Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
MAÑANA SE CONMEMORA EL Día MUNDIAL CONTRA EL RUIDO

Más de la mitad de los argentinos vive en ciudades muy ruidosas

Más de la mitad de los argentinos vive en ciudades muy ruidosas

El tránsito, una gran fuente de contaminación sonora / Web

En un momento en que la mayor parte de la población se concentra en grandes urbes, la exposición al ruido constituye una problemática que parece extenderse cada vez más. Así lo confirma un estudio realizado por centros auditivos según el cual 6 de cada 10 argentinos reconocen que la ciudad donde viven en muy ruidosa, un porcentaje que se eleva hasta el 95% en las ciudades de Buenos Aires y Córdoba, consideradas las más ruidosas del país.

El dato surge de un relevamiento hecho por Gaes Centros Auditivos en Argentina en el marco del Día Mundial contra el Ruido, una jornada que se conmemora mañana en todo el mundo para concientizar a las personas sobre los efectos de la contaminación sonora en el bienestar y la salud.

De acuerdo con la investigación, uno de cada tres argentinos considera que también su entorno laboral es ruidoso, respuesta que se acentúa de mayor forma en las personas entre 24 a 34 años siendo que el 43% responde de esta manera.

Más allá de estos factores externos, muchas personas toman a diario decisiones que agravan la situación, como escuchar música a un volumen elevado ya sea mediante parlantes o auriculares. Según el estudio de Gaes, tres de cada diez argentinos reconoce escuchar música a un volumen alto, porcentaje que se eleva a más de la mitad entre quienes tienen entre 18 a 24 años de edad.

“Si bien depende de la intensidad del sonido, cuando una persona se ve expuesta a un ruido alto por un período largo de tiempo puede sufrir complicaciones como la pérdida de capacidad auditiva que puede desencadenar en problemáticas de la comunicación”, señala la fonoaudióloga Mónica Matti, responsable del grupo que realizó la investigación.

Pero una alta exposición al ruido “puede producir además otro tipo de complicaciones como estrés, nerviosismo, trastornos del aparato digestivo, del sueño y del aprendizaje, enfermedades cardiovasculares, disminución del rendimiento laboral y cambios en el comportamiento social”, sostiene la profesional, quien recomienda tomar los recaudos necesarios para proteger nuestra audición.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla