Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EN UN CONTEXTO DE TRÁNSITO CAÓTICO

Sueñan con resucitar en La Plata el histórico esquema de tranvías con modernos trenes

En nuestra ciudad tratan de sumarse a Rosario, que evalúa propuestas, y a Mendoza, que ya cuenta con un ramal. Profesionales locales apuestan a recuperar y explotar la infraestructura existente

Sueñan con resucitar en La Plata el histórico esquema de tranvías con modernos trenes

La Plata fue la primera ciudad de Latinoamérica en probar los tranvías eléctricos. Y durante más de medio siglo contó con una red que llegaba a casi todos los rincones de la Región. Sin embargo, seducidos por el autotransporte, intendentes y funcionarios la desmantelaron a mediados de los años ‘60; fue uno de los pasos iniciales de un proceso que llevó a aquella urbe pionera a transitar a contramano de las capitales más avanzadas del planeta. Ahora un grupo de profesionales de la UNLP propone iniciar el camino de regreso a un sistema, el de “trams” o “trenes ligeros de superficie”, que es reivindicado en nuestro país y en todo el mundo.

Algunas iniciativas de “modernización” que se impulsan desde diferentes ámbitos siguen teniendo como eje al parque automotor y los colectivos impulsados por combustibles fósiles; sin embargo, no son pocos los urbanistas y expertos viales que creen que mejorar, diversificar y electrificar al menos una parte del transporte público es la opción más adecuada para aprovechar el singular diseño platense y comenzar a marcar pautas para afrontar los desafíos del futuro.

En los últimos tiempos, ciudades argentinas como Rosario -que lanzó una licitación para evaluar propuestas-, Mendoza -que ya cuenta con un ramal- y Córdoba comenzaron a debatir y proyectar sistemas de “trams” urbanos o metropolitanos. Entre las virtudes que se atribuyen a estos vehículos están las de ser versátiles, silenciosos, seguros, energéticamente eficientes, no contaminar y poder llevar en cada viaje muchos más pasajeros que un colectivo.

“La mayoría de las ciudades grandes y también las medianas están instalando o ya tienen trenes livianos de superficie; en la última década y media, el desarrollo que han tenido es impresionante, y con buena recepción en las comunidades” destaca Ramón Galache, ingeniero, especialista en ferrocarriles y titular de la unidad de investigación de Ingeniería Aplicada, Mecánica y Electromecánica (IAME) dependiente de la facultad de Ingeniería de la UNLP: “mientras los subtes son la única y muy costosa opción en matrices urbanas muy densas y de trama compleja, como Buenos Aires o Londres, ciudades como La Plata ofrecen un marco adecuado para los tranvías”.

En el IAME cobra forma un anteproyecto de varias etapas que arrancaría con la electrificación del tren universitario y la extensión de su recorrido hasta la estación Gambier, utilizando las vías que existen en los bulevares de la avenida de Circunvalación. Luego, se tenderían rieles por el resto de las avenidas 31 y 32, para conectarlos con los que corren por avenida 1; y se ingresaría al centro platense por diagonal 80 hasta plaza San Martín, para unirla con plaza Moreno por avenida 53, y a posteriori empalmar la diagonal 74 hacia el sur del casco fundacional y el barrio aledaño con el Cementerio Municipal.

El ramal La Plata-Brandsen, cuyos rieles parten desde Ringuelet conectando una populosa zona del noroeste platense (Hernández, San Carlos, Romero, Abasto) podría asimismo recuperarse e incorporarse al sistema.

La idea se completa con la creación de una terminal multimodal en el predio que hoy ocupa el Mercado Regional, en 1 y 520, donde llegarían los trenes eléctricos del Roca, y desde donde se podría transbordar a un convoy ligero hacia el centro u optar por un servicio hacia Los Hornos, Gambier o Meridiano V sin internarse en la zona habitualmente con mayores complicaciones de tránsito.

Tomás Martiarena, ingeniero electromecánico y miembro del IAME, cuyo trabajo sirvió como puntapié inicial para la elaboración del plan, precisa que “la terminal multipropósito del Mercado sería el punto de llegada y partida del tren Roca, de los livianos, y de los colectivos de corta, media y larga distancia. La pensamos allí porque la estación Tolosa, muchas veces postulada, no tiene accesos adecuados y su barrio no soportaría el impacto, y porque el futuro de la Terminal de Ómnibus en su ubicación actual es inviable. El Mercado se conecta con la Autopista, con la ruta 11, la 36, y por ellas con otras como la 2 y la 215”.

RESURGIMIENTO MUNDIAL

Ciudades de diferentes escalas en países con diferentes realidades económicas, como Addis Abeba, Casablanca, Beijing, Tokyo, Jerusalén, Marsella, Frankfurt, Roma, Amsterdam, Madrid, Toronto, Guadalajara, San Francisco, Sydney, Valparaíso, Medellín y siguen las firmas, ya cuentan con servicios de estas características.

Éstos, como el Metrolink de Manchester, el VLT de Río de Janeiro, o el Portland Streetcar, son algo más que alardes de “modernidad sustentable”; son trenes funcionales, prácticos y muestran a qué clase de futuro aspiran las más de doscientas comunidades que los instalaron en las últimas dos décadas.

Galache aclara que “los tranvías eléctricos son ecológicos, no generan emisiones; y si bien tienen mayor capacidad que los colectivos, con los que se complementarían, pueden coexistir con el tránsito, poseen gran capacidad de frenado y pueden respetar semáforos. Utilizarían tensiones mucho más bajas que las que usa el Roca, y si se opta por un sistema de alimentación de tercer riel, que sólo se energiza al paso del coche, no habría que instalar catenarias en altura -como las requieren los formatos más tradicionales y los trolebuses, por ejemplo- y se reduciría casi a cero el potencial riesgo eléctrico”.

Los especialistas estiman que los plazos de construcción serían breves. “Un kilómetro de vías podría tenderse en un par de meses” dice Galache, quien advierte que “no sería una utopía lograr la financiación de algún ente internacional, como el Banco Interamericano de Desarrollo, ya que es un proyecto sustentable desde lo ambiental, tal como el de la electrificación de la vía Quilmes del Roca, que el propio BID terminó solventando”.

PLANIFICAR EL FUTURO

“No tiene sentido hablar de planes de transporte a corto plazo, se necesita planificar a cincuenta años” sentencia Martiarena: “si pensamos en una ciudad de alta densidad, tal como parece que será el destino de La Plata, ya habría que empezar a trabajar en las mejores opciones. Todo es realizable si existe la visión de futuro y se da el primer paso”.

El proyecto del IAME tiene antecesores. Hace una década, el Centro de Ingenieros propuso el Metrotram; declarado de Interés Municipal por el Concejo Deliberante en 2007, proponía emplear las vías que subsisten en torno al casco histórico para incorporar un “transporte guiado liviano, con tracción eléctrica”.

Por entonces, Daniel Suárez Cores, principal fogonero de la idea y miembro del ferroclub local, explicaba que “La Plata fue diseñada para el tranvía; en ‘Los quinientos millones de la Begún’, la novela de Julio Verne en la que se habría inspirado Pedro Benoit para diseñar nuestra Ciudad, se explica que el sentido de tener cada seis cuadras una avenida con ramblas centrales es para facilitar la circulación del tranvía, el medio de transporte urbano más importante y moderno de la época, dado que no existían los automóviles”.

Conectate con lo que te interesa
"La verdad construye diálogos objetivos."
Formá parte de la verdad.
Suscribite.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...