Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
“Joker”, “Watchmen” y un género dado vuelta: ahora, los héroes son los villanos

Cuando parecía que el cine de hombres y mujeres con capa se agotaba, la industria ofrece un soplo de aire fresco con series y películas que subvierten las expectativas

“Joker”, “Watchmen” y un género dado vuelta: ahora, los héroes son los villanos

En “Joker”, los villanos son producto de un mundo enfermo. ¿Qué son los héroes que protegen ese enfermizo orden? / Outnow

13 de Octubre de 2019 | 04:34
Edición impresa

En las historietas, hace rato los superhéroes se reinventaron, se subvirtieron, se volvieron moralmente ambiguos, cambiaron de bando, de rostro y de ética, fueron hiperviolentos, oscuros. Pero el cine de superhéroes es nuevito: salvando excepciones como la saga de “Superman”, las “Batman” de Tim Burton o la bizarra adaptación de “Capitán América”, es un fenómeno de masas que estalló en este siglo, gracias a la creación (algo accidental) del Universo Cinematográfico de Marvel.

Y como púber, como género adolescente, recién se está encontrando: hasta aquí ha seguido una fórmula bastante estricta, creando una caterva de héroes capaces de proferir chistes en medio de la batalla y de responder con valentía, aunque emerjan dudas y miedos propios de su humanidad, en el momento cúlmine. Desde Iron Man a Star Lord, todos siguen ese molde que mezcla comedia, acción y momentos dramáticos en busca de profundidad, de volver más terrenales a esos seres superiores.

Los enemigos de Marvel primero copiaron el molde: DC, bajo Warner, presentó una versión “más oscura” y “compleja” pero siguiendo similares patrones (héroes con tribulaciones que al final emergen para la victoria y el restablecimiento del orden), sin gran éxito; Fox siguió con sus mutantes, desarrollando una saga que perdió personalidad y éxito con el correr de las nuevas entregas, una igual que la otra, y palideció frente a la creatividad narrativa de Marvel.

Pero entonces, de a poco, llegó la rebelión: películas aisladas, momentos cinematográficos que proponían algo diferente con ese material, con esos “mitos griegos del presente” que son los superhéroes modernos, fueron pavimentando el camino para este 2019 donde el agotamiento con las historias tradicionales de superhéroes finalmente ha emergido con violencia en las pantallas. Un año donde “Joker” es furor en la taquilla con su antihéroe ambiguo y violento en un mundo sin hombres con capas (y, por lo tanto, sin posibilidad de restablecimiento de la justicia); un año donde “The Boys”, sobre un grupo de humanos sin poderes que intenta mostrar los trapitos sucios de la corporación superheroica (guiño guiño) es una de las series de la temporada; un año donde se viene “Watchmen”, especie de secuela de la deconstrucción original de los hombres y mujeres todopoderosos, la novela gráfica firmada por Alan Moore y Dave Gibbons.

A continuación, repasamos la evolución del género en la pantalla hasta este momento de subversión.

2019 es un año clave para los héroes en el cine, con “Endgame”, pero también con “Joker”

 

LOS PIONEROS

Aunque hoy es furor y éxito garantizado de taquilla, el cine de superhéroes tiene una larga historia, a menudo marginal, transformada en cine de culto (y a menudo de consumo irónico) con el correr de los años: la ridiculez de cintas como “Flash Gordon” serviría años después para que el género no se tomara tan en serio, de forma tan solemne, a sí mismo, en un momento donde millones de fanáticos sobreanalizan y cuestionan cada cuadro de cada película del Universo Marvel.

Allí, en cierta conciencia del ridículo de estos hombres con los calzones arriba de la ropa, se abría un camino posible para explorar. Pero también estaban quienes querían llevar el material a las profundidades y encarar el universo del cómic con perspectiva adulta: más violencia y menos heroísmo explícito proponían cintas como “Blade” o “Constantine”, mientras que la saga de Nolan de “Batman” fundaba una nueva forma de pensar el género, fusión entre un estudio psicológico de un protagonista contradictorio, villanos espeluznantes, y escenas de acción espectacular y a la vez realista y sucia.

Luego, un ovni como “El Protegido” pareció deconstruir el género, desnudándolo de su acción y su fantasía, como si llegara del futuro, cansado de 50 años de cine de superhéroes: fue la primera cinta del género sin efectos especiales, que apostó al drama humano en su corazón y bajó a la tierra la noción de superpoderes. De alguna manera, es precursora de la apuesta despojada de “Joker”, una cinta del universo del Hombre Murciélago, sin Batman, sin acción, sin pantallas verdes, sin efectos.

