Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Actuaron 3 delincuentes

Golpes y amenazas a los empleados en un asalto a una empresa constructora

Ocurrió a media tarde, en 3 entre 57 y 58. Estaban armados. Dijeron que iban a secuestrar y “devolver en pedacitos” a uno de los trabajadores. Un ataque con varios antecedentes en los últimos años

Golpes y amenazas a los empleados en un asalto a una empresa constructora

uNO DE LOS MUEBLES DE LAS OFICINAS DE LA CONSTRUCTORA QUE LA BANDA REVISÓ EN BUSCA DE DINERO/CÉSAR SANTORO

Violentos y dispuestos a todo. Así los vieron -y padecieron- en una empresa constructora céntrica, a los integrantes de la banda que dio una especie de golpe comando a media tarde.

Según lo informado a este diario por voceros de la firma “Caroleo S.A.”, que tiene sus oficinas en el primer piso de un edificio situado en 3 entre 57 y 58, el ataque se produjo a las 4 de la tarde, en momentos en que se encontraban allí cuatro empleados de la empresa.

El episodio tuvo entre sus particularidades que esos ladrones “no entraron ni salieron por la puerta de entrada al edificio”.

Según se logró establecer tras el episodio, los maleantes lograron entrar tras vulnerar un paredón bajo, situado en el fondo del terreno.

Así iba a arrancar una secuencia de “entre 15 y 20 minutos”, por lo que estimaron las víctimas, durante la cual vivieron momentos de terror debido al comportamiento violento de la banda.

“SABÍAN NUESTROS NOMBRES”

Apenas un rato más tarde del asalto en la constructora, este diario fue al lugar y pudo comprobar la tensión que todavía perduraba entre el personal que padeció la angustiante situación.

Más allá del violento accionar de los tres delincuentes, que según los testigos aparentaban tener entre 25 y 30 años y estaban cada uno con un arma de fuego, hubo algunos aspectos que les llamó poderosamente la atención.

“A la mañana vinieron tres hombres, a los que vimos sus siluetas por el vidrio de entrada a la oficina, y que aseguraban que venían para hacer una encuesta. Pero no se les abrió, porque se les dijo que no teníamos en ese momento la llave”, indicaron en la empresa.

En la constructora sospechan que son los mismos que, horas después, fueron a robar y a sembrar el pánico entre el personal.

“Lo curioso del caso es que no entraron ni salieron por el frente del edificio, sino que lo hicieron por el fondo, tras treparse a un paredón bajo. Y hasta conocían nuestros nombres y el del dueño de la empresa”, señalaron luego.

Sobre cómo se desarrolló el asalto, los mismos voceros contaron que “primero empujaron a la empleada que les abrió, haciéndola caer al piso, en la oficina contable. Y enseguida le apuntaron con un arma de fuego, mientras le exigían que les diera todo el dinero”.

Luego, “a un empleado le pegaron, lo tiraron al suelo y amenazaron con que iban a matarlo”, contó uno de los trabajadores.

Lo mismo hicieron con otro empleado, al que le dieron dos trompadas en la cara y amenazaban con que iban a secuestrarlo y a devolverlo en pedacitos si no les dábamos la plata”.

EL BOTÍN CON EL QUE HUyERON

Con respecto a lo robado por la banda, desde la empresa detallaron que “se llevaron algo de plata que había en la caja chica de la constructora, pero como el dinero no era el que esperaban, también robaron a los cuatro empleados sus billeteras, celulares y una mochila con diversas pertenencias”.

Pero demostrando estar atentos a cada detalle para asegurar el éxito de su plan, los delincuentes además se llevaron “las llaves de los vehículos de la empresa y las que teníamos del edificio”.

Una de de las fuentes acotó que “hasta vinieron con guantes para evitar dejar sus huellas dactilares” que pudiera delatarlos ante el trabajo de la Policía Científica.

“ES LA QUINTA VEZ”

En la empresa no dejaron pasar por alto que “es la quinta vez en cinco años que vienen acá a robar”.

Y de inmediato recordaron que “el de hoy (por ayer) fue muy similar en cuanto a los movimientos desplegados al ocurrido en el primero de los asaltos”.

Mientras transcurría el golpe de ayer en las oficinas de la constructora, un vecino del edificio se percató de lo que pasaba y se comunicó rápidamente con el 911.

Pero cuando llegó la Policía, los asaltantes ya se habían dado a la fuga. Y al cierre de esta edición seguían siendo intensamente buscados.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...