Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Emotivo último adiós al gran tata de ranchos

Hasta siempre, gladiador

En la sede albirroja, la familia pincha y el mundo del fútbol despidieron a José Luis Brown, mito del León y de la Selección Nacional

La emoción volvió a hacerse dueña de la Sede Social de Estudiantes ayer para despedir a José Luis “Tata” Brown (1956-2019), quien falleció en la noche del lunes tras luchar durante años contra una dura enfermedad como el Alzheimer. Tal como ocurrió el pasado sábado tras la muerte de Oscar Malbernat, la familia albirroja pudo darle el último adiós a uno de sus próceres en el edificio emplazado en el corazón de nuestra ciudad.

Los restos del Tata fueron colocados durante el velorio en el sector que tiene asignado el museo del club. Allí, durante más de 6 horas, desfilaron cientos de personas que se acercaron para despedirlo y darle un mensaje de fuerza a sus familiares más cercanos, quienes estuvieron todo el tiempo cerca del féretro. En varios momentos de la jornada se formó una larga cola que se extendió por varios metros sobre la vereda de Avenida 53.

Teniendo en cuenta que Brown trascendió más allá de Estudiantes, especialmente por su labor fundamental en el campeonato del mundo logrado por la Selección Argentina en 1986, varias personalidades del fútbol argentino pasaron por la Sede albirroja como Ricardo Bochini, Luis Islas, Héctor Enrique, Oscar Ruggeri, Nery Pumpido, Sergio Batista, Oscar Garré, Jorge Burruchaga, Oscar Olivera, Julio Olarticoechea, Ricardo Giusti, entre otros.

“Era humilde y siempre estaba apoyando a todos en los buenos y malos momentos. En la Selección era un compañero extraordinario en la Selección y, además, una persona de bien”, subrayó Bochini, quien se tomó la molestia de atender a la gran cantidad de medios presentes al salir del velorio.

Juan Sebastián Verón, acompañado por los integrantes de la comisión directiva del Pincha, dijo presente desde temprano para despedir al Tata al igual que otros ex jugadores albirrojos como Alejandro Sabella, Julián Camino, Claudio Gugnali, Guillermo Trama, Miguel Lemme, Carlos Pachamé, “Bocha” Flores, Juan Ramón Verón, Patricio Hernández y Adriano Custodio Mendes.

Lemme fue uno de los que se tomó unos minutos para hablar con la prensa y dejó en claro lo que era Brown como persona y jugador: “Jugó la final del mundo con el brazo roto y no quería salir. Una final se gana con el corazón y el Tata lo hacía en todos los partidos. Alguien guapo y ganador como él no había. Representó al pueblo”.

En cuanto al actual plantel profesional, que realizó un emotivo minuto de silencio antes del entrenamiento que realizó en la cancha principal del Country Club de City Bell, llegaron sobre el final Mariano Andújar, Gastón Fernández, Matías Pellegrini y Jerónimo Pourtau.

Por otro lado, también hubo representantes de otros clubes de nuestro fútbol. De Gimnasia, por ejemplo, el vicepresidente Alejandro Ferrer y el secretario de prensa Ricardo Salas hicieron llegar las condolencias de parte de toda la dirigencia albiazul a la familia Brown.

“PORQUE EL TATA ALIENTA DESDE EL CIELO…”

El momento de mayor emoción de la jornada ocurrió a las 14:45 cuando fue retirado el cajón de la Sede de Estudiantes para ser colocado en el coche fúnebre. Su hijo Juan Ignacio, Julián Camino, Oscar Ruggeri. Jorge Burruchaga, Nery Pumpido, Daniel Tapia, Jorge Burruchaga, Juan Sebastián Verón y un grupo de amigos y familiares fueron los encargados de trasladar el féretro.

Los aplausos y las lágrimas no se hicieron esperar entre todos los presentes, ya que dicho instante significaba realmente el último adiós. “¡Olé, olé, olé, olé, Tata, Tata!”, fue el primeros de los cánticos que salió de la decenas de hinchas que estaban sobre la Avenida 53, la cual fue cerrada al tránsito por varias horas en el tramo que va de Av. 7 a calle 8.

“¡Vamos Pincha, ponga h…, porque el Tata alienta desde el cielo!”, gritaron todos los presentes cuando el cajón ya se encontraba en el coche de la funeraria e, inmediatamente, sonó un clásico: “¡Borombombom, borombombom, es el equipo del Narigón!”. Tampoco faltó el característico grito de la parcialidad albirroja “¡Estudiaaan!,” mientras que para el final se escuchó el “¡Dale campeón, dale campeón!”.

sus cenizas, en el country

El cuerpo de José Luis Brown fue cremado tras el velorio y las cenizas serán esparcidas en el Country Club de City Bell, tal como él había deseado en vida.

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla