Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
CASAS DEL MUNDO

Estilo florentino

Sofisticado o sencillo, un departamento en Florencia tiene muchas opciones, pero todas ellas con mucha distinción.

El estudio de arquitectura Pierattelli ha transformado una pequeña joya en el centro de Florencia con una maravillosa vista sobre el popular Ponte Vecchio, en una vivienda sofisticada, pero también práctica - Luri Niccolai.

El blanco y el azul dominan en todas las habitaciones desde el dormitorio a la cocina, para crear un ambiente relajante, apostando por una decoración “minimalista en las alcobas”

A los dormitorios se accede por una escalera de peldaños abiertos, protegidos por una balaustrada de vidrio. Debajo se coloca una bicicleta, una buena opción para la organización y un elemento decorativo más

Lo que pudiera parecer un decorado es una sala de estar en tonos claros, donde el tono arena de las paredes arropa la estancia, que se viste con una maravillosa alfombra de terciopelo y cubre toda la zona de asientos de sofá y sillones, tapizados en blanco, con coquetos cojines en azul “navy” sobre los asientos

Dos viviendas, dos espacios contrapuestos, con mucho estilo en Florencia

La luz natural, el eje de una buena decoración

El minimalismo gana terreno en las habitaciones

Azul y blanco, también en los espacios privados

La ciudad italiana de Florencia, delicada y de arquitectura febril, con la historia revistiendo cada una de sus calles y plazas, nos desvela su decoración más íntima, que va desde la sofisticación de un gran vivienda amplia, a la sencillez con clase de un apartamento.

SOFISTICACIÓN Y SENTIDO PRÁCTICO

El estudio de arquitectura Pierattelli ha transformado una pequeña joya en el centro de Florencia con una maravillosa vista sobre el popular Ponte Vecchio, en una vivienda sofisticada, pero también práctica.

Con luz natural, tan real como sorprendente, donde el exterior parece un cuadro que se observa cómodamente sentado desde el comedor.

Lo que pudiera parecer un decorado es una sala de estar en tonos claros, donde el tono arena de las paredes arropa la estancia, que se viste con una maravillosa alfombra de terciopelo y cubre toda la zona de asientos de sofá y sillones, tapizados en blanco, con coquetos almohadones en azul “navy” sobre los asientos.

Los arquitectos Andrea y Claudio Pierattelli son los artífices de este proyecto caracterizado por un enfoque en el que el “confort”, según explican, “es fundamental”.

ARTESANÍA EN LOS MUEBLES

“Hemos querido prestar mucha atención a los detalles y a la calidad de los muebles hechos a mano por artesanos locales”, comentan desde el estudio.

El blanco y el azul dominan en todas las habitaciones desde el dormitorio a la cocina, para crear un ambiente relajante, apostando por una decoración “minimalista en las habitaciones”.

El corazón de la residencia es el amplio salón con vistas al río. “Un espacio capaz de fusionar el interior con el exterior, donde dos ventanas pivotantes descentradas amplían la percepción del espacio”, comenta Claudio Pierattelli, quien añade que quisieron crear un espacio “en armonía con madera cálida en el suelo y en los muebles”.

Destaca la mesa de tulipanes de Charles y Ray Eames de Knoll, con top en mármol blanco, y la sillas tapizadas ejecutivas de Eero Saarinen by Knoll, que junto con la isla cocina de Arclinea, respetan los colores dominantes en blanco y azul.

EXCLUSIVIDAD EN 50 METROS

Pero también es posible decorar con elegancia 50 metros cuadrados, en la capital de la Toscana, y con un espacio reducido, pero creando un ambiente acogedor, según demuestra este estudio, que hace de pocos metros un espacio en el que no se limita la imaginación y se busca el lado más práctico.

“Los muebles están hechos a medida con precisión milimétrica para conseguir optimizar el espacio”, explica Claudio Pierattelli.

Una entrada reducida se abre a una habitación de generosas dimensiones y de dos alturas, que se utiliza como salón comedor.

Un arco redondo enmarca los espacios, dando profundidad y proporción al área “un verdadero foco de atención, que se convierte en un paisaje escénico”, remacha el experto.

La cocina, en blanco, con plantas que le dan vida, contrasta con las sillas en negro. La estancia, sencilla pero espaciosa, muestra un espacio que fluye de una habitación a otra, un lugar abierto que conecta los ambientes.

“Pensamos que el departamento tendría más espacio para respirar sin muebles dispersos por todo el lugar, lo que habría restringido la libertad de movimiento y contribuido a reducir la percepción del espacio”, indica Andrea Pierattelli.

Un banco de madera lacada forma la base del gran sofá a medida y, al final de la estructura, una caja de flores da vida a un rincón verde sorpresa.

La estantería de pared, también en madera lacada, conecta perfectamente la parte inferior y la superior. Amplios vestidores garantizan capacidad sin quitar espacios de las habitaciones.

“Hemos querido prestar mucha atención a los detalles y a la calidad de los muebles hechos a mano por artesanos locales”, comentan desde el estudio de arquitectura Pierattelli

 

A los dormitorios se accede por una escalera de peldaños abiertos, protegidos por una balaustrada de vidrio. Debajo se coloca una bicicleta, una buena opción para la organización y un elemento decorativo más.

Una paleta de colores pálidos ha favorecido la imagen de la vivienda y la proyección de la luz, de la misma manera que el parquet francés en espiga ayuda a expandir el espacio.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla