista profesional en los ‘40 era casi blasfemo, una actividad para freaks, para mujeres sin un lugar en el mundo. La película exploró las dificultades y el sexismo que sufrieron estas pioneras, pero antes que nada el gran mensaje que inscribió en la película, para la realizadora, fue que no había que sentir vergüenza del talento propio. De ser quien se es. El deporte no asomaba en el horizonte deportivo de la mujer, confinada al hogar, y eso vedaba cientas de posibilidades, de exploraciones y experiencias.

Y tampoco tanto cambió: Geena Davis contó años más tarde que recién en el set de “Un equipo muy especial”, a los 36 años, se dio cuenta de que tenía habilidad para el deporte; entrenó durante cuatro años en tiro con arco y casi clasifica a los Juegos Olímpicos del 2000. Tan poco cambió, de hecho, que la película de Marshall fue catalogada como “feminista”, entonces una mala palabra. “La palabra con ‘f’”, decían en los medios, que también le preguntaban a las actrices si por ser un elenco mayormente femenino había muchas peleas…

Anécdotas, pero que revelan lo extraña que fue la película en su tiempo: una cinta dirigida por una mujer, con un elenco femenino “que interpretaba a mujeres atléticas y exitosas”, como recordó Davis. “Era una rareza”, recordó la actriz, y quizás solo pudo existir porque entonces Marshall estaba en estado de gracia: la cineasta venía de dirigir “Quisiera ser grande” y “Despertares”, dos grandes éxitos de audiencia y crítica, que le sellaron el pasaporte para poder filmar una película de época sobre un equipo de béisbol femenino con Geena Davis, Tom Hanks, Rosie O’Donnell y… Madonna, quizás la mayor estrella del mundo de la música en ese momento.

TODO VUELVE

Tres décadas han pasado desde el estreno de “Una liga muy especial” y, en una era de reversiones constantes del pasado, a Abbi Jacobson y Will Graham les pareció que la historia tenía mucho para decirle al presente. Jacobson, la voz de Beanie en “Desencanto”, es la mitad del equipo creativo que dio a luz la seminal comedia “Broad City”, cenaba con Graham, productor de “Mozart in the Jungle”, cuando ambos confesaron su amor por la película de Marshall. De la que Graham tenía los derechos.

Pero la serie de Amazon Prime Video que ambos crearon no es una remake: no regresan los personajes creados por Marshall, sino que la dupla crea nuevos personajes, nuevas situaciones, intentando ir “hacia donde la película no podía”, según Jacobson.

Tom Hanks y Geena Davis en “Un equipo muy especial”

Había detrás de la historia de Marshall, dice, “muchas historias que contar, que incluían a personajes queer, personas de color, todo lo que quizás no entró en una película de dos horas. Queríamos contar esas historias de forma honesta y de manera tal que resuenen con nuestro mundo”.

La serie aborda así de forma más explícita cuestiones de género, y narra también las dificultades que atravesaban entonces las personas queer en una Estados Unidos, además, segregada racialmente: lo que, por ejemplo, era solo un guiño en la película a Mamie Johnson, atleta que no pudieron entrar en la liga de béisbol de mujeres por ser negra y terminó jugando como profesional en equipos de varones de las ligas negras, se convierte en la serie en parte crucial del relato.

La serie, que como es norma en este siglo tiene mucho para decir pero quizás menor para contar, no abandona la comedia, pero hay en ese paso cierto abandono del tono burbujeante de la película. Pero el espíritu de la original sigue allí, esa idea de “encontrar el equipo propio, la identidad propia” a través del deporte.

El cine, en ese sentido, está sirviendo de herramienta, en los últimos años, para reescribir los mitos en torno al béisbol y a otras religiones deportivas: allí están las películas sobre Billie Jean King o las hermanas Williams, o el proyecto en producción que quiere contar la historia de la gimnasta Kerri Shrug, ganadora de una medalla olímpica con un tobillo lesionado, desde su punto de vista. La herencia de Penny Marshall tardó en llegar, y como señaló Davis en alguna ocasión, no hubo verdaderos cambios a la forma en que se pensaban los roles femeninos durante años, pero ahora cada vez más historias desafían desde el cine los relatos oficiales y abren nuevos horizontes a las espectadoras.

Para agendar
Qué:“A league of their own”, serie sobre la formación de un equipo profesional de béisbol de mujeres durante la Segunda Guerra Mundial
Dónde: Amazon Prime Video
Cuándo: desde el viernes

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$60.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $490.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla