Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
AL MENOS CUATRO MUERTOS Y DECENAS DE HERIDOS

Troglio fue rehén de la tragedia en el fútbol de Honduras

Sucedió en la previa al clásico entre Olimpia y Motagua, donde la barra local atacó el colectivo visitante causando estragos

Troglio fue rehén de la tragedia en el fútbol de Honduras

Una de las tristes postales que otorgó la jornada / web

Una nueva página negra del fútbol se escribió el sábado por la noche en Tegucigalpa, Honduras, con presencia argentina de por medio. Y es que en la previa al tradicional cruce entre Olimpia de aquel país, dirigido por Pedro Troglio, y Motagua, que tiene a Diego Vázquez como entrenador y a Jonathan Rougier como arquero, la barrabrava local apedreó al ómnibus que trasladaba al equipo visitante, provocando heridas en varios de sus jugadores, que luego terminaron en la suspensión del partido y en un escándalo mayúsculo que se cobró, al menos, cuatro vidas.

Los disturbios ocurrieron minutos después de que un grupo de aficionados locales atacaran con piedras y botellas al colectivo de los jugadores motagüenses que iba llegando al Estadio Nacional. Allí, junto con el arquero argentino Rougier, resultaron lastimados Emilio Izaguirre, quien se llevó la peor parte con un corte cerca de uno de sus ojos, y el defensor paraguayo Roberto Moreira.

Ante esta situación, las autoridades hondureñas anunciaron la suspensión del encuentro “para salvaguardar la integridad” de aficionados, jugadores y técnicos, lo queprovocó una serie de enfrentamientos entre las barras de ambos conjuntos, tanto dentro como fuera del estadio.

Cerca de 10.000 aficionados presentes en las gradas, que intentaban salir por los portones, fueron atacados por la policía con bombas lacrimógenas para evitar más incidentes, pero durante la estampida humana resultaron heridas más personas.

“Nos tiraron botellas, piedras y los jugadores se tiraron al piso gritando”, declaró Vásquez luego.

Tras los incidentes, la policía capturó a una persona acusada de protagonizar la balacera afuera del estadio, quien portaba tres armas de fuego, dos de ellas de fabricación casera y un revolver calibre 38.

“A MEDIA HORA DEL PARTIDO EMPEZÓ EL DESASTRE”

Luego de la tragedia, Pedro Troglio dialogó con medios nacionales y explicó: “Estoy acostumbrado a vivenciar situaciones que tienen que ver con los barras. Estábamos en el vestuario y nos enteramos de que el micro de Motagua había sido castigado con piedras y que prefirieron irse al hotel por temor, que no se iban a presentar. Cuando se entera la gente del porqué de lo que estaba pasando, empezaron los gases lacrimógenos, las corridas. En la salida, empezaron los enfrentamientos entre barras. Fue un momento fuerte”

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla