Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Espectáculos |PANTALLA PINAMAR
Adolescencia italiana

Por: Por

13 de Marzo de 2016 | 00:56

Nicolas Isasi

Dentro de la sección “Esas eternas caricias italianas...” del Festival Pantalla Pinamar, aparece “Mi chiamo Maya” (Me llamo Maya), ópera prima de Tommaso Agnese, que vuelve a demostrar la capacidad narrativa y actoral del cine italiano, presentando temas como la incomunicación o la soledad en el mundo adolescente.

Niki y Alice son dos hermanas de padres diferentes que quedan huérfanas tras un trágico accidente junto a su madre.

Rehusándose a permanecer junto a la Cecilia, la insegura asistente social que separará sus destinos, se fugan y comienzan un duro camino solas. Matilda Lutz (Niki), la protagonista, es atractiva y presenta una mirada especial aunque llega a ser monótona en su actuación, sin embargo la pequeña Melissa Monti (Alice) logra moverse en un amplio rango de sentimientos a lo largo de la película.

Su único contacto con los adultos es a través de las llamadas que realizan a Cecilia (llamada incompetente por Niki) cada vez que se encuentran en peligro o a punto de tomar una decisión.

Juntas tendrán que atravesar el dolor, el hambre, la falta de dinero y aprenderán lo que es importante hacer aunque a veces no sea lo que ellas quieren. En el camino encontrarán personajes de todo tipo: una amiga que trabaja como maestra particular, pero por las noches baila en una discoteca, un artista callejero que la enamorará o un grupo de punks que definirá el rumbo de la historia. En todos los casos, se trata de chicos o chicas inmaduras y superficiales que intentan ayudarlas con recursos pero poco saben de afecto.

Agnese, proveniente del mundo documental, tanto en cine como en TV, aprovecha esa experiencia para mostrar diversos paisajes italianos de forma eficaz. Desde parajes en medio de la pradera, pasando por los suburbios más complicados de la ciudad, hasta escenas nocturnas en callejones, fiestas privadas o discotecas. El título de la película hace referencia al cambio de nombre que hace Niki (Maya) en una escena para no ser reconocida, siendo que su fuga provoca la movilización tanto de la policía romana como del servicio de asistencia social que las busca por cielo y tierra, incluso en el mar. La música está presente todo el tiempo como un nexo entre escenas. Quizás su utilización podría haber sido más efectiva dramáticamente, porque las apariciones musicales sirven para descomprimir escenas fuertes, casi como si se tratara del videoclip de una banda barrial.

Pero a pesar de los detalles que toda ópera prima posee, es una película sincera narrada desde el punto de vista adolescente, que habla de la crudeza que depara el mundo en la calle, los peligros de la noche, la vida de aquellos que están solos y por sobre todas las cosas, la responsabilidad de una joven mujer que tiene que pasar por madre para cuidar de su pequeña hermana.

Es una película sincera narrada desde el punto de vista adolescente, que habla de la crudeza que depara el mundo en la calle, los peligros de la noche, la vida de aquellos que están solos y la responsabilidad de una joven mujer que tiene que pasar por madre para cuidar de su pequeña hermana

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla