Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EDITORIAL

El sector frutihortícola de la Región otra vez en emergencia

En numerosas oportunidades se han formulado, en esta columna, puntualizaciones acerca de la importancia del cordón frutihortícola y florícola que se extiende en localidades vecinas al casco urbano platense, como las de Los Hornos, Abasto, Olmos, Etcheverry, Melchor Romero, City Bell, Gorina, Los Porteños, Colonia Urquiza, Las Banderitas, Villa Elisa y las vastas zonas de quintas existentes en las ciudades linderas de Berisso y Ensenada.

Convertido en el segundo polo productivo del país en lo que concierne a flores, frutas y verduras, lo cierto es que ahora el sector se encuentra en emergencia debido a las lluvias caídas en las últimas jornadas que afectaron a más de la mitad de los cultivos, según señalaron directivos de las entidades que nuclean a quinteros de la Región.

Así, detallaron que el alto precio al que llegaron algunas verduras de hoja obedece a la combinación de dos factores que, como el calor y el agua, terminaron por afectar casi por completo a toda la producción plantada a cielo abierto.

Además de la lechuga se perdieron cosechas de col, coliflor, brócoli, chaucha y rúcula, además de que se registraron cuantiosas pérdidas en los cultivos de tomate, pimiento, repollo, cebolla de verdeo, acelga y espinaca.

Está claro que se debe acudir en defensa de los resortes más trascendenes de la economía regional. Pero corresponde advertir que la producción frutihortícola y florícola local no sólo demanda atención cuando se presentan casos como los que pueden plantear las calamidades climáticas, sino también de un apoyo estructural para darle valor agregado a todos los cultivos

Como se ha dicho, se está hablando de un sector productivo muy pujante y a la vez extremadamente sacrificado. Por consiguiente, las autoridades debieran atender las justas necesidades crediticias y de facilidades de pago de las obligaciones tributarias que los productores formulan -en especial aquellas que apuntan a satisfacer la incorporación de nuevas tecnologías-, sin dejar de ser ponderados otros requerimientos esenciales como, por caso, el mantenimiento y eventual ampliación de las redes camineras locales, la dotación de escuelas y de unidades sanitarias para esas zonas, entre otros.

También deberían extenderse, cuanto antes, la extensión de redes de servicio imprescindibles -agua corriente, gas, teléfonos, recolección de residuos- de las que inexplicablemente aún carecen, de modo de integrar a ese sector a las mejoras y beneficios de que dispone la mayoría de la población platense.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...