Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
CERO HARINAS

Fideos 100% vegetales

Los fideos vegetales son ideales para que los niños incorporen las verduras en su dieta

Parece pasta, pero no lo es. El aspecto del plato es como de espaguetis, pero se trata de vegetales, de fideos vegetales.

Estos fideos o tiras de verduras, llamados “zoodles”, están comenzando a sustituir a la pasta clásica. Con muchas menos calorías que la variante de harina, son una comida ideal, especialmente indicada para los que se preocupan por su figura. Mientras que 100 gramos de fideos de zucchini, por ejemplo, tienen 19 calorías, 100 gramos de espaguetis de trigo cocidos equivalen a 144 calorías.

Pero esta forma de ingerir verduras no solo sirve para evitar las calorías: muchos ven en esta preparación una manera de que los niños coman verduras.

Todo lo que se necesita para hacer estos fideos vegetales es alguna verdura (zapallito, zanahoria, calabaza, batata, etc.) y un rallador en espiral. Se lava el alimento elegido, se pasa por el aparato y listo.

Igualmente, cortar de esta forma la verdura requiere un poco de práctica. Los trozos de verdura demasiado grandes no se pueden cortar con el cortador en espiral. Y si las piezas son demasiado estrechas, las verduras se desgarran rápidamente.

Estos fideos se pueden comer calientes (cocidos) o fríos (crudos). Para quienes quieran hacer la prueba, les pasamos una receta sencilla: fideos de zanahoria con salsa de maní

Ingredientes: 5 zanahorias medianas, 1 cebolla de verdeo, 2 dientes de ajo, 1 cucharada de aceite de sésamo, 1 cucharada de jengibre picado, 3 cucharadas de mantequilla de maní, 4 cucharadas de agua, sal, pimienta negra y semillas de sésamo negro (opcional).

Para la preparación, comenzar mezclando la mantequilla de maní, 1/2 diente de ajo picado y una pizca de sal. Añadir agua, una cucharada a la vez, para diluir la salsa. Añadir sal al gusto y apartar.Saltear el ajo restante y el jengibre en aceite de sésamo a fuego medio bajo durante dos minutos. Añadir la cebolla de verdeo y saltear hasta que esté ligeramente suave; revolver con frecuencia para asegurarse de que el ajo y el jengibre no se quemen.

Añadir las zanahorias cortadas en el rallador en espiral y cocinar, revolviendo todo el tiempo hasta que se ablanden.

Agregar la salsa de maní. Servir y decorar con semillas de sésamo negro. Agregar pimienta.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla