Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
PANORAMA LOCAL

La larga novela electoral ya consumió su primer capítulo

La larga novela electoral ya consumió su primer capítulo

Por LAURA ROMOLI

lromoli@eldia.com

La salida de Fernando Ponce del Concejo Deliberante redundó la semana pasada en un reacomodamientos de fichas en el tablero político electoral en el que tanto el oficialismo como la oposición renovaron acuerdos e inauguraron enfrentamientos. Ponce fue desplazado por el Intendente para nombrar en su lugar a Ileana Cid, y ahora conducirá la campaña oficialista desde una oficina de la avenida 53. Ese cambio de autoridades implicó nuevas negociaciones con otros sectores de Cambiemos y el quiebre de una intentona opositora que verá plasmado en el futuro un nuevo esquema de funcionamiento.

La precipitada maniobra de última hora de Julio Garro por la que frenó la intentona de un sector del PJ que promovía un acuerdo conjunto de todo el peronismo para ungir como presidente al sindicalista opositor Pedro Borgini, y el consecuente cambio de manos de una de las vicepresidencias, reacomodó el mapa de tensiones en el deliberativo. Es que el bloque Justicialista y el massismo y el GEN propusieron para ese cargo a Fabián Lugli, motivando que el FpV-PJ saliera casi como acto reflejo a buscar una sanción partidaria por “traidor” y sembrara un fuerte mojón en esa división.

Ese enfrentamiento tuvo en su origen, además de la remoción de Ponce, el veto al aumento en las dietas que los ediles habían votado silenciosamente en diciembre pasado. Una vez quebrada esa propuesta de “unidad” de los heterogéneos bloques del peronismo que integran el Concejo, la expectativa se centra en el correlato que esta primera extraordinaria del año tenga en el comportamiento de las fuerzas políticas, unas aliadas, otras desde ahora, con una más acérrima oposición. No tendrá este período electoral proyectos de envergadura, aunque, como es sabido, el mes que viene el debate estará centrado, como un primer examen, en el abordaje de la rendición de cuentas 2018. Entonces el Intendente espera, de plano, el rechazo de Unidad Ciudadana y el bloque de Lorena Riesgo, en tanto que una posición mucho menos crítica de los otros dos bloques opositores. Como sea, Cid tendrá la difícil tarea de llevar armonía a los tensos debates que se vienen en ese recinto.

Como una de las precandidatas en la esfera de Alternativa Federal, Riesgo salió al día siguiente de la sesión a cuestionar con dureza la gestión municipal en los barrios de la Ciudad. Y se espera que emerjan en poco tiempo también las diferenciaciones de los aliados renovadores, en medio del precalentamiento de la campaña electoral. Pensando en esta etapa es que el Intendente reunió el jueves a su gabinete en una suerte de “retiro” en el que enfatizó la necesidad de no cometer errores que le dejen la pelota picando a la oposición y presentó el trazo de tres ejes de campaña con los que hablará en la primera mitad del año a la comunidad: la realización de obras, la seguridad y la tarea cultural.

El radical Claudio Frangul, presidente del bloque oficialista y presente en el convite, remarcó la “ausencia de pujas internas” de la UCR local en Cambiemos. Lo enfatizó en medio de los roces que esta semana vinieron teniendo las distintas patas de la alianza gobernante a nivel nacional. Para potenciar ese mensaje, Garro convocará en los próximos días a una reunión de la mesa de la alianza platense. Será en medio de las especulaciones por la lista de candidatos y también en el reclamo que amasa otro sector radical para que se habiliten las PASO.

 

Si llegaste hasta acá, es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad. Suscribite a uno de nuestros planes digitales y seguí leyendo más www.eldia.com

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...