LAS RUPTURAS

Tras estos primeros atisbos de otro tratamiento posible del superhéroe, llegó el aluvión Marvel, con su gramática bien establecida. Pero tras más de una decena de películas, el agotamiento se empezó a sentir en el ambiente: aunque la burbuja no estalló y la comiquera sigue creciendo, aparecieron dentro del sistema cintas como “Deadpool” y “Logan”, diseñadas para desestabilizar el orden. Una apostaba a ridiculizar el universo de forma bien autoconsciente: quizás los superhéroes no sean tan importantes. La otra mostraba un retrato humano del ocaso de un mutante, una versión despojada de artificios que reencontraba al género con la emoción pura y descarnada.

Tan disruptiva fue “Deadpool” que, tras la compra de Fox por parte de Disney, nadie sabe bien qué hacer con el personaje, cómo incluirlo (es exitoso, no se puede eliminarlo) en ese universo cinematográfico de tono celosamente cuidado.

También DC tuvo su propia revolución interna: entre volantazos, se terminó volcando por un lado por un tono “pop” similar al de Marvel tras los éxitos de “Mujer Maravilla” y “Aquaman” (en oposición a la saga de Superman, Batman y la Liga de la Justicia), pero, al margen, lanzó “Escuadrón Suicida”, sobre un equipo de villanos. Una cinta deficiente, pero donde Harley Quinn emergió como ícono: ahora tiene su propia cinta, una película superproducida de antiheroínas feministas que podría marcar finalmente el modo en que DC consigue enfrentar a Marvel con una propuesta diferente.

LOS SUPERHÉROES ALTERNATIVOS DEL 2019

Entre cambios, experimentos y mucho pero mucho cine preformateado, llegamos a 2019: quizás el año de pico de furor superheroico, con “Endgame”, el cierre de la historia de los Avengers que comenzó hace 11 años y 20 películas, a los cines, parece ser también un año de propuestas revulsivas dentro del género que controla la taquilla. Historias que renuevan el tratamiento audiovisual del género y abren nuevos caminos: “Joker” aparece como cabeza del fenómeno, pero este año ya se estrenó “The Boys”, la hija hiperviolenta y cómica de “Watchmen”, que tendrá una segunda adaptación (ya fue película), ahora para televisión, que se estrena el próximo domingo.

De “Joker” se ha hablado mucho de su retrato de la violencia que preocupó en Estados Unidos: ¿servía el filme de inspiración a asesinos, o era más bien una advertencia de un sistema enfermo? La ambigüedad moral es lo que abre con potencia un nuevo surco en el género, proponiendo una visión menos idílica y mainstream, más problemática, que no entregue al público exactamente lo que quiere sino que use la mitología para plantear preguntas. Todo en un universo oscuro y realista, hecho de concreto y suciedad, donde no hacen falta escenas de acción estridentes para llevar la trama: en ese sentido, la película confronta la artificialidad del cine de Marvel en términos formales y temáticos.

“Joker” es en tono hermana de la “Watchmen” original, la historieta, oscura y que usaba los héroes del imaginario popular como herramienta, como una lona donde escribir una historia de violencias y fascismos. No es llamativo que la historia retorne ahora, cuando las derechas resurgen en el mundo, incluido Estados Unidos: la adaptación que debuta en HBO en una semana retomará las temáticas de la obra de Moore, aunque años después de la historia original.

¿Está en estas historias el futuro de un género que corre el riesgo de agotarse?

 

La tercera pata en estos caminos alternativos de la heroicidad es “The Boys”: serie poco vista, estrenada este año en Amazon Prime, pero que parte de una historieta para plantear a los superhéroes como villanos. En la historia, son parte de una millonaria corporación que protege al mundo de amenazas superiores, pero también hace películas y vende todo tipo de merchandising. Un grupo de humanos, antihéroes en todo sentido, sin poderes ni escrúpulos, decide desencubrir los negociados turbios de la corpo, encontrando en un camino repleto de sangre, vísceras y humor incorrecto que la suciedad llega mucho más profundo. Ahora, los superhéroes son los villanos.

¿Está allí, en esas historias, el futuro de un género que es hoy el motor de la industria, pero que corre el riesgo de agotarse? Probablemente no: probablemente la corriente principal continúe con su fórmula un poco inocua, demasiado apta para todo público. Sin embargo, el éxito de las historias que llegan desde los márgenes preparan el escenario para nuevas historias que tomen riesgos e insuflan de aire fresco al cine superheroico.

 

 

Multimedia

En “Joker”, los villanos son producto de un mundo enfermo. ¿Qué son los héroes que protegen ese enfermizo orden? / Outnow

“The Boys”, un equipo a la caza de la corpo heroica

“Watchmen”, desde el próximo domingo en HBO

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla