Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tiroteos entre policías y narcos dejan 21 muertos en México
2 de Diciembre de 2019 | 02:23
Edición impresa

CIUDAD DE MÉXICO

Siete presuntos delincuentes fueron abatidos durante la madrugada de ayer en el estado mexicano de Coahuila, fronterizo con Estados Unidos, con lo que suman 21 muertos, entre ellos cuatro policías, por enfrentamientos armados en las últimas horas.

Los siete delincuentes fueron perseguidos por fuerzas de seguridad desde Villa Unión, en ese estado del norte del país, y abatidos cuando intentaban escapar hacia otra localidad del vecino estado de Nuevo León. Se informó que les confiscaron tres camionetas, escopetas, armas y cartuchos.

El enfrentamiento del sábado se desató poco antes del mediodía cuando policías locales detectaron varios vehículos con civiles fuertemente armados recorriendo la comunidad, por lo que requirieron la intervención de militares. Hasta la noche del sábado, el gobierno de Coahuila había confirmado la muerte de 10 presuntos pistoleros del narcotráfico y cuatro policías.

Los tiroteos se registraron en distintos puntos de la localidad, ubicada a unos 60 km de la frontera con Estados Unidos y que de acuerdo con las autoridades era “muy tranquila” y estaba ajena a la violencia ligada al narcotráfico.

El gobernador del estado, Miguel Riquelme, atribuyó el ataque al cartel del Noreste, surgido en el cercano estado de Tamaulipas luego de dividirse el violento grupo criminal de los Zetas.

Los enfrentamientos ocurrieron cuando se cumple un año de gobierno del presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien reconoce que uno de sus mayores desafíos es la lucha contra el crimen organizado.

LA FRUSTRADA CAPTURA DEL HIJO DEL CHAPO

El norte de México ha sido escenario de hechos violentos en los últimos meses, como la frustrada captura, el 17 de octubre, de Ovidio Guzmán, hijo del capo narco Joaquín “Chapo” Guzmán, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos.

Guzmán hijo estuvo por momentos detenido en la ciudad de Culiacán, capital de Sinaloa, pero ante los ataques lanzados por pistoleros del narcotráfico el gobierno tomó la polémica decisión de liberarlo.

El 4 de noviembre, en un camino rural del estado de Sonora, presuntos pistoleros de un cartel mataron a balazos a tres mujeres y seis niños de una comunidad mormona de origen estadounidense asentada en el norte de México por generaciones.

Tras la indignación por esta masacre, el presidente estadounidense Donald Trump anunció el martes su intención de catalogar a los cárteles narcotraficantes como terroristas, lo que en México ha sido interpretado como una intención de Washington de intervenir en el país, incluso con armas. (AFP)

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla