Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tensión, trabas y peripecias en el viaje de Morales a México

El accidentado periplo por América Latina, los estados que le “abrieron” la puerta y los que se la “cerraron”. Toman medidas para resguardar su seguridad

13 de Noviembre de 2019 | 01:00
Edición impresa

MÉXICO

Evo Morales, el renunciante presidente de Bolivia, seguirá en la “lucha” pese al complicado periplo por América Latina que lo llevó a México, una nación que le abrió los brazos apelando a su histórica tradición de asilo, y al que el mandatario boliviano agradeció por salvarle “la vida”.

“Gracias a México y a sus autoridades. También quiero decirles, hermanos y hermanas, que mientras tenga la vida, seguimos en política. Mientras tenga la vida, sigue la lucha”, dijo Morales poco después de tocar tierra en el aeropuerto de la Ciudad de México.

“Es para nosotros un día de alegría porque el asilo que se le ha ofrecido a Evo Morales ha sido efectivo, y ya está en tierras mexicanas donde gozará de libertad, seguridad, integridad, protección a su vida, que son las causas que nos animan”, apuntó el canciller mexicano Marcelo Ebrard.

Morales agradeció en dos ocasiones a México y al mandatario Andrés Manuel López Obrador por haberle salvado la “vida” con su decisión de darle asilo político. “Quiero decirles que estamos muy agradecidos porque el presidente de México y el pueblo boliviano me salvó la vida”, expresó el político indígena. Horas después, condenó la autoproclamación de la senadora Jeanine Áñez como presidenta interina de Bolivia (ver aparte). A Morales lo acompañaron de su vice Álvaro García Linera y su ministra de Salud, Gabriela Montaño.

UN “PERIPLO” POR AMÉRICA LATINA

Evo llegó a México después de un sinuoso periplo de más de 15 horas por el espacio aéreo de América Latina. Cambios de último momento por parte de gobiernos de los países sobrevolados ocasionaron un retraso de ocho horas en el vuelo del avión militar mexicano puesto a disposición de Morales.

Las complicaciones comenzaron cuando el avión mexicano aterrizó el lunes en Lima, donde esperó horas autorización para poder seguir hacia Bolivia a recoger a Morales. Cuando hubo luz verde, “despegaron de Lima y cuando llegaron al espacio aéreo de Bolivia les dijeron (a la tripulación) que no, que ese permiso ya no era el válido (...) entonces hubo que retornar a Lima”, relató Ebrard. Más tarde, autoridades bolivianas otorgaron nuevamente un permiso para la llegada del avión, que aterrizó en Chimoré, Cochabamba.

La ruta prevista para el regreso era la misma, explicó Ebrard. “Es decir, regresar a Lima para recargar combustible” y después volar a México. Sin embargo, Perú decidió que “por valoraciones políticas se suspendía ese permiso par bajar en Lima”, continuó. Eso “fue muy, muy tenso porque en el aeropuerto donde estaba Evo Morales [ya abordo] había una situación difícil (...) los simpatizantes de él estaban entorno al aeropuerto y en el interior del aeropuerto había elementos de las fuerzas armadas de Bolivia. Entonces fue un periodo de los de mayor tensión para nosotros”, describió Ebrard.

El “Plan B”, entonces, fue recurrir a Paraguay. “Nos ayudó mucho el presidente electo de Argentina [Alberto Fernández] porque él también habló con el presidente de Paraguay”, Mario Abdo, comentó.

Una vez conseguido ese permiso, las autoridades de Bolivia amenazaron con no dejar partir el avión. “Por un milimétrico espacio se dio la salida”, dijo el canciller.

Ya el avión en Asunción, México consiguió permiso para que Perú al menos lo dejara volar por su espacio aéreo, y en el de Ecuador, en caso de que fuera necesario recargar combustible en su territorio. Antes de partir, sin embargo, Bolivia se negó a que la aeronave pasara por su espacio aéreo nuevamente. Entonces la diplomacia mexicana y brasileña “consiguieron el permiso para poder volar en la línea fronteriza entre Bolivia y Brasil”.

No fue todo. “Hubo que rodear Ecuador porque ya estando en vuelo les dijeron que no les permitían sobrevolar el espacio aéreo y que lo iban a revisar, entonces hubo que rodear y entrar a aguas internacionales”, concluyó Ebrard. (EFE)

 

No se rinde
“Gracias a México y a sus autoridades. También quiero decirles, hermanos y hermanas, que mientras tenga la vida, seguimos en política. Mientras tenga la vida, sigue la lucha”, dijo Morales.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla