Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Francia aprueba un impuesto sobre las grandes tecnológicas y abre una disputa comercial con EE.UU

Será del 3% de las ventas que generen en ese país aquellas empresas digitales extranjeras con ingresos superiores a los 750 millones de euros

Francia aprueba un impuesto sobre las grandes tecnológicas y abre una disputa comercial con EE.UU


El Parlamento de Francia aprobó hoy de forma definitiva un impuesto que se aplicará sobre las grandes empresas multinacionales de tecnología, como Google y Facebook, en una decisión que promete generar tensiones entre el país europeo y los Estados Unidos, sede de la mayoría de las empresas alcanzadas por el tributo.

El impuesto -convertido en ley por el Senado, una semana después de su sanción en la cámara baja- será del 3% de las ventas que generen en Francia aquellas empresas digitales extranjeras con ingresos superiores a los 750 millones de euros, de los cuales al menos 25 millones de euros se generen en el país europeo.

Según informó la BBC, se espera que la tasa alcance a al menos 30 compañías de procedencias como China, Alemania, España y Gran Bretaña, aunque la mayoría de estos grupos tiene su sede en los Estados Unidos, un detalle que amenaza con abrir una disputa arancelaria entre Washington y París.

En esta línea el presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó ayer el inicio de una investigación sobre el proyecto que, en el plazo de un año, deberá determinar si la flamante ley representa una práctica comercial desleal.

"A Estados Unidos le preocupa mucho que el impuesto a los servicios digitales que se espera que pase mañana en el Senado francés se dirija de manera injusta a las empresas estadounidenses", afirmó en un comunicado el representante del Departamento de Comercio estadounidense que estará al frente de la investigación, Robert Lighthizer.

Tras ese anuncio, el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, consideró que "entre los aliados, podemos y debemos resolver nuestras disputas no con amenazas sino a través de otras formas".

Pese a que el tema se trató a nivel continental sin que los países de la Unión Europea acordaran un gravamen como bloque, Francia avanzó con la iniciativa frente a la oposición de Irlanda, Dinamarca, Suecia y Finlandia.

"Francia es un país soberano, sus decisiones sobre asuntos fiscales son soberanas y seguirán siendo soberanas", subrayó Le Maire, mientras que desde el gobierno afirman que el impuesto se anulará si la comunidad internacional logra acordar una medida similar. 

Gran Bretaña, Austria, España e Italia, entre otros países, también planean sancionar sus propios impuestos para las empresas digitales.

Por su parte, las grandes empresas tecnológicas cuestionaron la medida "unilateral" de Francia, a la que acusan de desatar "una guerra comercial".

"Al tratar de exagerar unilateralmente los tributos a los jugadores estadounidenses, Bruno Le Maire ha desatado una guerra comercial que hoy penaliza la tecnología francesa y que mañana penalizará a muchos sectores que hacen que la economía francesa tenga éxito, incluidos el vino, los automóviles y el lujo", se defendió Giuseppe de Martino, el presidente de ACIS, el lobby francés que nuclea a Facebook, Google, Amazon, Airbnb y Twitter, entre otras empresas.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla