Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
UN CHILENO SUELTO EN LA CIUDAD

Nano Stern: un trovador que quiere a la tradición, pero le falta “un poco” el respeto

El trovador chileno Nano Stern, una de las voces salientes de la nueva canción iberoamericana, llega este finde a la Argentina para presentarse en La Plata y Buenos Aires, donde se unirá a músicos locales con los que comparte “la certeza de que lo nuevo nace desde la raíz”.

“La canción es un tesoro vivo de nuestras culturas. Latinoamérica es un territorio cantado, en donde los cantos y coplas cuentan, han contado y seguirán contando nuestra historia. Decía Salvador Allende que ‘no hay revolución sin canciones’, y más allá de nostalgias setenteras, creo que tenía razón. Hoy por hoy, siento que estamos viviendo una explosión de nuevas voces que no sólo viven la raíz en carne propia, si no que la llevan a un contexto contemporáneo, vigente y urgente”, afirma el artista.

Stern, que tocará en la Ciudad mañana a las 21 en el bar de 49 entre 4 y 5, donde también actuará el grupo Duratierra, definió el perfil estético que cultiva y comparte con otros músicos de la región indicando que “a la tradición hay que conocerla y quererla pero también faltarle un poco el respeto”.

En ese sentido, el músico nacido el 30 de marzo de 1985 en Santiago de Chile combina en su sonido el canto popular, la trova, el folk y el rock en una mistura desde la que publicó nueve discos entre 2006 y 2017, tiempo en el cual compartió sonidos con Joan Báez, Susana Baca, Marta Gómez, Inti Illimani, Quilapayún, Pedro Aznar y Jorge Drexler.

Stern define su estilo como “ecléctico: es una palabra hermosa viene a decir que alguien o algo toma de muchas fuentes sin dejar que un dogma lo limite, y me siento cómodo en ese lugar. Vivimos en una era en donde tenemos acceso a tanta música (y a tanta información de todo tipo) que me parecería absurdo crear desde el encasillamiento. Nosotros somos la primera generación que creció con acceso a internet, y por lo mismo, siento que es natural que a la hora de crear, lo hagamos desde el desprejuicio y la multiplicidad de influencias, vertientes y estéticas que resulta de ese acceso exponencialmente mayor a diferentes contenidos, ideas y sonidos”.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...