Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
"Hago música por placer"

"Hago música por placer"

Lisandro Aristimuño.

27 de Mayo de 2007 | 00:00
Lisandro Aristimuño acaba de lanzar "39°", un disco que presentó el viernes en La Trastienda Club y que, tan folclórico como electrónico, alude a un "estado de delirio natural" bajo el que un artista hace su arte. "Hago música por placer", aporta el músico que eligió crecer lejos de la parafernalia mediática conforme lo dictan nada más ni nada menos que sus sentimientos.

En tiempos de furor del formato de reality musical del que surgen los ídolos de la música, parece cursi que un artista se defina como utópico y diga que cree en el amor y en el arte. Pero esto es moneda corriente para Lisandro Aristimuño, no un cursi sino un romántico, en el real sentido del término.

"Creo en el amor y en lo que puede pasar con mi música si la hago de manera personal y auténtica", sostuvo Lisandro.

Acaso esta postura lo llevó a estar donde está hoy, con un tercer disco en la calle y un show en La Trastienda agotado hace semanas porque es mucha la gente que quiere verlo actuar en vivo, amén de que su cara no aparezca en la televisión.

Y la presentación formal de "39°" se concretó junto a su banda Azules Turquesas y artistas invitados como Liliana Herrero, Cristóbal Repetto y Mariana Baraj, invitados que participan del disco sucesor de "Azules Turquesas" (2004) y "Ese asunto en la ventana" (2005).

El concierto es el primero en lo que respecta a mostrar el nuevo material. Ahora, Aristimuño tiene programado viajar a Europa para mostrar en vivo tanto sus nuevas canciones.

¿Por qué la metáfora de la fiebre para el disco?

"La elección tiene que ver con que la fiebre es un estado que surge del cuerpo sin ningún tipo de drogas ni otras cosas externas. Es un estado de delirio natural. Y en ese estado se pueden ver las cosas diferentes; por ejemplo Buenos Aires se ve diferente".

RAICES FOLCLORICAS

Mencionás Buenos Aires pero, en realidad, tu disco tiene canciones que hablan de paisajes que nada tienen que ver con lo urbano, ¿en la lírica está el vínculo con lo folclórico?

La forma que tengo de escribir es folclórica. Uso todo lo que tiene que ver con la naturaleza para escribir. Y, además, lo hago de una manera simple y con palabras que pueden parecer repetitivas, porque suelo usar más o menos siempre las mismas palabras, pero son las palabras que me gustan. Quizá porque busco que las palabras sean percusivas, para sumarlas como una musicalidad más. Y la Patagonia, por ejemplo, me inspira y creo que me inspirará siempre. A pesar de que hace ya seis años que vivo en Buenos Aires hay raíces que están presentes. Busco cosas que no veo y quiero ver y por eso lo que describo en las canciones. Me pasa a nivel inconsciente, aunque a nivel consciente estoy seguro de que Buenos Aires no es el lugar que elegiría para realizar mi sueño de vida, no es el lugar que elegiría para criar a mis hijos".

¿Tu origen es, entonces, una marca en tu composición?

"Me sale de adentro, tiene que ver con mi niñez, con haberme criado en lugares naturales que no tienen que ver con lo urbano. Yo pertenezco a Buenos Aires físicamente pero no más que eso. No me siento identificado con la ciudad. Sí está la ciudad en el sonido, pero no en mis letras. Esto tiene que ver con la utopía que mantengo; creo en el amor y en lo que puede pasar con mi música si la hago de manera personal y auténtica. En algún momento, para mí fue una utopía sacar discos, pero hoy, al lanzar el tercero, es una realidad".

¿El hecho de que tus letras puedan vincularse con el folclore y tu música sea urbana y electrónica hace que sea imposible encasillarte en un género?

"Mejor así. Para mí toda la música es igual; para mí es igual Violeta Parra que Los Beatles o Inti Illimani, todos artistas de los que me nutrí en mi infancia, entre tantos otros. No me importa el origen ni el idioma del artista sino lo que me pasa al escucharlo".

¿En este mismo sentido elegiste los invitados de tu disco?

"Sí, para mí son todos importantes por lo que me provocan. Y, además, en algún punto hacen algo que yo no puedo hacer y los admiro por eso. Pero todos tienen algo en común y, a la vez, conmigo, que es una misma búsqueda artística".

Más allá de que te muevas según te dicta la emoción y no el intelecto, ¿cómo te sentís en un contexto argentino en el que la música se hace mayormente con el intelecto, pensando en el éxito?

"No soy ambicioso y nada más que La Trastienda haya estado agotada semanas antes del recital es muy importante para mí. Básicamente porque mi música se difunde por el boca en boca y no gracias a los medios masivos. Hago música por placer".

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla