Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
PREOCUPACIÓN DE CIENTÍFICOS Y AMBIENTALISTAS POR LOS ARROYOS Y COSTAS REGIONALES

Pese a las alertas, nadie desactiva la bomba ambiental que amenaza los cursos de agua

La aparición masiva de peces muertos en El Zanjón, y un tramo de El Gato teñido de violeta, son los últimos signos de la degradación

Pese a las alertas, nadie desactiva la bomba ambiental que amenaza los cursos de agua

Por FRANCISCO LAGOMARSINO

Hace menos de una semana, después de un feroz diluvio aguas arriba, miles de peces amanecieron agonizando en la desembocadura del arroyo El Zanjón, un pequeño estuario al que se asoman las amarraderos del Club de Regatas La Plata. Se trata del lugar en el que el caudal del Canal del Gato -Zanjón mediante- se encuentra con el río Santiago; lo que alguna vez fue un paraíso natural, hoy es un campo de batalla entre la exuberancia de la flora y fauna ribereña ensenadense e incontables toneladas de desperdicios sólidos y líquidos.

La declinante calidad ambiental de los cursos de agua de la Región ha sido, y sigue siendo, objeto de múltiples planteos ante la Justicia y los organismos de contralor. Actualmente, al menos se tramitan dos causas vinculadas con la cuestión: una, iniciada en 2006 por el abogado ambientalista y dirigente comunitario Fernando Monticelli, ya acumula ocho cuerpos de doscientas fojas cada uno -y contando-; la otra acaba de ser radicada ante el fuero federal por el abogado y ex fiscal Rubén Sarlo.

Sin embargo, las autoridades de las sucesivas administraciones reaccionan -cuando lo hacen- con una suerte de fatalismo resignado; desde hace varios lustros, admiten que los vuelcos ilegales se repiten, aluden a la complejidad del panorama, y anuncian castigos que a la luz de los acontecimientos se advierten como ineficaces. De las más de setenta industrias situadas a la vera del arroyo, al menos la mitad lo contaminan. Y el agua que se le termina entregando al Río, a metros de la toma que abastece a la principal planta potabilizadora del Gran La Plata, es cada vez más impura.

“Vivo en esta zona desde que nací, y nunca vi una mortandad de peces de este calibre” asegura Fernando Monticelli, abogado ambientalista y dirigente de Regatas: “con la cantidad de lluvia que cayó el domingo, vimos pasar frente al club, con violencia, toda clase de basura, desde heladeras a pañales, telgopor, animales muertos, botellas plásticas, bolsas de consorcio llenas, y el agua aceitosa y con flóculos de materia fecal que siempre trae el arroyo El Gato. Es casi imposible no relacionar la muerte de los peces con esa postal, que también fue desoladora”.

EL GATO, JAQUEADO

Darío César Colautti es platense, investigador del Conicet, y encabeza el Laboratorio de Ecología de Peces del Instituto de Limnología Raúl Ringuelet (UNLP). Precisa que “en el momento en el que los peces estaban muriendo, se tomaron mediciones en la desembocadura del arroyo, a la altura de Regatas, y los valores de oxígeno resultaron muy bajos. Lo más probable es que se haya dado porque las lluvias copiosas de la jornada anterior puedan haber removido los sedimentos del cauce del arroyo, provocando una masa de agua anóxica que genera mortandad”.

El experto advirtió que “los análisis más específicos que están en curso podrán ayudar a determinar con mayor exactitud el origen del episodio; desde ya, el arroyo El Gato recibe contaminantes y la mayor parte de la escorrentía de la Ciudad, con todo tipo de sustancias extrañas que terminan en el río Santiago, lo que es perjudicial para los peces. El encamisado con hormigón del cauce acelerará la llegada de las masas de agua que desagotan cerca de Regatas, pero al no estar terminado aún es posible que esta vez no haya influido tanto”.

Entre los contaminantes fabriles que recibe el arroyo -además de domiciliarios y sépticos- se cuentan los que arroja la Cooperativa Unión Papelera Platense (CUPP, ex San Jorge), que acaba de ser clausurada preventivamente por el Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible bonaerense (OPDS) y la Autoridad del Agua (ADA), tras volcar una enorme cantidad de una solución de color violeta en el agua.

Tras la disolución, el año pasado, del Organismo de Control de Agua de Buenos Aires (OCABA), la ADA pasó a concentrar todas las funciones de fiscalización en temas hídricos, desde la preservación del recurso hasta la calidad de lo que se entrega, potabilizado, a los usuarios de la red de ABSA. María Isabel Cichitti -directora de Calidad y Preservación del Recurso Hídrico- cree que “es prematuro aseverar que la llegada al río de mucha agua del Gato fue lo que provocó la mortandad de peces, porque los análisis toman aproximadamente una semana; pero no está descartado”.

