Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
En tiempo de crisis, la ayuda al prójimo cobra protagonismo en 72 y 27

Solidaridad platense: a pulmón, cocinan y reparten viandas para sus propios vecinos

Cada jueves un grupo de amigos organizan una olla solidaria en la rambla de 72 para unas 200 personas que se acercan comer

un grupo de amigos lleva adelante la movida solidaria que cada jueves da de comer a 200 personas/ r. acosta

un ropero solidario también crece para ayudar a los más humildes/ r.a

ROBERTO ACOSTA/EL DIA

ROBERTO ACOSTA/EL DIA

ROBERTO ACOSTA/EL DIA

ROBERTO ACOSTA/EL DIA

ROBERTO ACOSTA/EL DIA

Por: Leonardo Ale
 

lale@eldia.com

En tiempos de crisis, la fuerza de voluntad y la solidaridad de los vecinos hacia quienes más lo necesitan siempre sale a la luz y cobra protagonismo.

Desde hace un año y medio, un grupo de amigos -en su mayoría jóvenes - comenzaron con la movida de una olla solidaria que realizan todos los jueves. La misma se hace sobre la rambla de la avenida 72 a la altura de la calle 27 y en la actualidad concurren cerca de 200 personas que se acercan a comer o llevarse una vianda a su casa.

“Somos un grupo de amigos que nos conocemos desde chicos, en su mayoría vivimos en Altos de San Lorenzo y otros cerca del Parque Castelli. En cada encuentro o reunión familiar siempre se hablaba de la actual crisis económica y las necesidades que está viviendo mucha gente”, cuenta Arturo González Iborra, uno de los muchachos que cada jueves comienzan desde bien temprano a juntar la plata de la “vaquita” y luego se ocupan de hacer las compras.

“En un momento la realidad nos tocó muy de cerca ya que lo que hablábamos entre amigos acerca de lo que estaba pasando resultaba que lo estaban sufriendo los propios vecinos de nuestro barrio. Así surgió la idea de dar una mano”, agregó.

Jonathan Massola, otro de los que participa activamente de la olla solidaria, contó más detalles: “A partir de la idea nos organizamos y nos dividimos algunas tareas. Dos integrantes son quienes se encargan de juntar el dinero para tenerlo listo los jueves por la mañana. Luego junto a Arturo, como disponemos de tiempo, somos quienes hacemos los mandados”.

EL DIA acompañó a los jóvenes en la jornada del último jueves desde bien temprano. En auto, Arturo y Jonathan primero fueron a la casa de dos chicos para recolectar el dinero. “Ponemos lo que podemos, en el grupo también se sumaron hermanos y varias madres también para colaborar”, cuentan.

En distintos momentos de la charla, se ocupan de afirmar que “más allá del pensamiento o la idea política de cada uno, para llevar adelante esto, no recibimos apoyo de nadie. Acá no hay banderías políticas. Incluso nos pasó que un político de la Ciudad se acercó una vez, nos utilizó para sacarse una foto y nunca más vino a aportar nada. Nos sirvió de aprendizaje”.

El recorrido continúa por una conocida carnicería ubicada en avenida 60: “Como cualquiera que se ocupa de la cocina en su casa, buscamos precios. Como ya saben los fines de nuestra compra, a veces nos hacen una atención”. Luego siguen hasta una verdulería ubicada en el corazón de Altos de San Lorenzo donde los recibe Fabián con un cálido saludo y mientras atiende a otros clientes, les grita: “Si es para la olla, lleven todo lo que necesiten”. Ahí cargan varias bolsas llenas de cebollas, morrones, zanahorias, tomates y otras verduras. Casi siempre le hace un buen descuento o le abonan algo a modo “simbólico”, pero esta vez la donación es ciento por ciento. “Fabi es amigo, lo conocemos desde que íbamos al colegio y por eso tiene este gesto con nosotros”, comentan.

La última parada de la mañana es una panadería, también en Altos de San Lorenzo. Victoria Fragosa , una de las chicas que participa de la organización de la olla vive en frente y es quien se ocupa de retirar varios kilos de pan que también reciben como donación.

Son las 18 horas del jueves y en la rambla de 72 comienzan las tareas para cocinar. Unos se ocupan de traer la leña, otros son quienes aportan los elementos de cocina y otros de traer algún ingrediente que falte a última hora. Todo prolijamente coordinado en un grupo de WhatsApp.

“Cuándo comenzamos, primero fuimos casa por casa, en dónde veíamos que estaban sufriendo necesidades y les avisamos para que se acerquen a comer. Al principio eran unas 30 personas las que venían, pero cada semana se fueron sumando más y en la actualidad ya son cerca de 200”, cuenta Arturo, mientras en una tabla está picando de manera muy prolija varias cebollas y morrones.

Son cerca de las 20 y la comida está lista. Para esa jornada, el menú preparado fue polenta acompañada por una salsa de tomate con abundante carne picada y chorizos. Cada porción también está decorada con bastante queso cremoso y rayado. De a poco comienzan a llegar los primeros vecinos. Algunos chicos comen ahí mismo y vienen con un taper para llevar la comida a su casa.

Una de las madres de los jóvenes que colabora cada semana en la preparación de la comida, comenta: “Me parte el alma, la gente que viene a comer es gente que conocemos y hoy tienen una gran necesidad”.

Pasadas las 21, las ollas con la comida quedan absolutamente vacías y llega el fin de una jornada que comenzó en horas de la mañana. Se apaga el fuego y se levanta el campamento. “Es difícil, porque a uno lo pone contento un gesto solidario pero al mismo tiempo te choca y te duele ver la realidad por la que pasan cada vez más familias”, relata uno de los chicos. “Muchas veces terminamos cansados, pero satisfechos de poder ayudar a gente que hoy no puede darle la comida a sus hijos”, cuenta Victoria Fragosa.

ROPERO Y ÚTILES ESCOLARES

Además de las raciones de comida, este grupo de amigos también se ocupó de conseguir ropa, zapatillas, frazadas, acolchados, etc. A su vez, les acercaron útiles escolares que fueron repartidos el jueves a cada niño o madre que lo necesitaba. En el caso del ropero, mientras se cocina la olla, varias mujeres se ocupan prolijamente de separar por talles y exponer todo sobre una mesa.

RIFA PARA JUNTAR FONDOS

Los más de 20 integrantes del grupo, ya tienen en sus manos varios talonarios para vender una rifa en la que sortearán una camiseta oficial y actual de Estudiantes. “Uno de los chicos, conoce a Daniel Cajade, integrante la comisión y como se sabe, alguien identificado y abocado con la acción social, nos consiguió la camiseta”. El valor de la rifa es accesible: cuesta 20 pesos y hay mil números disponibles. Para quienes quieran colaborar, tanto con la rifa como con la olla, pueden hacerlo a través de los siguientes teléfonos: 0221-15-5367791 (Arturo) o 0221-15-6030325 (Victoria). Los fondos serán destinados para comprar más ollas y otros utensilios de cocina que están necesitando para ampliar la cantidad de comida.

*Quienes deseen contar y visibilizar historias similares relacionadas con la ayuda solidaria de vecinos en la Región pueden escribir a editor@eldia.com

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...