Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Mobiliario en la cocina

Desayunadores, una opción con varias utilidades

Barras o mesadas adaptadas para disfrutar de la primera comida de la mañana, unos mates a la tarde o utilizar como mesa auxiliar

Un desayunador o barra de desayuno siempre es un mueble muy práctico, funcional, y además, decorativo para la cocina.

Su función principal es servir de mesa para un desayuno rápido, pero también es útil para ganar espacio, dividir ambientes, o simplemente, para que cuando se reciben invitados pueda ser una mesa para compartir algo para tomar mientras se termina de preparar el almuerzo o la cena.

Existen incontables posibilidades de desayunadores, tantas como permita la imaginación de los diseñadores, dado que es un elemento que a menudo se diseña a la medida para que se adapte a la perfección al espacio en el que se ubica.

El factor fundamental a la hora de diseñar esta pieza es considerar las dimensiones que debe tener en función del espacio con el que cuenta, su estructura, cómo se va a integrar en la cocina de la que va a formar parte y, cuando proceda, con el resto de espacios que comparta.

Se puede optar por una barra de desayuno que sea una prolongación de la meseta de la cocina o elegir una estructura que contraste con el resto del mobiliario de la cocina.

practicidad

Sea cual sea la opción elegida, lo que resulta vital es que sea práctica y cómoda en su uso, que no invada espacios ni que corte el paso.

En cuanto a los materiales y colores, también el abanico es amplio. Todo dependerá de tus gustos y el estilo de tu decoración.

Los desayunadores con aires más vanguardistas son, por lo regular, de madera, mármol, cerámica, cristal, con acentos metálicos…

Se puede elegir por un desayunador minimalista, de material sencillo, sin butacas ni adornos. Este estilo resulta fácil de amoldar a la hora de cambiar la decoración de la casa.

Pero si se prefiere que sea más llamativo o se desea que se convierta en un punto focal, no hay que dejar de complementarlo con unas bonitas banquetas, un florero o lámparas que cuenten con un diseño acorde con la ambientación de tu cocina.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...