Cichitti admitió que “se pudo verificar que la papelera de Ringuelet reincidió en el volcado de efluentes sin tratar, y lo hizo el día inmediato posterior a una clausura por ese mismo motivo”, por lo que a la cooperativa que la opera le cabrán sanciones. “La calidad del agua del Gato es de mediana a baja; además de los vertidos de tipo químico hay mucha materia orgánica, y eso le quita oxígeno” evaluó la funcionaria: “está claro que no está bien, y es necesario tomar medidas de saneamiento”.

“ADA realiza monitoreos mensuales de calidad del agua en la cuenca del Gato” agregaron en el organismo bonaerense que conduce Pablo Rodrigué: “en los dos años que lleva la actual gestión se inspeccionó la totalidad de las industrias, y en unas 37, exactamente el cincuenta por ciento, se detectaron infracciones, por lo que se gestionaron las sanciones pertinentes”.

“Dado que nuestra principal función es la preservación del recurso hídrico” concluyeron los portavoces, “no sólo sancionamos sino apelamos a la regularización de las plantas para evitar el derroche y la contaminación; en ese sentido, en conjunto con el OPDS se creó el Revertir -Programa de Reconversión Tecnológica de Residuos y Vertidos- para brindar asistencia técnica y financiera a quienes desean crear plantas de tratamiento o actualizar las que han quedado obsoletas”.

Además de la denuncia de Fernando Monticelli, comenzó a avanzar otra formulada por el ex fiscal Sarlo ante el Juzgado Federal Nº3, a cargo de Ernesto Kreplak (ver aparte).

DUROS CUESTIONAMIENTOS

Con toneladas de peces muriendo en su ribera, la comuna de Ensenada no se privó de fustigar a diferentes organismos provinciales por “la falta de control de las distintas empresas que arrojan todo tipo de líquidos al arroyo, e incluso los desechos cloacales que la propia ABSA vierte sin tratamiento alguno”. En la ONG Nuevo Ambiente, en tanto, expresaron que “la aparición de peces muertos en el río Santiago es un hecho gravísimo que exige respuestas inmediatas de las autoridades, porque entraña un claro riesgo para la salud de la población”.

En nuestra ciudad, en el marco del Día Mundial del Agua, el edil Gastón Crespo presentó un proyecto para crear el “Programa de Gestión Racional y Uso Eficiente del Agua”. Crespo señaló que más del 55 por ciento de la población local reside en el área de influencia del arroyo El Gato, “y sin embargo es tristemente reconocido por recibir y acumular todo tipo de sustancias contaminantes”.

Una de las mayores fuentes de polución cloacal de la región se encuentra a espaldas del Mercado Regional de Tolosa. Es la planta de tratamiento construida para procesar las aguas servidas de las localidades del norte platense, cuyos piletones nunca llegaron a funcionar. Hoy ofrece un espectáculo dantesco, con pastizales que crecen entre tuberías pinchadas y bocas de registro colapsadas que derraman pestilencia… en El Gato.

“Está comprobado que Absa bombea los desechos cloacales sin tratamiento alguno” acota Fernando Monticelli: “la descomposición de materia orgánica es uno de los factores que contribuyen con quitar oxígeno al agua, y en la mayor parte de su cauce El Gato está completamente muerto; cuando llueve aguas arriba y todo eso irrumpe en Ensenada, tiene efectos catastróficos”.

PROMETEN OBRAS

Horas atrás, la empresa estatal que provee agua corriente y cloacas a los vecinos de la Región anunció que está en marcha un proyecto de “Acondicionamiento Integral de la Laguna de Tratamiento y Estación de Bombeo” de 1 y 514. Los voceros de ABSA destacaron que “tras dos décadas en las que no se realizó mantenimiento del lugar, la limpieza de la laguna comprende, además de su puesta a punto, una ampliación de su operatividad y la remoción de 29 mil metros cúbicos de material sedimentado allí, con una inversión de 30 millones de pesos”.

 

Datos
Malestar vecinal
La limpieza de los arroyos fue -durante la semana última- eje de cuestionamientos vecinales, sobretodo tras el temporal que dejó calles anegadas. En la zona del arroyo El Gato los vecinos reclamaron a las autoridades municipales por las obras hidráulicas y el saneamiento del cauce.

Bagliardi, la peor
Las playas de Berisso son las más contaminadas de la franja costera sur del Río de la Plata. Y que el motivo es el “caño de la 66”, un emisario cloacal roto que vuelca todo su contenido en estado de máxima crudeza, cerca de la playa Bagliardi.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...