Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EN LOS HORNOS SE VIVIÓ LA TRADICIONAL CELEBRACIÓN

Tras la fiesta, avanza una “cruzada” para preservar la semilla del tomate platense

Un novedoso proyecto busca rescatar nueve variedades de semillas para que puedan ser sembradas el año próximo

Tras la fiesta, avanza una “cruzada” para preservar la semilla del tomate platense

La tradición del tomate platense atrajo a los platenses / Roberto Acosta

El sabor único del fruto que solo se cultiva en el cordón hortícola de la Región volvió a atraer ayer a centenares de personas participaron ayer de una nueva edición de la Fiesta del Tomate Platense, el evento que reúne a los productores y consumidores.

Con un marco inigualable y diversas actividades para toda la familia, la propuesta se desarrolló, como todos los años, en el centro experimental Estación Experimental Julio Hirschhorn, en Los Hornos.

Y al tiempo que la fiesta, que alcanzó su décimo quinta edición se consolida, un novedoso proyecto de extensión universitaria busca rescatar y conservar más de nueve variedades de semillas de tomate platense para que puedan ser sembradas el año próximo. “La iniciativa beneficia de manera directa a decenas de productores familiares del cinturón hortícola, garantizando la calidad y perdurabilidad de las variedades locales a muy bajo costo”, se indicó.

El Proyecto de Extensión “Banco de Germoplasma” funciona desde 2013 y nuclea a las cooperativas de productores familiares de la zona, junto a docentes, estudiantes y graduados de las facultades de Ciencias Exactas, Veterinaria, Agronomía, Humanidades, e Ingeniería, y a los colegios Nacional, Liceo y Bachillerato de Bellas Artes, del ámbito de la UNLP.

El biotecnólogo, Amado Cattáneo, explicó: “en el banco realizamos la extracción y limpieza de las semillas de los productos que nos proporcionan las cooperativas hortícolas de la zona, las secamos y las conservamos en frío para que estén disponibles para la próxima campaña”.

Con esta técnica se mantienen intactas las propiedades de las semillas, de manera que puedan ser sembradas con éxito al cabo de un año, y obtener luego tomates de excelente calidad.

Los responsables de esta iniciativa destacaron que para el sector hortícola platense mantener las semillas de las variedades locales es una forma de rescatar la cultura de muchas familias que desde hace décadas trabajan la tierra, y es pensar un “modelo de producción hortícola soberano”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...